Introduce tu búsqueda

  • Cenotafio faraónico.
    «Blade Runner 2049», de Denis Villeneuve.

    Especial Festival de San Sebastián.
    Cobertura completa de la 65ª edición.

    Sensualidad praxiteliana.
    «Call me by your name», de Luca Guadagnino.

    Insert Coin.
    «Good Time», de los hermanos Safdie.

    Dos ventanas al vacío.
    «A Ghost Story», de David Lowery.

    ADICTOS EN SERIE | UN MUNDO SIN FIN

    World Without End
    El moderado éxito de ‘Los pilares de la Tierra’ (The Pillars of the Earth) supuso para Starz un tremendo espaldarazo. El canal Premium refrendaba de esta manera un gran 2010 donde una serie de gladiadores – ‘Spartacus’ – le colocó en la primera línea de entretenimiento de las noches televisivas americanas. La adaptación del best-seller de Ken Follet, articulada en ocho capítulos, sorprendió por su amplio sentido del entretenimiento y su fiel traslación con respecto a la obra original. La miniserie dejaba buenas sensaciones pese a que su tramo final la velocidad narrativa aumentó tres veces su potencia. El compactar un libro tan extenso les jugó una mala pasada a los guionistas que dejaron dos últimos episodios para olvidar. Un hecho que no emborrona un producto atractivo, lleno de giros y de buena factura. Tras su lucrosa acogida, Starz y Scott Free – la productora de Ridley Scott – se pusieron manos a la obra con la siguiente novela de éxito del escritor galés, ‘Un mundo sin fin’ (World without End). Un proyecto más ambicioso y sugerente si cabe que retrata el episodio más oscuro de la Edad Media: la Peste Negra. Tras algunos dimes y diretes en forma de problemas contractuales y con un presupuesto de cuarenta y cuatro millones de dólares llegó su momento el pasado octubre, emitido por ReelzChannel en Estados Unidos.

    Ben Chaplin World Without End
    Ben Chaplin es Sir Thomas Langley en 'Un mundo sin fin'
    Y a tenor de su piloto ‘Un mundo sin fin’ no heredó únicamente la Catedral de Kingsbridge de ‘Los pilares de la Tierra’. Una narración hiperbólica con nexos demasiado finos cimientan el comienzo del serial dirigido por Michael Caton Jones – muy lejos queda ya su mejor filme, ‘Rob Roy’ (1995) –. En su primera entrega se presentan todos los personajes y tramas de manera demasiado tópica y evidente; gritando a pecho descubierto que es una serie de televisión sin más, no una creación HBO o AMC siempre dotada de ese plus cinematográfico. Es indudable que entretiene pero se queda muy corta con respecto a la ambientación de la prosa de Follet. Un carnaval de giros conforman un metraje de cincuenta minutos montados sin ton ni son. Sus protagonistas carecen de profundidad y carisma alguno por lo que el único pilar es el sempiterno retrato del sucio medievo: una Iglesia opresora y eje de la oscuridad de este periodo histórico junto a unas condiciones insalubres fruto de las doctrinas eclesiásticas. Es tiempo de traiciones, diezmos y herejes.

    Siguiendo con la comparativa de ‘Los pilares de la Tierra’ otros de los puntos negativos se centra en su casting. Mientras la primera nos dejaba una selección que aunaba brillantes veteranos (Ian McShane, Donald Sutherland), actores solventes (Matthew McFadyen, Rufus Sewell) y promesas cada vez más consolidadas (Eddie Redmayne, Hayley Atwell, Sam Caflin), la segunda es un popurrí de baja gama donde tan sólo Ben Chaplin y Miranda Richardson aportan algo de aplomo. La inminente historia de amor entre los personajes caracterizados por Charlotte Riley y Tom Weston-Jones resulta tan vergonzosa como poco creíble. El retrato Real es descafeinado y atiende a todos los estereotipos posibles. La elección de sus actores se encuentra en idéntico nivel. Hay pocos intérpretes, y sus respectivos alter-ego, a los que agarrarse. Es por ello que la trama se resiente y nunca llega a la media. Ni siquiera la ambientación de la época resulta todo lo buena que se podría esperar. ‘Un mundo sin fin’, es disfrutable y amena pero ni porta un convincente rigor histórico y su armazón argumental es tan endeble como la teorías medicinales de los abades europeos del siglo XIV.

