Introduce tu búsqueda

  • In sanguis veritas.
    The neon demon, de Nicolas Winding Refn.

    ¿Cuántos poetas se necesitan para elogiar a una ciudad?
    Paterson, de Jim Jarmusch.

    El castigo de Hedoné.
    La doncella, de Park Chan-wook.

    Especial Oscar Race 2017.

    Epicedio appassionato.
    Solo el fin del mundo, de Xavier Dolan.

    Crítica | El poder del dinero

    El poder del dinero, de Robert Luketic

    Ciberespionaje industrial

    crítica de El poder del dinero | Paranoia, de Robert Luketic, 2013

    El poder del dinero (Paranoia, 2013) es una traducción no del todo desafortunada pero que no está a la altura del título original. Paranoia le va como anillo al dedo. Robert Luketic aprovecha la coyuntura actual, plagada de escándalos de ciberespionaje y en las que las empresas de telefonía móvil tienen la sartén cogida por el mango –se acabaron los mecheros en los conciertos–. Vivimos en un mundo en el que nuestra privacidad está en tela de juicio. Distintas multinacionales, grandes corporaciones y agencias de seguridad intentan conseguir millones de datos sobre los usuarios –nosotros– a través de las aplicaciones de los smartphones de redes sociales, localizadores o juegos. Desde esa perspectiva, los nuevos teléfonos móviles –que ya tienen poco de teléfono– son herramientas facilitadoras de una gran base de datos, que muchos anhelan. Lógicamente el continente de esos datos es la clave. Las compañías tecnológicas se zurran por dominar el mercado. Guardan con celo sus prototipos. Internet, la prensa, el mundillo está plagado de leyendas e intuyo que verdades. Hay noticias, no muy frecuentes, de directivos despedidos por filtrar información. Por ejemplo, los enfrentamientos entre Apple y Samsung son de sobra conocidos. Sus ejércitos de abogados han fraguado una dura batalla por temas de patentes, diseño y a saber qué más. Todo esto sucede, ocurre. El espionaje industrial existe, el fantasma de una inteligencia que todo lo registra también. No obstante la exageración ridícula conduce a la “conspiranoia”. Máxima que rige la historia de El poder del dinero.

    No sé en qué momento Luketic pensó que podría convertir la ponderación extremada de lugares comunes, con recursos narrativos más gastados que la piedra del mechero de Serge Gainsbourg, en una buena película. Ya se la saben, la conocen. La típica historia sobre la socorrida ambición del joven humilde –Liam Hemsworth– que quiere vivir al otro lado del puente. Su avaricia y codicia le conducen al despido y a un pequeño fraude de una cuenta de gastos de su ex empresa. Dada su delicada situación personal y para evitar consecuencias legales se verá obligado a infiltrarse en la compañía de Jock Goddard –Harrison Ford–. Rival y antiguo mentor de su anterior jefe Nicholas Wyatt –interpretado por un estridente y caricaturesco Gary Oldman–. Una gran suma de dinero, un nuevo status social, y unas desavenencias afectivas serán el caldo de cultivo para dotar a la cinta de calado emocional. Están todos, desde el infiltrado evidente, pasando por los directivos sin escrúpulos hasta el perro guardián que hace el trabajo sucio. Un filme plagado de superficialidad. Incluida la resultona banda sonora. Una galería de estereotipos de mantequilla. Un abuso nauseabundo de gente guapa en pantalla. Moralina final previsible, con glamour de mercadillo. Protagonista con la espada de Damocles sobre la cabeza. Ya ven, lo tiene todo. Falla a sus amigos, engaña a su novia, miente a su padre. Queriendo pero sin querer. Es el precio del pretendido esnobismo impostado. El director y su guionista –Barry Levy– crean un monstruo sin alma, recién embalado, con el precinto puesto. De ahí esa elegancia inicial que a la postre deriva en “postureo” barato. Una historia sobre los bajos de Brooklyn y los altos de Manhattan. La inmundicia de siempre con el aliciente coetáneo de los smartphones. Una rivalidad de altos vuelos con naturaleza de pelea de gallos a la salida del instituto. Una pérdida de tiempo. Una cinta que bien podría haber sido víctima del kill switch –una función de Google para la desinstalación remota de aplicaciones–. | ★★★ |

    Andrés Tallón Castro
    redacción Madrid

    Estados Unidos, 2013, Paranoia. Director: Robert Luketic. Guion: Barry Levy. Productora: Relativity Media / Gaumont / Demarest Films / EMJAG Productions. Fotografía: David Tatterssal. Música: Junkie XL. Reparto: Liam Hemsworth, Amber Heard, Harrison Ford, Gary Oldman, Embeth Davidtz, Josh Holloway, Richard Dreyfuss, Julian McMahon, Lucas Till, Angela Sarafyan.

    El poder del dinero póster
    Feelmakers

    0 comentarios:

    Publicar un comentario en la entrada

    "Sueñen. Vean cine."

    Críticas

    Classics

    • Retrospectiva de Jacques Becker

      Por José Luis Forte / «A golpe de escoplo y martillo un hombre perfora el suelo de hormigón de una celda. Cada impacto hace saltar esquirlas y polvo de cemento en una tarea que se nos antoja imposible. Hay poco tiempo, el ruido es infernal, los guardias de la prisión pueden pasar en cualquier momento y solo la casualidad de que haya obras en el edificio permite que los golpes no llamen la atención. Como un péndulo que marca los segundos con una perfección milimétrica, como gotas de agua que fueran cayendo de un grifo inagotable, la secuencia del trabajo se desarrolla maquinalmente, pero es un hombre quien incansable mantiene el hipnótico ritmo».
    • El cine de Hou Hsiao-Hsien, un espacio para habitar. Apuntes sobre The Assassin

      Por Miguel Muñoz Garnica. «Estamos en el sur de Taiwán, a principios de los años cincuenta. Un pueblecito rural de calles sin pavimentar y casas humildes donde las duchas con agua caliente se dan calentando un barreño de agua sobre una hoguera. Un grupo de niños, descalzos y vestidos de blanco, juega con peonzas en la plaza del pueblo».
    • Las 10 mejores películas de Akira Kurosawa

      Por José Luis Forte. «De nuevo el juego está en marcha, como diría nuestro adorado Sherlock Holmes: destacar las diez mejores obras de un director de cine. En esta ocasión es el gran Akira Kurosawa el elegido, quizá el autor japonés más popular y con más merecido prestigio de la lejana isla. Y otra vez nos encontramos con la habitual problemática: dejar fuera películas que deberían incluirse en la lista».

    Premios

    Festivales

    [12][Trailers][slider3top]