Introduce tu búsqueda

  • Dos ventanas al vacío.
    A Ghost Story, de David Lowery.

    Cock-a-Doodle Dandy.
    Free Fire, de Ben Wheatley.

    En la sombra de la Bohemia.
    Especial 52º Festival de Karlovy Vary.

    Feminismo bizarro.
    Love Witch, de Anna Biller.

    Crítica | Redención

    Redención

    Una vuelta de tuerca al héroe Stathamiano

    crítica de Redención | Redemption, Steven Knight, 2013

    Como les ha sucedido a otros actores encasillados en el papel de héroe de acción, Jason Statham no lo tiene nada fácil para ofrecer en sus películas algo diferente a lo que sus fans le demandan. Sin ningún reparo a la hora de aparecer en secuelas de sus éxitos más sonados, ni de apuntarse a cualquier actioner descerebrado con el que pueda divertirse tanto él como su público, Statham va dejando caer de vez en cuando pequeñas aproximaciones a un tipo de cine menos explosivo y, dentro de sus límites, algo más reflexivo e intimista de lo que nos tiene acostumbrados. Ahí tenemos los casos de London. Oscura obsesión (London, Hunter Richards, 2005), Revólver (Revolver, Guy Ritchie, 2005), la estupenda El robo del siglo (The Bank Job, Roger Donaldson, 2008), el remake 13 (13, Géla Babluani, 2010) e incluso Blitz (Blitz, Elliott Lester, 2011). Redención es otro paso en esa dirección y, por el momento, el más firme de todos ellos. De entrada, nos sorprende encontrarnos en el equipo de la película a Joe Wright como uno de los productores, al oscarizado Dario Marianelli como compositor de la estimulante banda sonora y al también premiado por la Academia de Hollywood Chris Menges como director de fotografía. Eso sin olvidar que estamos ante la primera película como director de Steven Knight, que aquí también se encarga del guion y que fue quien escribió la notabilísima Promesas del este (Eastern Promises, David Cronenberg, 2007). Por lo tanto, despachar Redención como una más de Statham es cuando menos injusto, teniendo en cuenta que en su producción están involucrados nombres que aportan algo más de sofisticación de la que esperaríamos encontrar en Los mercenarios 3 (The Expendables 3, Patrick Hughes, 2014) o Fast & Furious 7 (James Wan, 2015). Películas que, por otro lado, estoy deseando ver...

    Ahora bien, ¿se nota la participación de todos esos nombres en Redención? A fin de cuentas, a Jason le queremos por ser fiel al cine de acción, por su chulería, su estilo repartiendo justicia y porque es el único actor surgido en los últimos veinte años capaz de aguantar el tipo al lado de Sylvester Stallone, Jean-Claude Van Damme o Arnold Schwarzenegger. El estilo Statham bien podría imponerse también en este caso y convertirse en el principal reclamo de la película que estamos tratando. Pero no es el caso. A pesar de que hay varios momentos que nos recuerdan al Frank Martin de la saga Transporter o cualquiera de los otros tipos duros que ha encarnado en pantalla, el personaje que compone en Redención resulta bastante más complejo, vulnerable y poliédrico que cualquier otro que le hayamos visto interpretar antes. Su Joey es un ex soldado de las Fuerzas Especiales que sobrevive en las calles de Londres huyendo de un Consejo de Guerra. Adicto a las drogas y al alcohol, tras huir de unos mafiosos acaba encontrando refugio en la casa de un tipo adinerado que va a pasar los próximos meses fuera de su hogar. Joey ve entonces la oportunidad de tomar una nueva identidad, enderezar su vida y redimirse por los crímenes que cometió en la guerra. Sobre todo cuando conoce a Cristina, una monja que también huye de un oscuro pasado y con quien el protagonista comienza una complicada historia que pasa de la caridad al amor.