    Emilio Luna.

    World without End poster
    El jardín

    5 comentarios:

    1. Ambas adaptaciones son inferiores a las novelas, pero 'Un mundo sin fin' me ha parecido inferior a 'Los pilares de la tierra', tanto en televisión como en novela.
      Saludos.

      ResponderEliminar
    2. No es mi tipo de serie pero tengo los libros, a ver cuando los leo, son como le dicen ustedes tochos, nosotros ladrillos y para eso hay que tener muchas ganas pero ya sacaré fuerzas. Justo ayer busqué series, quiero engancharme con alguna desde hace mucho tiempo, me falló juego de tronos, ahora intento con tres nuevas, dexter, walking dead y breaking bad, vi 2 capítulos de breaking bad y me gustó, seguiré con esta y revisaré las demás, luego veré algunas más. Buen post, ayuda a conocer una serie que para mí era desconocida. Saludos.

      ResponderEliminar
    3. Es aburrídisima y muy tonta. La verdad es que es un paso atrás. Tampoco creo que Los pilares de la tierra fuera algo mejor. Decentita sin más. Los actores de esta son malísimos y el guión horrible.

      ResponderEliminar
    4. No creo que sea tan mala. Entretiene y mucho y es bastante fiel con el tema de la religión y las enfermedades de la época. Hay que valorarla sin compararla con nada. Si pones a la HBO como referente es normal que te cause decepcion.

      ResponderEliminar
    5. Es espantosa. Nada que ver con el libro. Es decepcionante. Personajes inventados. Muertes que no ocurren. Un protagonismo a la realeza que en el libro no es tal....

      Podria escribir horas de otros horrores, pero no vale la pena.

      ResponderEliminar

    "Sueñen. Vean cine."

    Estrenos

    Festivales

    • Cuaderno de viaje: análisis visual y narrativo de Twin Peaks

      «Aviso al lector: este texto, como la anterior entrega que publicamos, está plagado de spoilers que detallan información de los capítulos reseñados. Está concebido con la esperanza de ser un acompañamiento a las experiencias de visionado previas de cada uno, y como tal asume la incompletitud de su análisis. Ni ofrece, ni lo pretende, una lectura totalizadora de la serie. Sino una serie de fragmentos rescatados, puestos en una relación más o menos arbitraria y leídos bajo una serie de constantes que se adivinan en Lynch, pero que quizá tengan mucho de las propias inquietudes de quien escribe...».
    • El cine de Maya Deren. Una mirada a su filmografía

      «La consolidación de la mujer en la industria del cine es algo tan reciente y, por desgracia, tan condenado a un inevitable período de reafirmación presumiblemente extenso, que resulta muy difícil establecer una lectura del papel femenino en el cine y, mucho menos, en el cine de vanguardia, pues su relación parece más coincidente que desencadenante. Sólo en las últimas entregas de los grandes festivales, ha sido motivo de indignación y debate la ausencia de una participación femenina más cuantiosa...».
    • El tedio según Sofia Coppola

      «Si nos detenemos a analizar la filmografía de Sofía Coppola, encontramos un denominador común en todas sus historias. Los personajes que retrata la realizadora neoyorquina están embriagados por el aburrimiento, por una sensación de pesadumbre que les arrastra y que, de un modo u otro, actúa como catalizador de sus actos. Puede ser un elemento impuesto, como ocurre en Las vírgenes suicidas, y del que solo hay una manera de escapar; que viene dado por el entorno, como en Lost in translation, donde se materializa en un sentimiento de extrañeza que acaba por unir a dos almas solitarias...».

    Extras

    Premios

    [12][Trailers][slider3top]