Introduce tu búsqueda

  • In sanguis veritas.
    The neon demon, de Nicolas Winding Refn.

    ¿Cuántos poetas se necesitan para elogiar a una ciudad?
    Paterson, de Jim Jarmusch.

    El castigo de Hedoné.
    La doncella, de Park Chan-wook.

    Especial Oscar Race 2017.

    Epicedio appassionato.
    Solo el fin del mundo, de Xavier Dolan.

    Libros | La mejor oferta, de Giuseppe Tornatore

    La mejor oferta, de Giuseppe Tornatore

    Belleza en fase REM

    crítica de La mejor oferta (La migliore offerta), de Giuseppe Tornatore, 2013
    editorial Anagrama

    ¡Pasen y vean! Y desmáyense. El paisaje es abrumador. Cuatrocientos ojos vigilan al hombre solitario, Virgil Oldman. Una mirada múltiple que, como bien apunta Giuseppe Tornatore, genera la "ilusión del eje óptico": estés donde estés, vayas a donde vayas, esas mujeres que penden en sus respectivos marcos nunca te quitan ojo. Son las mujeres del pulcro espectador que desconecta convirtiéndose momentáneamente en el centro de todas las retratadas, a lo largo de los siglos y en ocasiones por pintores irrelevantes —según la historiografía—. Se miran, se miden; son cómplices. Callan. Él es un dinosaurio de alto copete. Ellas dejaron de contar hace mucho tiempo. Tras la última pincelada. Y el tiempo, como siempre, es relativo en aquella cámara a prueba de ladrones. Y podría ocurrir que de tanto buscar la paja en el ojo ajeno, tú, querido lector, te vuelvas extremadamente frágil y menos solitario. Más joven o, si se quiere, rejuvenecido; como el experto subastador de arte que no dice no a La mejor oferta, cuyo imán recorre el misterio tras un (sustantivo que se rebela y se nos revela en el gaznate) trampantojo secular, tan húmedo y sin embargo tan sutil. La pregunta es recurrente: ¿qué esconden las grandes obras maestras? O mejor: ¿qué las convierte en dichas cúspides del arte universal? Más aún: ¿qué es el Arte, con mayúscula? Pues, mucho y muy poco. Apenas un contacto que invoca sensaciones nuevas; cosquillas en la nuca; simple éxtasis autoinducido por tu propia subjetividad: prejuicios y bilis dispuestos a —y para— sobornar a la razón, convirtiéndose así la experiencia en una realidad fractal, a medias, luego casi intangible. Convencido ya de la mentira que has labrado con —y para— tu disfrute. Tuyo, fielmente, Virgil. Viejo escrupuloso que anhela días más felices. O toda la felicidad que se ha negado por los siglos de los siglos; por estirar los números. Hasta el día en que recibe la misteriosa llamada de una no poco oblicua mujer que solicita sus (atención, no hay spoiler) atenciones —y buena reputación profesional— para tasar las antigüedades de su familia. Así, Virgil acude a la mansión y se lleva varios desplantes solventados por ella con excusas más o menos (in)verosímiles, comulgando Virgil no ya con ruedas de molino sino con piezas minúsculas y dentadas pertenecientes a un autómata del siglo ni-se-sabe.

