Introduce tu búsqueda

  • Especial Festival de Cannes.
    Cobertura de la 70ª edición.

    Obsesión por los absolutos.
    La ciudad perdida de Z, de James Gray.

    Naderías y pasatiempos.
    Certain Women, de Kelly Reichardt.

    Romper las cuerdas.
    Lady Macbeth, de William Oldroyd.

    Bajo la máscara de la tolerancia.
    Déjame salir, de Jordan Peele.

    ADICTOS EN SERIE | UN MUNDO SIN FIN

    World Without End
    El moderado éxito de ‘Los pilares de la Tierra’ (The Pillars of the Earth) supuso para Starz un tremendo espaldarazo. El canal Premium refrendaba de esta manera un gran 2010 donde una serie de gladiadores – ‘Spartacus’ – le colocó en la primera línea de entretenimiento de las noches televisivas americanas. La adaptación del best-seller de Ken Follet, articulada en ocho capítulos, sorprendió por su amplio sentido del entretenimiento y su fiel traslación con respecto a la obra original. La miniserie dejaba buenas sensaciones pese a que su tramo final la velocidad narrativa aumentó tres veces su potencia. El compactar un libro tan extenso les jugó una mala pasada a los guionistas que dejaron dos últimos episodios para olvidar. Un hecho que no emborrona un producto atractivo, lleno de giros y de buena factura. Tras su lucrosa acogida, Starz y Scott Free – la productora de Ridley Scott – se pusieron manos a la obra con la siguiente novela de éxito del escritor galés, ‘Un mundo sin fin’ (World without End). Un proyecto más ambicioso y sugerente si cabe que retrata el episodio más oscuro de la Edad Media: la Peste Negra. Tras algunos dimes y diretes en forma de problemas contractuales y con un presupuesto de cuarenta y cuatro millones de dólares llegó su momento el pasado octubre, emitido por ReelzChannel en Estados Unidos.

    Ben Chaplin World Without End
    Ben Chaplin es Sir Thomas Langley en 'Un mundo sin fin'
    Y a tenor de su piloto ‘Un mundo sin fin’ no heredó únicamente la Catedral de Kingsbridge de ‘Los pilares de la Tierra’. Una narración hiperbólica con nexos demasiado finos cimientan el comienzo del serial dirigido por Michael Caton Jones – muy lejos queda ya su mejor filme, ‘Rob Roy’ (1995) –. En su primera entrega se presentan todos los personajes y tramas de manera demasiado tópica y evidente; gritando a pecho descubierto que es una serie de televisión sin más, no una creación HBO o AMC siempre dotada de ese plus cinematográfico. Es indudable que entretiene pero se queda muy corta con respecto a la ambientación de la prosa de Follet. Un carnaval de giros conforman un metraje de cincuenta minutos montados sin ton ni son. Sus protagonistas carecen de profundidad y carisma alguno por lo que el único pilar es el sempiterno retrato del sucio medievo: una Iglesia opresora y eje de la oscuridad de este periodo histórico junto a unas condiciones insalubres fruto de las doctrinas eclesiásticas. Es tiempo de traiciones, diezmos y herejes.

    Siguiendo con la comparativa de ‘Los pilares de la Tierra’ otros de los puntos negativos se centra en su casting. Mientras la primera nos dejaba una selección que aunaba brillantes veteranos (Ian McShane, Donald Sutherland), actores solventes (Matthew McFadyen, Rufus Sewell) y promesas cada vez más consolidadas (Eddie Redmayne, Hayley Atwell, Sam Caflin), la segunda es un popurrí de baja gama donde tan sólo Ben Chaplin y Miranda Richardson aportan algo de aplomo. La inminente historia de amor entre los personajes caracterizados por Charlotte Riley y Tom Weston-Jones resulta tan vergonzosa como poco creíble. El retrato Real es descafeinado y atiende a todos los estereotipos posibles. La elección de sus actores se encuentra en idéntico nivel. Hay pocos intérpretes, y sus respectivos alter-ego, a los que agarrarse. Es por ello que la trama se resiente y nunca llega a la media. Ni siquiera la ambientación de la época resulta todo lo buena que se podría esperar. ‘Un mundo sin fin’, es disfrutable y amena pero ni porta un convincente rigor histórico y su armazón argumental es tan endeble como la teorías medicinales de los abades europeos del siglo XIV.

    Emilio Luna.

    World without End poster
    Feelmakers

    5 comentarios:

    1. Ambas adaptaciones son inferiores a las novelas, pero 'Un mundo sin fin' me ha parecido inferior a 'Los pilares de la tierra', tanto en televisión como en novela.
      Saludos.

      ResponderEliminar
    2. No es mi tipo de serie pero tengo los libros, a ver cuando los leo, son como le dicen ustedes tochos, nosotros ladrillos y para eso hay que tener muchas ganas pero ya sacaré fuerzas. Justo ayer busqué series, quiero engancharme con alguna desde hace mucho tiempo, me falló juego de tronos, ahora intento con tres nuevas, dexter, walking dead y breaking bad, vi 2 capítulos de breaking bad y me gustó, seguiré con esta y revisaré las demás, luego veré algunas más. Buen post, ayuda a conocer una serie que para mí era desconocida. Saludos.

      ResponderEliminar
    3. Es aburrídisima y muy tonta. La verdad es que es un paso atrás. Tampoco creo que Los pilares de la tierra fuera algo mejor. Decentita sin más. Los actores de esta son malísimos y el guión horrible.

      ResponderEliminar
    4. No creo que sea tan mala. Entretiene y mucho y es bastante fiel con el tema de la religión y las enfermedades de la época. Hay que valorarla sin compararla con nada. Si pones a la HBO como referente es normal que te cause decepcion.

      ResponderEliminar
    5. Es espantosa. Nada que ver con el libro. Es decepcionante. Personajes inventados. Muertes que no ocurren. Un protagonismo a la realeza que en el libro no es tal....

      Podria escribir horas de otros horrores, pero no vale la pena.

      ResponderEliminar

    "Sueñen. Vean cine."

    Críticas

    Festivales

    • El cine de Olivier Assayas. Una mirada a su filmografía

      Por Ignacio Navarro / «Todo lo que se necesita para hacer una película es una mujer y una pistola. Esta frase un tanto discutible (por lo sexista) la pronunció Jean-Luc Godard, nada menos que el estandarte de esa corriente tan identificable del cine como fue la Nouvelle Vague...».
    • Las 10 mejores películas de Luis Buñuel

      Por Alberto Sáez Villarino. «A pesar de lo que pudiéramos imaginar, movidos por la falta de preocupación de unos medios de comunicación con cierta tendencia a la holgazanería a la hora de catalogar los estilos y movimientos artísticos, el período surrealista de Buñuel fue considerablemente breve. En realidad, sólo dos películas entran dentro de los esquemas político-estéticos propuestos por André Breton: Un perro andaluz y La edad de oro...».
    • Monstruos que huyen, monstruos que persiguen, monstruos que observan: M, el vampiro de Düsseldorf

      Por Elisenda N. Frisach. «Fue a mediados del siglo pasado, cuando Europa se recuperaba de la Segunda Guerra Mundial mientras se encaminaba a una tercera contienda de alcance planetario –aunque esta vez marcada por un equilibrio del terror conocido como «Guerra Fría»–, que el historiador francés Daniel Halévy publicó su libro Ensayo sobre la aceleración de la historia (1948), donde, entre otras cosas, determinaba el espíritu de nuestra época; un zeitgeist marcado por la constante transitoriedad tecnológica y científica...».

    Classics

    [12][Trailers][slider3top]