Introduce tu búsqueda

  • Cenotafio faraónico.
    «Blade Runner 2049», de Denis Villeneuve.

    Especial Festival de San Sebastián.
    Cobertura completa de la 65ª edición.

    Sensualidad praxiteliana.
    «Call me by your name», de Luca Guadagnino.

    Insert Coin.
    «Good Time», de los hermanos Safdie.

    Dos ventanas al vacío.
    «A Ghost Story», de David Lowery.

    [TIFF] Crítica | La teoría del todo

    La Teoría del Todo

    Cuantos de tristeza

    crítica de La teoría del todo | The Theory of Everything, dirigida por James Marsh, 2014

    Era la más esperada del día, y también una de las más titulares amasaba en la previa al TIFF. Y no ha saltado la sorpresa, The Theory of Everything es una película de premio. La duda residía si conseguiría cumplir expectativas. Y, al final, así ha sido. James Marsh, ganador del Óscar en 2008 al Mejor Documental por Man on Wire, aparecía en la presentación al público en el teatro Princess of Wales acompañado de sus dos actores, los que posiblemente serán las nuevas (y radiantes) caras de la inminente temporada de premios: Eddie Redmayne y Felicity Jones. Ambos se muestran comprometidos con la historia que interpretan y, a pesar de que el filme tiene una referencia clarísima en Una mente maravillosa (A Beautiful Mind, 2001) de Ron Howard, Marsh ha conseguido imprimirle suficiente autenticidad y cariño como para que exhale honestidad y el público empatice. Los resortes de guion son los mismos: una enfermedad degenerativa, el sacrificio y la frustración de la esposa, el genio que se consume mientras el mundo reconoce sus logros, y un último discurso-conciencia sobre el valor del calor humano. La figura a tratar es Stephen Hawking. El ángel guardián, su mujer Jane.

    El truco de que todo haya salido bien es que Marsh ha dirigido con un pulso muy clásico, contando el drama del matrimonio con una narración delicada y siempre elegante, que huye de barroquismos para optar por refugiarse en los mejores elementos: unos diálogos bien escritos y unas interpretaciones muy conmovedoras y sentidas. Eddie Redmayne se mimetiza en el personaje como en su día lo hizo Marion Cotillard con Edith Piaf, pero para el actor el trabajo tiene más mérito, si cabe, pues lo hace con su propio cuerpo, con su propio rostro, ayudado únicamente por una coreógrafa que le ayudó a asumir las posiciones, los gestos involuntarios y las manos desencajadas. Es complicado dilucidar qué miembro de la pareja principal merece mayores atenciones. La química entre la pareja funciona y Felicity Jones por fin puede respirar tranquila. Marsh finalmente le ha dado ese papel que, pongo la mano en el fuego, hará despegar a la actriz de una vez por todas, después de varios intentos fallidos. Jones encarna a Jane transmitiendo ese inmenso cariño y melancolía que, por ejemplo, algunos vimos por primera vez con Carey Mulligan en An Education, o con la propia Jennifer Connelly de Una mente maravillosa.

    La Teoría del Todo

    Los aplausos en la premiere fueron sonoros, y fue una sorpresa muy agradable ver cómo la gente reparó en la banda sonora. Y no hablamos de críticos. Cuando el nombre de Jóhan Jóhansson apareció en los créditos, el público lanzó vítores. Poco más tarde, uno de los espectadores preguntaría por el compositor. Escondido entre el patio de butacas, hubiera merecido presentar el filme con su director. Su partitura es parte de la culpa de que The Theory of Everything conmueva como lo hace. El conjunto, a pesar de lo reparos, gana por completo. Y aún reconociendo su evidente parecido a otras muchas películas de este corte, la conclusión es que, si algo se hace bien, hay que reconocerlo. Da igual las veces que se haya hecho antes. Es seguro que a James Marsh este trabajo le supondrá un punto y aparte. Y lo merece. Es más difícil entregar un biopic clásico sin que caiga en el sopor o en la cursilería, que permitirse licencias de autor que acaben dando lugar a una obra excéntrica. | |

    Gonzalo Hernández
    Enviado especial al Festival de Toronto 2014


    Reino Unido, 2014, The Theory of Everything. Dirección: James Marsh. Guion: Anthony McCarten. Productora: Working Title Films. Música: Johan Johansson. Fotografía: Benoît Delhomme. Reparto: Eddie Redmayne, Felicity Jones, Emily Watson, David Thewlis, Charlotte Hope, Charlie Cox, Adam Godley, Maxine Peake, Joelle Koissi, Zac Rashid, Hugh O'Brien, George Hewer, Georg Nikoloff, John W.G. Harley. Presentación Oficial: Festival de Toronto 2014.


    Póster The Theory of Everything
    En cuerpo y alma

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

    "Sueñen. Vean cine."

    Estrenos

    Festivales

    • Cuaderno de viaje: análisis visual y narrativo de Twin Peaks

      «Aviso al lector: este texto, como la anterior entrega que publicamos, está plagado de spoilers que detallan información de los capítulos reseñados. Está concebido con la esperanza de ser un acompañamiento a las experiencias de visionado previas de cada uno, y como tal asume la incompletitud de su análisis. Ni ofrece, ni lo pretende, una lectura totalizadora de la serie. Sino una serie de fragmentos rescatados, puestos en una relación más o menos arbitraria y leídos bajo una serie de constantes que se adivinan en Lynch, pero que quizá tengan mucho de las propias inquietudes de quien escribe...».
    • El cine de Maya Deren. Una mirada a su filmografía

      «La consolidación de la mujer en la industria del cine es algo tan reciente y, por desgracia, tan condenado a un inevitable período de reafirmación presumiblemente extenso, que resulta muy difícil establecer una lectura del papel femenino en el cine y, mucho menos, en el cine de vanguardia, pues su relación parece más coincidente que desencadenante. Sólo en las últimas entregas de los grandes festivales, ha sido motivo de indignación y debate la ausencia de una participación femenina más cuantiosa...».
    • El tedio según Sofia Coppola

      «Si nos detenemos a analizar la filmografía de Sofía Coppola, encontramos un denominador común en todas sus historias. Los personajes que retrata la realizadora neoyorquina están embriagados por el aburrimiento, por una sensación de pesadumbre que les arrastra y que, de un modo u otro, actúa como catalizador de sus actos. Puede ser un elemento impuesto, como ocurre en Las vírgenes suicidas, y del que solo hay una manera de escapar; que viene dado por el entorno, como en Lost in translation, donde se materializa en un sentimiento de extrañeza que acaba por unir a dos almas solitarias...».

    Extras

    Premios

    [12][Trailers][slider3top]