Introduce tu búsqueda

  • Especial Festival de Cannes.
    Cobertura de la 70ª edición.

    Obsesión por los absolutos.
    La ciudad perdida de Z, de James Gray.

    Naderías y pasatiempos.
    Certain Women, de Kelly Reichardt.

    Romper las cuerdas.
    Lady Macbeth, de William Oldroyd.

    Bajo la máscara de la tolerancia.
    Déjame salir, de Jordan Peele.

    Crítica | La gran estafa americana

    La gran estafa americana, de David O. Russell

    Un 'Dream Team' sin remanente de genialidad

    crítica de La gran estafa americana | American Hustle, de David O. Russell, 2013

    ¿Quién mató a Sam 'Ace' Rothstein? Más importante aún: ¿cuándo se produjo realmente? ¿Al principio o al final? ¿En el minuto dos o en el ciento sesenta y..., tras años de fiebre pituitaria y extorsiones y vidas ahogadas en el Mojave? ¿O quizá simultáneamente, futuro regurgitado que atenta contra las expectativas del boquiabierto público? ¿Era la bomba lapa una ruptura del andamiaje narrativo? Pues, sí y no. Scorsese no pretendía eyectar su universo, ni sus rasgos formales; buscaba, en cambio, (re)instaurar el milimétrico sentir audiovisual que ya —tarde, muy tarde— en 2006 le granjearía el Óscar a mejor director. ¿Cómo saldar, pues, la deuda contraída también por David O. Russell con el maestro de Queens? Baste un suspiro y una media sonrisa para describir las sensaciones que provoca La gran estafa americana, que, no me disparen todavía, algo de pufo/tufo académico tiene/despide. Un fraude (como idea temática, se entiende) inelegante, que cubre el oropel con pintauñas irresistiblemente suizo, mezcla de codicia y sueños truncados. Superficialidad desde una superficie angosta, donde Christian Saben aquel que diu Bale, Amy Adams, Bradley Roller Cooper, Jennifer Lawrence y Jeremy Renner lo dan todo y por el camino encumbran a su director, quien se empacha de una época setentera con un filón tanto en la vertiente musical como en la textil. Que avanza sin artificio pero sin pausa, midiendo las intenciones y el background de su discurso: he aquí una fastuosa pieza de museo que promete calcificarse sin alterar el imaginario de sus hoy adeptos, ya sean críticos o cinéfilos con hechuras o humildes consumidores de golosinas varias. Nadie sufre, y tampoco a nadie le importará que sus magníficos actores ganen algún premio. Su contribución trasciende, desde cualquier ángulo, su propio caché actoral. Transmiten la psicología y a ratos proyectan una atmósfera —inquietudes sin pulir, celos que erosionan hasta romper el tejido—, e incluso una postura colectiva que más allá de transformarse en evidente rivalidad, casa a la perfección con el Todo.

    La gran estafa americana, de David O. Russell

    La parábola consiste en rizar el rizo. En bucle. De tal manera que, llegados a este punto, el punto B (destino) deviene A (salida); y entonces todo es curva. O Tom Jones poseyendo a Bradley Cooper; su bolsa escrotal transmutada en el más ligero (de inverosímil) agente del FBI jamás filmado. Mientras Irving Rosenfeld trasnocha con el alcalde Carmine Polito en un after, y los altavoces empiezan a implorar My, my, myyyy... Delilah!, y el tiempo ¿se ralentiza? (¿o soy yo?) armoniosamente, dejando entrever las carencias emocionales del tal Rosenfeld, un empresario con dos tintorerías que se gana un dinero extra gracias a la concesión —hola, tú, loser— de préstamos que nunca concede, puesto que se limita a coger la pasta (5.000 dólares por cabeza) y a no-sé-qué-que-no-explican-ni-quieren-explicar. Y ahí seguimos, Tom Jones rompiendo bragas como buen amante despechado que lamenta haber perdido a su Delilah de turno, a uno coma seis centímetros del abismo y con Amy Adams perfilándose cada vez más en tu retrovisor. Y casi bizqueas; así lo quiere O. Russell. Y ese talento no tan precoz, aunque sí tan de moda; esa rubia oscarizada cuya naturalidad promete cúspides aún más difíciles, ríe sarcásticamente y llora lágrimas de cocodrilo: su marido, gordo fan de la música de Duke Ellington, quiere a su socia, Sydney Prosser (Adams), ante lo cual esta primera (la rubia, Jennifer Lawrence) no duda en manipularlo y presionarlo ya junto al abismo con dientes de tiburón con blancorexia. Es temperamental, es sexy, es errática, es más inflamable que ese pintauñas con olor a flores y a estiércol. Es, en fin, una mala institución consentida. La sombra de Rothstein y un sinfín de películas sobre timos y falsas-reales apariencias sigue siendo muy alargada, pero ni su clase ni su estrella se transmiten a sus herederos en versión light: dibuja esta radiografía del incipiente y a veces vulgar American Way of Life el esbozo de unos personajes incompletos, tal vez mal construidos (sobre todo en el caso del agente del FBI), que merecen mucho más y en dosis menos calculadas.

