Introduce tu búsqueda

Condeduque
Condeduque Cineteca
  • Cine Alemán Siglo XXI
    [8][Portada][slider3top]

    Entrevista: Semih Kaplanoglu, director de «La promesa de Hasan»

    Con motivo del estreno de la nueva película de Semih Kaplanoglu, titulada en España como La promesa de Hasan y distribuida por Paco Poch Cinema, y gracias a la presencia del director turco en Barcelona para el prestreno del filme en la Filmoteca de Catalunya, así como la realización de una masterclass suya organizada por la Escola de Cinema de Barcelona, hemos podido entrevistar al célebre autor de la trilogía Huevo, Leche y Miel (Oso de Oro en la Berlinale de 2010).


    Entrevista a Semih Kaplanoglu
    Texto de Rubén Seca | | Barcelona


    Me gustaría empezar preguntando por el origen de la idea de la película. ¿De dónde surge la necesidad o el interés por narrar esta historia?

    Todo surge de una idea que tuve de realizar una nueva trilogía alrededor de un mismo concepto: el del compromiso o promesa. Cada una de las películas es hilada a su manera alrededor de este tema. En la primera película de la trilogía, Commitment Asli (2019), decidí tratar el tema del compromiso de una madre para con su hijo. Pero a su vez, esta madre tenía otro compromiso para con su propia madre. Hay muchos aspectos a tratar alrededor del tema que nos conducen a muchos otros, un tema frecuente y relacionado con la vida misma.

    En La promesa de Hasan el protagonista tiene muchos compromisos con sus tierras y sus cultivos, y ello le ha llevado a cometer ciertas acciones. Alrededor de este mundo suyo, me pareció interesante abordar otros temas como la necesidad de Hasan de aprender a conocerse a sí mismo y el intentar corregir sus errores con la gente relacionada a su alrededor a la que ha dañado, en busca del perdón.

    Falta la tercera película, que si la vida lo permite, la haremos pronto. Cada película de la trilogía es en esta ocasión independiente la una de la otra, solo están unidas por la idea del compromiso.

    El guion se percibe muy elaborado. ¿Cuál es tu proceso de escritura a nivel creativo y cuánto tiempo te lleva?

    Cada guion tiene su propio proceso. En este caso, este lo he escrito bastante rápido. Pero como hago normalmente, tras escribir una primera versión, lo dejo reposar un tiempo y procedo a ir en la búsqueda de más elementos con los que enriquecer la historia. Es por ello que siempre viajo a la zona donde quiero rodar y empiezo a localizar de forma muy temprana. Conocer los lugares donde voy a filmar me ayuda a empaparme de los espacios y conocer a sus gentes. Para mí es muy importante conocer a las personas de la región, porque una vez las conozco bien me inspiro incluso en estas personas reales para luego condicionar el casting y buscar personas parecidas. Me gusta convivir un tiempo con estas personas que conozco allí y conocer parte de sus vidas y sus formas de hacer, para conocer su realidad. Puedo llegar a pasar dos o tres meses viviendo en la zona de las localizaciones escogidas. Tras conectar tanto con el lugar, es cuando procedo a realizar una segunda versión del guion haciendo una gran reescritura a partir de todo lo aprendido y de las personas que he conocido.

    Además, no solo soy director y guionista de mis películas, sino que soy también productor de ellas. Esto me lleva a tener un control de todos los procesos y tener que pensar también en aspectos organizativos y de producción. Al conocer tanto las localizaciones ya en una etapa tan temprana, me ayuda a anticipar los posibles problemas de producción y a tenerlo todo bien organizado.

    ¿Tenías ya escritos los guiones de las tres películas de la trilogía al empezar a filmar la primera película, o vas guion a guion?

    Antes de empezar esta trilogía tenía ya escritos unos cuantos guiones. Cogí algunas ideas que podía aplicar a este nuevo concepto de trilogía y que me servían especialmente para las dos primeras películas. Pero para la tercera que falta estoy escribiendo un guion completamente nuevo.

    La película tiene muchos simbolismos, como el concerniente al árbol. ¿Dónde surgen estas ideas, en el guion o durante el rodaje?

