Introduce tu búsqueda

  • Cenotafio faraónico.
    «Blade Runner 2049», de Denis Villeneuve.

    Especial Festival de San Sebastián.
    Cobertura completa de la 65ª edición.

    Sensualidad praxiteliana.
    «Call me by your name», de Luca Guadagnino.

    Insert Coin.
    «Good Time», de los hermanos Safdie.

    Dos ventanas al vacío.
    «A Ghost Story», de David Lowery.

    Crítica | Tusk

    Tusk

    De New Jersey a Canadá

    crítica a Tusk (Kevin Smith, Estados Unidos, 2014).

    20 años separan a Clerks (1994), la inmejorable ópera prima de Kevin Smith, de su última película estrenada hasta la fecha, Tusk (2014), que fue presentada en el Festival de Toronto con división de opiniones. Mucho ha llovido desde que las peripecias de aquellos dos cajeros de supermercado conquistaran a crítica y público a base de irreverencia, descacharrantes diálogos plagados de referencias cinéfilas y una frescura encantadora. El Premio de la juventud a la mejor película extranjera en Cannes y el Trofeo cineastas de Sundance pusieron el listón muy alto para Smith a la hora de estar a la altura de la genialidad de Clerks con sus siguientes trabajos. El cineasta de New Jersey se ha visto obligado a demostrar, película tras película, que aquel éxito no fue flor de un día, aunque también es cierto que, exceptuando la agridulce Persiguiendo a Amy (1997) –notable retrato de las relaciones de pareja que podría calificarse como su obra de madurez– Smith se ha prodigado demasiado en comedias que bebían del espíritu y los aciertos de su debut, incluyendo en la mayoría de ellas el cameo de los inefables Jay y Bob el Silencioso, sus personajes fetiche y toda una marca de la casa. Era necesario un cambio de aires en su carrera y ese llegó con la destacable Red State (2011), violenta visión del fanatismo religioso que sorprendió a propios y extraños, logrando el premio a la Mejor película en Sitges. Con Tusk intenta el director dar un paso más allá en el género del terror, sin desvincularse del todo de ese humor friki que siempre le ha caracterizado.

    Concebida como la primera parte de la denominada Trilogía del Verdadero Norte, compuesta por historias construidas a partir de la mitología canadiense, Tusk cuenta la historia de Wallace, el egocéntrico conductor de un programa radiofónico que, en su viaje hasta Canadá para entrevistar a un friki que arrasa con su sangriento video en Youtube, termina descubriendo la historia de Howard Howe, un tipo que fue salvado de morir en el mar por una morsa. Buscando documentarse sobre este curioso suceso, Wallace acaba prisionero del misántropo Howe, aficionado a someter a seres humanos a una serie de operaciones que les convierte en animales. Un punto de partida que, sobre el papel, recuerda demasiado al planteamiento de la violenta The Human Centipede (Tom Six, 2009), pequeño éxito proveniente de los Países Bajos, que también compartía su gusto por el humor negro y escatológico, incluyendo otro villano que también se valía de sus conocimientos de cirugía para realizar auténticas aberraciones con sus víctimas. Si el Dr. Heiter de aquel filme estaba obsesionado con diseñar un ciempiés humano, uniendo los cuerpos de varias personas, el no menos perturbado Howard Howe se dedica a convertir a sus prisioneros en morsas. La diferencia entre ambas obras reside en que Smith no se regodea en la violencia gráfica, siendo ésta mucho menos explícita que en la cinta holandesa. En su lugar, opta por no tomarse demasiado en serio la historia que está contando, dando prioridad a la sátira por encima de la sangre o las vísceras.