    Redención

    Sí, amigos, han leído bien. En Redención, Jason Statham interpreta a un homeless que se enamora de una monja. Después hay una trama paralela en la que el protagonista intenta vengar la muerte de una amiga suya, hay alguna que otra pelea y ciertos instantes en los que nuestro Jason exhibe su altivez característica. Pero créanme cuando les digo que aquí lo que más peso tiene en la trama es, para sorpresa de todos, esa insólita historia de amor. Está claro que esto va a decepcionar a muchos fans del actor inglés, sobre todo porque lo más normal es esperar de este título otro de los festivales testosterónicos a los que nos tiene acostumbrados Statham. Pero, si somos capaces de dejar eso a un lado y le damos una oportunidad a esta nueva faceta más sensible de The Stath, nos encontraremos ante un agradable ejercicio de reconversión, una sorprendente vuelta de tuerca a los personajes e historias que suele interpretar gracias al cual lo que prevalece en este caso es el factor humano, las relaciones entre los personajes y la manera en la que ambos se ayudan mutuamente a comenzar de nuevo, por mucho que, casi desde el inicio, se adivine un final amargo gracias a la patina de tragedia que Steven Knight imprime a su película. Además, visualmente la cinta vuelve a colocarse encima de la media, gracias a una excelente fotografía de Chris Menges que puede recordar, por momentos y salvando todas las distancias, a las epopeyas vengadoras de Nicolas Winding Refn protagonizadas por Ryan Gosling.

    Redención está muy lejos de ser una hipnótica obra audiovisual que convierta a Steven Knight en el nuevo director de moda en los circuitos más cool de la cinefilia, pero es digno reconocerle la virtud de intentar (y conseguir) aportar algo de distinción al Universo Statham. Motivo suficiente como para darle una oportunidad a esta cinta extraña e imperfecta, pero a ratos fascinante. | |

    Pedro José Tena
    Redacción Badajoz

    Reino Unido, Estados Unidos. 2013. Hummingbird / Redemption. Director: Steven Knight. Guion: Steven Knight. Productora: Lionsgate, IM Global, Shoebox Films, Hummingbird Film Investments. Montaje: Valerio Bonelli. Fotografía: Chris Menges. Música: Dario Marianelli. Reparto: Jason Statham, Agata Buzek, Vicky McClure, Benedict Wong, Ger Ryan, Youssef Kerkour, Anthony Morris.

    Redención póster
    El fulgor efímero

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

    "Sueñen. Vean cine."

    Críticas

    Festivales

    • El cine de Olivier Assayas. Una mirada a su filmografía

      Por Ignacio Navarro / «Todo lo que se necesita para hacer una película es una mujer y una pistola. Esta frase un tanto discutible (por lo sexista) la pronunció Jean-Luc Godard, nada menos que el estandarte de esa corriente tan identificable del cine como fue la Nouvelle Vague...».
    • Las 10 mejores películas de Luis Buñuel

      Por Alberto Sáez Villarino. «A pesar de lo que pudiéramos imaginar, movidos por la falta de preocupación de unos medios de comunicación con cierta tendencia a la holgazanería a la hora de catalogar los estilos y movimientos artísticos, el período surrealista de Buñuel fue considerablemente breve. En realidad, sólo dos películas entran dentro de los esquemas político-estéticos propuestos por André Breton: Un perro andaluz y La edad de oro...».
    • Monstruos que huyen, monstruos que persiguen, monstruos que observan: M, el vampiro de Düsseldorf

      Por Elisenda N. Frisach. «Fue a mediados del siglo pasado, cuando Europa se recuperaba de la Segunda Guerra Mundial mientras se encaminaba a una tercera contienda de alcance planetario –aunque esta vez marcada por un equilibrio del terror conocido como «Guerra Fría»–, que el historiador francés Daniel Halévy publicó su libro Ensayo sobre la aceleración de la historia (1948), donde, entre otras cosas, determinaba el espíritu de nuestra época; un zeitgeist marcado por la constante transitoriedad tecnológica y científica...».

    Classics

    [12][Trailers][slider3top]