• Ida | De la fe y otros demonios

    Solo los amantes sobreviven | La insoportable (y deliciosa) levedad del no-muerto

    True Detective | Aluminio y ceniza

    Joven y bonita | Elegancia menor

    Her | Amor utópico

    SOMBRAS TENEBROSAS (TIM BURTON, 2012)

    Dark
    SATÉN APOLILLADO

    Me ha ocurrido demasiadas veces: el embriagador y sólido comienzo de una película me genera unas expectativas que se antojan traicioneras. A las primeras de cambio, el relato se desenmascara y descubres que ese ilusionante inicio ha sido un sencillo truco del prestidigitador (aquí cineasta), que haciendo uso de algunas herramientas –casi siempre música o planos sublimes– logra engancharte por las solapas con la inocente intención de que contemples su obra. Cosa que, por supuesto, va en el código genético del cine, pues hablamos de productos destinados al disfrute del público.

    Esta situación se repite con Sombras tenebrosas (Dark Shadows, 2012), la última película del peculiar Tim Burton. Adaptación de la serie televisiva de los 60 creada por Dan Curtis para la cadena estadounidense ABC y que en 1991 tuvo su primera traslación a la pantalla grande, cuenta la historia de Barnabás Collins, un noble inglés cuya familia, afincada –tras su viaje desde Liverpool– en ese Nuevo Mundo por hacer llamado América, construye un opulento palacio revestido de riquezas decorativas y arquitectónicas. Un lugar tímidamente siniestro donde Barnabás crece y se enamora de una mujer que le será arrebatada a manos de su ex y bruja (según un buen amigo mío, ambos términos son sinónimos) que no soporta el rechazo del atractivo y lírico amante. Sobre éste, además, cae una maldición que lo convierte en vampiro. Perseguido y encerrado bajo tierra en un ataúd, pasan doscientos años hasta que unos obreros despiertan a ese malogrado noble, quien busca desorientado su casa en un entorno tan llamativo como ajeno. Y es que, son tiempos del flower power, de drogas y rock ´n’ roll. Mucho rock ‘n’ roll, un leitmotiv musical que permanece casi estático –como un personaje más– en esta película. Clásicos que suenan como un directo a las emociones del espectador: los títulos de crédito iniciales (he aquí las expectativas y herramientas de las que hablaba al comienzo del artículo), que son realmente sencillos y nada sorprendentes, nos introducen en el epicentro mismo de un paraje de bruma, agónico y denso, de colores fríos levemente saturados, para enmarcar a los personajes dentro de una fábula tan romántica como el ejemplar de Love Story que lee –y recita– Barnabás.

    Eva Green, Dark Shadows
    Eva Green se viste de nuevo de villana en Sombras tenebrosas (Dark Shadows, 2012) una de las cintas de la primavera
    Contemplamos un tren que atraviesa los pastos, y en su interior viaja una guapa chica que se dirige a la residencia de los Collins con la intención de ocupar la vacante de institutriz de un pequeño que asegura hablar con su difunta madre. Suena Nights In White Satin, de The Moody Blues, una de las principales bandas británicas de los 60. Y todo es hipnótico, prometedor. La fotografía, una de las principales señas de identidad del director de Eduardo Manostijeras, ilumina una especie de (Edward) burra naïf. Con toda seguridad, Burton autohomenajea sus películas extrayendo detalles de unas y de otras, ya que en Barnabás reside el metódico y serio investigador de Sleepy Hollow, cierto amaneramiento heredado de Willy Wonka, pero sobre todo el principal y mayor mérito de esta irregular cinta: la exquisita contención de Johnny Depp, cuyo prodigioso tono de voz amplifica limpiamente su potencia. También se las ingenia para mostrarse como un vestigio del Globe. Hasta ahí, ningún problema: obviamente no estamos ante un hito cinematográfico, aunque podría funcionar como producto de entretenimiento. Hay potencial de sobra. A los quince minutos, sin embargo, me doy cuenta que esa promesa de recreo –no obstante, Alicia en el País de la Maravillas provocó malestar y preocupación en determinados círculos– no se materializa, sino todo lo contrario. La genialidad de Ed Wood o Big Fish no aparece en todo el filme.