    La mejor oferta, de Giuseppe Tornatore

    Cuenta Tornatore en el prólogo de su libro que el proyecto le rondaba desde mediados de los años 80 (recordemos que la película vio la luz en 2013). Aunque por causas extemporáneas/personales, como suele ocurrir en el mundo del cine, no llegaría el cineasta italiano a encontrar el punto de equilibrio entre fondo y forma hasta poco antes del inicio de la preproducción, con la seguridad de que disponen los buenos artífices. Las etapas dispuestas habitualmente a la consecución de: 1) la sinopsis argumental, y 2) el tratamiento, cristalizan aquí en la más sugerente pieza de literatura cinematográfica. Fugaz como un meteoro y tensa cual arco de violín a ritmo de Ennio Morricone. Los capítulos son secuencias mecánicas y, huelga decir, la mecánica de los sentimientos se descontrola. La mujer que aguardaba tras la puerta se atreve a cruzarla, entreviendo al fin el asfalto más allá del casi azul que linda su mansión; mientras que Virgil se mueve cada vez menos por Europa tutelando —y manipulando a su favor, recordarán los que hayan visto la película— subastas que ya no le llenan como antes. Porque ahora la tensión proviene de otros rincones, de otra mirada implacable, de otra piel blanquecina, de otro misterio que, madeja sin fin, la joven Claire Ibbetson no logra/no puede desenredar. Al fin y al cabo, es parte intrínseca de su "yo agorafóbico" y, también, atmósfera cuyo hedor se camufla gracias a la pericia del muy original falsario. Porque "toda falsificación", asegura Virgil, "esconde algo auténtico"; y es que, "en la copia que hace de la obra ajena, el falsificador siempre cae en la tentación de poner algo propio. Generalmente es una minucia insignificante, un detalle sin interés, un trazo disimulado, que ineluctablemente acaba delatándolo, porque revela su propia sensibilidad expresiva". Ya lo han leído. Ya lo han imaginado. Ahora, in situ, desmáyense. No es tan perturbador como vivir a Goya a través de El coloso: mucho pero nunca bastante. Es, si me lo permiten, un atisbo de sonrisa. Una sonrisa para destruir y vertebrar nuevamente el mundo soñado. Quien dijo Arte al comienzo, quería decir crueldad.

    Juan José Ontiveros
    Redacción Madrid

    La mejor oferta, de Giuseppe Tornatore
    La mejor oferta
    La migliore offerta
    de Giuseppe Tornatore
    traducción| Juan Manuel Salmerón Arjona
    editorial Anagrama
    ISBN| 978-84-339-7886-8
    Precio| 12,90€
    Número de páginas| 96
    Colección| Panorama de narrativas
    Feelmakers

    1 comentarios:

    1. Esta crítica es totalmente vergonzosa.
      ¿De verdad sabe el señor Adrian de lo que habla?

      ¿¿¿El último de los injustos está rodada de forma pedestre???¿¿su estilo es estéril?? No estaría mal que escribiese las críticas alguien con un mínimo de cultura cinematográfica.

      ResponderEliminar

    "Sueñen. Vean cine."

    Críticas

    Classics

    • Retrospectiva de Jacques Becker

      Por José Luis Forte / «A golpe de escoplo y martillo un hombre perfora el suelo de hormigón de una celda. Cada impacto hace saltar esquirlas y polvo de cemento en una tarea que se nos antoja imposible. Hay poco tiempo, el ruido es infernal, los guardias de la prisión pueden pasar en cualquier momento y solo la casualidad de que haya obras en el edificio permite que los golpes no llamen la atención. Como un péndulo que marca los segundos con una perfección milimétrica, como gotas de agua que fueran cayendo de un grifo inagotable, la secuencia del trabajo se desarrolla maquinalmente, pero es un hombre quien incansable mantiene el hipnótico ritmo».
    • El cine de Hou Hsiao-Hsien, un espacio para habitar. Apuntes sobre The Assassin

      Por Miguel Muñoz Garnica. «Estamos en el sur de Taiwán, a principios de los años cincuenta. Un pueblecito rural de calles sin pavimentar y casas humildes donde las duchas con agua caliente se dan calentando un barreño de agua sobre una hoguera. Un grupo de niños, descalzos y vestidos de blanco, juega con peonzas en la plaza del pueblo».
    • Las 10 mejores películas de Akira Kurosawa

      Por José Luis Forte. «De nuevo el juego está en marcha, como diría nuestro adorado Sherlock Holmes: destacar las diez mejores obras de un director de cine. En esta ocasión es el gran Akira Kurosawa el elegido, quizá el autor japonés más popular y con más merecido prestigio de la lejana isla. Y otra vez nos encontramos con la habitual problemática: dejar fuera películas que deberían incluirse en la lista».

    Premios

    Festivales

    [12][Trailers][slider3top]