Introduce tu búsqueda

  • Cenotafio faraónico.
    «Blade Runner 2049», de Denis Villeneuve.

    Especial Festival de San Sebastián.
    Cobertura completa de la 65ª edición.

    Sensualidad praxiteliana.
    «Call me by your name», de Luca Guadagnino.

    Insert Coin.
    «Good Time», de los hermanos Safdie.

    Dos ventanas al vacío.
    «A Ghost Story», de David Lowery.

    Crítica | Coming Home, de Viko Nikci

    Coming Home, de Viko Nikci

    Unwelcome

    crítica a Coming Home (Viko Nikci, 2014)

    En 1984, Darryl Hunt fue condenado a cadena perpetua acusado de la violación y el asesinato de una joven reportera local. Tras varios años, el convicto, que se declaró inocente desde el primer día, fue reuniendo pruebas que contradecían la sentencia inicial del jurado, hasta que gracias a un test de ADN pudo finalmente probar su inocencia en el terrible suceso. Diecinueve años, una palmadita en la espalda y un “lo siento, pero así es la vida” después, el joven afroamericano salía de prisión. Había sido privado de su libertad por un error judicial exactamente la mitad de su vida. El documental que ha presentado Viko Nikci en el segundo día del Festival internacional de cine de Dublín, Coming Home, vuelve a mostrar uno de esos indignantes errores burocráticos aunque, si cabe, más incomprensible todavía. El filme comienza con la salida de la cárcel de Ángel Cordero, condenado a 13 años por intento de asesinato con arma blanca. Pese a que la inocencia de Ángel fue irrefutablemente probada, el joven hispano no fue puesto en libertad —condicional— hasta cumplir la totalidad de su condena. Nuevamente un ejemplo en el que la presunción de culpabilidad prevalece sobre la de inocencia (fundamento básico en cualquier sociedad democrática), sobre todo en este tipo de situaciones en las que el acusado no es de raza caucásica.

    «El documental va revelando poco a poco los detalles de la noche de autos, y como fue evolucionando el caso hasta convertirse en un formalismo burocrático desesperante y desamparado a causa de la holgazanería y la apatía sumarial.»

    Pero Ángel está dispuesto a perdonar, él sólo quiere recuperar su vida después de haber sido humillado, castigado y estigmatizado perpetuamente por un error del sistema penitenciario. El mayor problema vendrá cuando tenga que enfrentarse a la realidad del exterior y se dé cuenta de que su castigo no ha hecho más que empezar. Nikci, vecino de la mujer del acusado, olvida de forma deliberada la lucha de Angel por adaptarse a la sociedad libre, para mostrar su historia desde la perspectiva de la relación padre-hija, una hija que lo culpa por haberla desatendido “egoístamente”. Sin importarle la inocencia de su padre, la adolescente no es capaz de dejar que el protagonista vuelva a formar parte de una vida que ya ha rehecho junto a su madre y su nuevo padre. De esta manera podemos apreciar las dos condenas injustas a las que Cordero tiene que hacer frente, la institucional y la sentimental. El documental va revelando poco a poco los detalles de la noche de autos, y como fue evolucionando el caso hasta convertirse en un formalismo burocrático desesperante y desamparado a causa de la holgazanería y la apatía sumarial. El sistema legislativo estadounidense recibe una severa reprimenda por parte de un director que muestra a los criminales con un sentido del honor y la justicia mucho más lógico y racional que el revelado por los representantes de una ley inverosímil. “No hay que dejar que la cárcel te animalice”, dice un hombre bondadoso y cariñoso que asume su castigo como un purgatorio en el que aprender a ser mejor persona, evidenciando al mismo tiempo el poder perverso que las prisiones ejercen sobre los presos, en una condena que genera comportamientos mucho más encaminados al odio y al resentimiento que a lograr un genuino efecto correctivo, convirtiéndose, cada vez más, en un incremento del problema y no en la búsqueda de una efectiva solución, que parece demasiado complicada y costosa de encontrar. | |

    Alberto Sáez Villarino
    Enviado especial al Jameson Dublin International Festival 2015


    Ficha técnica
    Irlanda. 2014. Título original: Coming Home. Director: Viko Nikci. Guion: Viko Nikci. Duración: 86 minutos. Montaje: Viko Nikci. Música: Rori Coleman. Fotografía: Robert Flood. Intérpretes: Documental. Angel Cordero. Presentación en el Festival de cine internacional de Dublín.




    Póster: Coming Home, de Viko Nikci
    En cuerpo y alma

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

    "Sueñen. Vean cine."

    Estrenos

    Festivales

    • Cuaderno de viaje: análisis visual y narrativo de Twin Peaks

      «Aviso al lector: este texto, como la anterior entrega que publicamos, está plagado de spoilers que detallan información de los capítulos reseñados. Está concebido con la esperanza de ser un acompañamiento a las experiencias de visionado previas de cada uno, y como tal asume la incompletitud de su análisis. Ni ofrece, ni lo pretende, una lectura totalizadora de la serie. Sino una serie de fragmentos rescatados, puestos en una relación más o menos arbitraria y leídos bajo una serie de constantes que se adivinan en Lynch, pero que quizá tengan mucho de las propias inquietudes de quien escribe...».
    • El cine de Maya Deren. Una mirada a su filmografía

      «La consolidación de la mujer en la industria del cine es algo tan reciente y, por desgracia, tan condenado a un inevitable período de reafirmación presumiblemente extenso, que resulta muy difícil establecer una lectura del papel femenino en el cine y, mucho menos, en el cine de vanguardia, pues su relación parece más coincidente que desencadenante. Sólo en las últimas entregas de los grandes festivales, ha sido motivo de indignación y debate la ausencia de una participación femenina más cuantiosa...».
    • El tedio según Sofia Coppola

      «Si nos detenemos a analizar la filmografía de Sofía Coppola, encontramos un denominador común en todas sus historias. Los personajes que retrata la realizadora neoyorquina están embriagados por el aburrimiento, por una sensación de pesadumbre que les arrastra y que, de un modo u otro, actúa como catalizador de sus actos. Puede ser un elemento impuesto, como ocurre en Las vírgenes suicidas, y del que solo hay una manera de escapar; que viene dado por el entorno, como en Lost in translation, donde se materializa en un sentimiento de extrañeza que acaba por unir a dos almas solitarias...».

    Extras

    Premios

    [12][Trailers][slider3top]