    Johnny Deep in Dark Shadows
    Johnny Depp, actor fetiche de Tim Burton, de nuevo excelente en Sombras tenebrosas
    Y aun contando con momentos muy humorísticos (por ejemplo, la escena en que Johnny Depp y Chloë Grace Moretz hablan sobre los modales anticuados de este primero), son más los instantes en que permanezco incrédulo por las idas de olla, que lejos de hacer gracia resultan forzadas y ridículas. Culpa de un guión que se desinfla tras la primera media hora y que transcurre con golpes de efecto previsibles: las decisiones de producción apestan a fórmula hollywoodiense. Afortunadamente puedo alegrarme la vista con Eva Green (qué belleza, qué perfección en The Dreamers), o Michelle Pfeiffer, cuyo personaje empuña y dispara memorablemente un rifle. Por supuesto, Burton no se olvida de su mujer, Helena Bonham Carter, quien interpreta a una psiquiatra con problemas de autoestima. Pero a ver quién le dice que la estética debe ir acompañada de contenido, más aún cuando ha demostrado en innumerables ocasiones que sabe de qué va este rollo. Si acaso, podríamos reafirmar su creencia de que una fiesta sin Get It On no es una fiesta, añadiendo que no era necesario recurrir a la canción de siempre. Seguramente, los cursis del guiño generacional aplaudan el cameo de Alice Cooper. Todo muy guay, arriba la nostalgia, y esas cosas. Qué imaginación.

    En resumen, Sombras tenebrosas es una historia de amor universal. El terror que maneja es inofensivo, participa en un simulacro de comedia que sitúa al hoy denostado vampiro en el camino opuesto hacia su leyenda: Bram Stoker y el pavor de la sangre. Y, sin embargo, no pretende ser nada de esto, pues la adaptación surge de otra obra. Pero la vuelta de este faraón gótico sólo entretiene durante un rato, en dos o tres escenas. Es aceptable. Decepcionante, también.

    Separador
    Imdb Dark ShadowsPor Juan José Ontiveros

    Leo, escribo, a veces pienso.
    El cine es totalmente subjetivo.
    Decía Hitchcock que "son 400 butacas que llenar".
    En esas butacas, además, puedes ver clásicos como Johnny Guitar.

    Edición por Emilio Luna
    Special Message from Johnny Lang

    Separador

    5 comentarios:

    1. me encanta tu blog, es una buena aportacion al mundo del blog

      ResponderEliminar
    2. muy buena critica, me has ahorrado llevarme un chasco al ir a verla y encontrar menos de lo que aparenta ser esta pelicula. Saludos Juanjo

      ResponderEliminar
    3. Vaya por delante que no he visto "Sombras tenebrosas", pero creo que Tim Burton está bajando el listón un poquito más cada vez que entrega una nueva película.

      ResponderEliminar
    4. Ya te daré mi opinión cuando la vea Juanjo. Reconozco que el trailer me gustó y ese humor Burtoniano me apasiona. También reconozco que acabé de Alicia hasta las narices. Con reservas. Para un buen rato seguro que vale. Eso sí a Ed Wood y Big Fish, mis preferidas, no estoy seguro de que llegue.

      Un abrazo.

      ResponderEliminar
    5. Eres un maleducado, la acabo de ver y me parecio muy genial, dime tú quien para criticar, dedícate a estudiar o a hacer productivo por favor tu página blog no es buena trabaja o haz algo mejor, primero que todo tim burton hace las mejores películas no es mi director favorito, pero las hace, el elenco es super genial, por favor te lo ruego ya deja de hacer tonterias porque das cólera, toma mi consejo NO CRITIQUES LAS PELICULAS critícalas en tu casa por favor no al público, porque les quita las ganas de ver y se pierden una película genial, asi que critica bien y no critiques mal... please...(no te molestes)digo lo que siento.

      ResponderEliminar

    "Sueñen. Vean cine."