    La gran estafa americana, de David O. Russell

    Ya lo decía el sabio: "Mierda, dinero y Palabra, las tres verdades norteamericanas impulsoras de la movilidad norteamericana". Y, disculpen la no elusión: al filme le habría sentado bien cierto metraje adicional, para cubrir así los vacíos de las elipsis menos justificables, o sea menos entendibles. Nos cuentan que Irving Rosenfeld es un tipo muy inteligente, sí, no cabe duda, no; aunque desconocemos si es verdaderamente astuto, o si lo que sucede es que dispone de un inconmensurable y florido jardín trasero que le hará salirse con la suya de cualquier modo. Aun así, (quiero pensar) La gran estafa americana tiene más virtudes que fallos, y sus diez nominaciones a los Óscar ofrecen una lectura ya manida, que empieza con el efecto disuasorio de la caracterización (no confundir con el personaje, según el resabiado y aburrido gurú Robert McKee) y termina, sí, okay, a mi/vuestra manera —tecleen en Google el nombre de Megan Ellison—. En la misma dirección que apuntaba el final de El lado bueno de las cosas. En el mismo producto invariable que suele maravillar a la Academia de Hollywood. Un cine, en definitiva, prêt à porter. | ★★★

    Juan José Ontiveros
    redacción Madrid

    2013, Estados Unidos, American Hustle. Director: David O. Russell. Guión: Eric Singer y David O. Russell. Fotografía: Linus Sandgren. Música: Danny Elfman. Reparto: Christian Bale, Amy Adams, Bradley Cooper, Jennifer Lawrence, Jeremy Renner,Louis C.K., Michael Peña, Jack Huston, Alessandro Nivola, Shea Whigham, Paul Herman, Elisabeth Röhm, Saïd Taghmaoui, Adrián Martínez, Robert De Niro. Productoras: Columbia Pictures / Annapurna Pictures / Atlas Entertainment. Presentación oficial: Toronto 2013.

    La gran estafa americana, de David O. Russell
    Feelmakers

    1 comentarios:

    1. No entendí, y lo digo más con confusión que con orgullo, cómo El lado bueno de las cosas fue tan celebrado. Era maja, la peli, pero de ahí a que la gente flipase en colores... Este otro producto de David O Russell reconozco que no me llama mucho. Eso sí, sus dos actrices, me inspiran...

      Aquí propongo otras piezas si ustedes quieren emplear bien el tiempo:

      http://www.elpisapapeles.com/cultura/musica-cine-television/salvar-naufragio-cine-considerar-2013.php

      ResponderEliminar

    "Sueñen. Vean cine."

    Críticas

    Festivales

    • El cine de Olivier Assayas. Una mirada a su filmografía

      Por Ignacio Navarro / «Todo lo que se necesita para hacer una película es una mujer y una pistola. Esta frase un tanto discutible (por lo sexista) la pronunció Jean-Luc Godard, nada menos que el estandarte de esa corriente tan identificable del cine como fue la Nouvelle Vague...».
    • Las 10 mejores películas de Luis Buñuel

      Por Alberto Sáez Villarino. «A pesar de lo que pudiéramos imaginar, movidos por la falta de preocupación de unos medios de comunicación con cierta tendencia a la holgazanería a la hora de catalogar los estilos y movimientos artísticos, el período surrealista de Buñuel fue considerablemente breve. En realidad, sólo dos películas entran dentro de los esquemas político-estéticos propuestos por André Breton: Un perro andaluz y La edad de oro...».
    • Monstruos que huyen, monstruos que persiguen, monstruos que observan: M, el vampiro de Düsseldorf

      Por Elisenda N. Frisach. «Fue a mediados del siglo pasado, cuando Europa se recuperaba de la Segunda Guerra Mundial mientras se encaminaba a una tercera contienda de alcance planetario –aunque esta vez marcada por un equilibrio del terror conocido como «Guerra Fría»–, que el historiador francés Daniel Halévy publicó su libro Ensayo sobre la aceleración de la historia (1948), donde, entre otras cosas, determinaba el espíritu de nuestra época; un zeitgeist marcado por la constante transitoriedad tecnológica y científica...».

    Classics

    [12][Trailers][slider3top]