    Tusk

    En el apartado interpretativo, Justin Long, actor que ya conoció el éxito en el género del horror con Jeepers Creepers (2001), es el encargado de dar vida a Wallace, realizando un trabajo irregular, bastante más convincente en su histrionismo cómico que en los momentos más dramáticos. Génesis Rodríguez está más que correcta como su novia en la ficción, mientras que Haley Joel Osment, el desaparecido niño de El sexto sentido (1999), se revela como un sorprendente secundario cómico, capaz de robar todas las escenas en las que aparece. Michael Parks, que ya estuvo magnífico en Red State –ganó el premio al Mejor actor en Sitges–, repite a las órdenes del director, que le regala otro gran villano como es Howard Howe, maquiavélico e inusitadamente inquietante para lo que es la propuesta, convirtiéndose sin demasiado esfuerzo en el mayor atractivo de la función. El papel más cargante, innecesario y bizarro de la película recae en las manos de una conocida estrella hollywoodiense, especialmente aficionada a este tipo de personajes excéntricos y que requieren mucho trabajo de caracterización. Podría haber sido un cameo simpático si este inspector de policía de Quebec no acaba monopolizando más minutos de los aconsejables para no sacar de quicio al espectador y hacer que desconecte de la trama del secuestro. El guion juega a reírse constantemente de los tópicos raciales y geográficos, acentuando los prejuicios que los estadounidenses tienen de los canadienses y viceversa. Al final, Tusk no termina siendo tanto una experiencia de terror en su variante de científico loco como otra incursión más de Smith en el humor absurdo y cargado de verborrea. El resultado no es del todo desechable, aunque quede la sensación de que Smith se ha quedado un poco en tierra de nadie, volviendo a desperdiciar otra ocasión de entregar ese revulsivo que su carrera necesita para que sea reconocido como un director versátil. En su primera incursión en el género fantástico, con aquella controvertida sátira religiosa que fue Dogma (1999) –salpicada de hilarantes influencias de los superhéroes de cómic–, Smith se mostró mucho más acertado a la hora de llevar lo políticamente incorrecto hasta sus últimas consecuencias, entregando escenas tan memorables como la de aquel monstruo de excrementos que deja al aburrido hombre-morsa de Tusk a la altura del betún. | ★★ |

    José Antonio Martín
    Redacción Las Palmas de Gran Canaria


    Ficha técnica
    Estados Unidos. 2014. Título original: Tusk. Director: Kevin Smith. Guión: Kevin Smith. Productora: Demarest Films / Phase 4 Films / SModcast Pictures. Fotografía: James Laxton. Música: Christopher Drake. Montaje: Kevin Smith. Intérpretes: Justin Long, Haley Joel Osment, Genesis Rodriguez, Michael Parks, Ralph Garman, Harley Morenstein, Bill Bennett, Rob Koebel.


    Póster: Tusk
    El jardín

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

    "Sueñen. Vean cine."

    Estrenos

    Festivales

    • Cuaderno de viaje: análisis visual y narrativo de Twin Peaks

      «Aviso al lector: este texto, como la anterior entrega que publicamos, está plagado de spoilers que detallan información de los capítulos reseñados. Está concebido con la esperanza de ser un acompañamiento a las experiencias de visionado previas de cada uno, y como tal asume la incompletitud de su análisis. Ni ofrece, ni lo pretende, una lectura totalizadora de la serie. Sino una serie de fragmentos rescatados, puestos en una relación más o menos arbitraria y leídos bajo una serie de constantes que se adivinan en Lynch, pero que quizá tengan mucho de las propias inquietudes de quien escribe...».
    • El cine de Maya Deren. Una mirada a su filmografía

      «La consolidación de la mujer en la industria del cine es algo tan reciente y, por desgracia, tan condenado a un inevitable período de reafirmación presumiblemente extenso, que resulta muy difícil establecer una lectura del papel femenino en el cine y, mucho menos, en el cine de vanguardia, pues su relación parece más coincidente que desencadenante. Sólo en las últimas entregas de los grandes festivales, ha sido motivo de indignación y debate la ausencia de una participación femenina más cuantiosa...».
    • El tedio según Sofia Coppola

      «Si nos detenemos a analizar la filmografía de Sofía Coppola, encontramos un denominador común en todas sus historias. Los personajes que retrata la realizadora neoyorquina están embriagados por el aburrimiento, por una sensación de pesadumbre que les arrastra y que, de un modo u otro, actúa como catalizador de sus actos. Puede ser un elemento impuesto, como ocurre en Las vírgenes suicidas, y del que solo hay una manera de escapar; que viene dado por el entorno, como en Lost in translation, donde se materializa en un sentimiento de extrañeza que acaba por unir a dos almas solitarias...».

    Extras

    Premios

    [12][Trailers][slider3top]