Introduce tu búsqueda

  • Dos ventanas al vacío.
    A Ghost Story, de David Lowery.

    Cock-a-Doodle Dandy.
    Free Fire, de Ben Wheatley.

    En la sombra de la Bohemia.
    Especial 52º Festival de Karlovy Vary.

    Feminismo bizarro.
    Love Witch, de Anna Biller.

    Crítica | Coming Home, de Viko Nikci

    Coming Home, de Viko Nikci

    Unwelcome

    crítica a Coming Home (Viko Nikci, 2014)

    En 1984, Darryl Hunt fue condenado a cadena perpetua acusado de la violación y el asesinato de una joven reportera local. Tras varios años, el convicto, que se declaró inocente desde el primer día, fue reuniendo pruebas que contradecían la sentencia inicial del jurado, hasta que gracias a un test de ADN pudo finalmente probar su inocencia en el terrible suceso. Diecinueve años, una palmadita en la espalda y un “lo siento, pero así es la vida” después, el joven afroamericano salía de prisión. Había sido privado de su libertad por un error judicial exactamente la mitad de su vida. El documental que ha presentado Viko Nikci en el segundo día del Festival internacional de cine de Dublín, Coming Home, vuelve a mostrar uno de esos indignantes errores burocráticos aunque, si cabe, más incomprensible todavía. El filme comienza con la salida de la cárcel de Ángel Cordero, condenado a 13 años por intento de asesinato con arma blanca. Pese a que la inocencia de Ángel fue irrefutablemente probada, el joven hispano no fue puesto en libertad —condicional— hasta cumplir la totalidad de su condena. Nuevamente un ejemplo en el que la presunción de culpabilidad prevalece sobre la de inocencia (fundamento básico en cualquier sociedad democrática), sobre todo en este tipo de situaciones en las que el acusado no es de raza caucásica.

    «El documental va revelando poco a poco los detalles de la noche de autos, y como fue evolucionando el caso hasta convertirse en un formalismo burocrático desesperante y desamparado a causa de la holgazanería y la apatía sumarial.»

    Pero Ángel está dispuesto a perdonar, él sólo quiere recuperar su vida después de haber sido humillado, castigado y estigmatizado perpetuamente por un error del sistema penitenciario. El mayor problema vendrá cuando tenga que enfrentarse a la realidad del exterior y se dé cuenta de que su castigo no ha hecho más que empezar. Nikci, vecino de la mujer del acusado, olvida de forma deliberada la lucha de Angel por adaptarse a la sociedad libre, para mostrar su historia desde la perspectiva de la relación padre-hija, una hija que lo culpa por haberla desatendido “egoístamente”. Sin importarle la inocencia de su padre, la adolescente no es capaz de dejar que el protagonista vuelva a formar parte de una vida que ya ha rehecho junto a su madre y su nuevo padre. De esta manera podemos apreciar las dos condenas injustas a las que Cordero tiene que hacer frente, la institucional y la sentimental. El documental va revelando poco a poco los detalles de la noche de autos, y como fue evolucionando el caso hasta convertirse en un formalismo burocrático desesperante y desamparado a causa de la holgazanería y la apatía sumarial. El sistema legislativo estadounidense recibe una severa reprimenda por parte de un director que muestra a los criminales con un sentido del honor y la justicia mucho más lógico y racional que el revelado por los representantes de una ley inverosímil. “No hay que dejar que la cárcel te animalice”, dice un hombre bondadoso y cariñoso que asume su castigo como un purgatorio en el que aprender a ser mejor persona, evidenciando al mismo tiempo el poder perverso que las prisiones ejercen sobre los presos, en una condena que genera comportamientos mucho más encaminados al odio y al resentimiento que a lograr un genuino efecto correctivo, convirtiéndose, cada vez más, en un incremento del problema y no en la búsqueda de una efectiva solución, que parece demasiado complicada y costosa de encontrar. | |

    Alberto Sáez Villarino
    Enviado especial al Jameson Dublin International Festival 2015


    Ficha técnica
    Irlanda. 2014. Título original: Coming Home. Director: Viko Nikci. Guion: Viko Nikci. Duración: 86 minutos. Montaje: Viko Nikci. Música: Rori Coleman. Fotografía: Robert Flood. Intérpretes: Documental. Angel Cordero. Presentación en el Festival de cine internacional de Dublín.




    Póster: Coming Home, de Viko Nikci
    El fulgor efímero

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

    "Sueñen. Vean cine."

    Críticas

    Festivales

    • El cine de Olivier Assayas. Una mirada a su filmografía

      Por Ignacio Navarro / «Todo lo que se necesita para hacer una película es una mujer y una pistola. Esta frase un tanto discutible (por lo sexista) la pronunció Jean-Luc Godard, nada menos que el estandarte de esa corriente tan identificable del cine como fue la Nouvelle Vague...».
    • Las 10 mejores películas de Luis Buñuel

      Por Alberto Sáez Villarino. «A pesar de lo que pudiéramos imaginar, movidos por la falta de preocupación de unos medios de comunicación con cierta tendencia a la holgazanería a la hora de catalogar los estilos y movimientos artísticos, el período surrealista de Buñuel fue considerablemente breve. En realidad, sólo dos películas entran dentro de los esquemas político-estéticos propuestos por André Breton: Un perro andaluz y La edad de oro...».
    • Monstruos que huyen, monstruos que persiguen, monstruos que observan: M, el vampiro de Düsseldorf

      Por Elisenda N. Frisach. «Fue a mediados del siglo pasado, cuando Europa se recuperaba de la Segunda Guerra Mundial mientras se encaminaba a una tercera contienda de alcance planetario –aunque esta vez marcada por un equilibrio del terror conocido como «Guerra Fría»–, que el historiador francés Daniel Halévy publicó su libro Ensayo sobre la aceleración de la historia (1948), donde, entre otras cosas, determinaba el espíritu de nuestra época; un zeitgeist marcado por la constante transitoriedad tecnológica y científica...».

    Classics

    [12][Trailers][slider3top]