    Realmente yo no los considero como simbolismos. El árbol, por ejemplo, cuando utilizo su imagen, lo hago sabiendo que tiene muchos significados. Intento que cuando los espectadores vean la película, entiendan estos diferentes significados del árbol. Cada cosa tiene más de una razón de ser, su existencia tiene significados inmanentes más profundos, y cada persona puede hacer lecturas distintas. Por darte otro ejemplo más genérico, cuando tratamos el tema de la paz, solemos simbolizarla a través de una paloma. Pero una paloma, cuando pensamos en ella, no la limitamos a la paz, es más que eso, y me gusta en mis películas poder extender estos significados de las cosas.

    Me ha interesado antes lo que has explicado del casting, de conocer primero a las personas y luego hacer una selección buscando personas parecidas a las reales. ¿Podrías explicar un poco más al respecto de todo este proceso?

    Este proceso de casting es para mí la etapa más divertida de hacer una película, porque supone un gran proceso de aprendizaje. Como te decía antes, si por ejemplo voy a rodar en un pequeño pueblo, intento conocerlo de diferentes maneras de forma profunda y vivir en él bastantes meses. En La promesa de Hasan concretamente, me reuní durante mucho tiempo con agricultores, conviviendo, bromeando y conversando mucho con ellos, observando y compartiendo su vida en el día a día. Me empapo todo lo que puedo de ellos y me ayuda a aprender mucho a mí mismo, ya no solo de cara a la película, sino a nivel vital. Recuerdo por ejemplo una escena divertida que viví en ese proceso. Estaba un día en una tetería tomando algo con los agricultores durante su descanso, y de repente ellos vieron un coche que se acercaba. Todos se marcharon corriendo o se escondieron, y me quedé yo solo en el local. Extrañado con la situación, recibí a la persona que se bajó del coche para conocerle. Descubrí así que era un banquero que había concedido créditos a bastantes agricultores de la zona y que llevaba tiempo detrás de ellos para que pagaran sus deudas. Estaba frustrado de tener que perseguir a estos agricultores, él era un simple trabajador del banco que intentaba hacer su trabajo, pero a la vez parecía triste de tener que realizarlo. La reacción de los agricultores huyendo de él que viví tan de cerca también fue sorprendente. Este personaje no estaba en mi guion por ejemplo, pero al conocerle, vi importante e interesante añadirlo, también por cómo contrastaba con el mundo agrícola.

    A su vez, para poder conocer su mundo, lo primero es que yo logre entenderlo como guionista y director. Solo una vez yo lo tengo totalmente claro, me veo capaz de trabajar con los actores y poder explicarles y transmitirles exactamente lo que quiero de ellos. En mis películas, me importa encontrar personajes que se perciban como reales, que todo quede impregnado de la realidad, por eso intento que mis actores también la vivan y la entiendan antes del rodaje, a través de mi propia experiencia previa en la preparación.

    Me gustaría preguntar por tu planteamiento cinematográfico en esta película como director. ¿Cómo trabajas las ideas visuales tan poéticas y el lenguaje cinematográfico?

    En mis películas necesito un director de fotografía que me entienda perfectamente, que entienda lo que quiero transmitir. Tengo la suerte de que me acompaña como director de fotografía un gran amigo y viejo colaborador (Özgür Eken), con quien ya hacíamos cosas juntos cuando teníamos apenas 16 años. Él entiende siempre lo que yo quiero. Me reúno con él en cada proyecto para conversar largas horas sobre el guion y el espíritu de cada película, hasta impregnarle de todo el mundo que quiero crear y que conozca a la perfección los personajes y su mundo. Le explico la forma en la que quiero rodar cada escena, y decidimos incluso ya en qué época del año es mejor hacerlo, y posibles ideas de localizaciones. Una vez me aventuro a localizar y a vivir en la zona donde localizo, le invito a venir también para formar parte del proceso, una vez ya tengo claro que será ese el lugar. Juntos hacemos un planteamiento de qué horas son las más óptimas para rodar cada escena ya in situ en el lugar, y lo trabajamos todo juntos ya desde un buen inicio. Para mí es importante que no solo él, sino que todo el equipo entienda mi idea y mi visión, para poder ir todos en la misma dirección. Muchas ideas visuales las construyo ya en el guion, pero siempre acabo cambiando bastantes y descubriendo de nuevas una vez decido el lugar donde voy a rodar.

    El perdón Fantasías de un escritor Memoria Clara Sola
    Flixolé

    Estrenos

    Flixolé

    Inéditas

    Benediction

    Streaming

    Memoria