Introduce tu búsqueda

Pleasure
  • Cine Alemán Siglo XXI
    [8][Portada][slider3top]

    Sitges 2021 | Introducción: anotaciones sobre su programa

    Sitges 2021: colmillos fantásticos

    Introducción a la programación de la 54ª edición del Festival de Sitges.

    The Innocents, segundo largometraje de Eskil Vogt.
    La confirmación del guionista de Joachim Trier.

    En la última escena de Aullidos (The Howling, 1981), un parroquiano insomne sentado ante la barra de un diner le preguntaba a una chica que no aparecía en el plano: «¿Cómo la quieres, cariño?». La imagen se deslizaba ligeramente hacia la izquierda y revelaba a Elisabeth Brooks sonriendo a cámara, que contestaba: «Poco hecha». Los créditos finales se sucedían a ritmo de Pino Donaggio mientras contemplábamos una hamburguesa cocinándose sobre una grasienta plancha. La imagen es pura ironía posmoderna. Un chiste metalingüístico y un juego cariñoso con la memoria del género que –a través de un simple trozo de carne– apelaría, a fecha de hoy, la nostalgia de cualquier fan. Quizá los amantes del fantástico y el terror no coincidan en el punto de cocción a la hora del almuerzo, pero está claro que, cuando llegan las fechas del Sitges Film Festival y se congregan en torno a los cines Prado y Retiro, el auditorio del Hotel Meliá o las salas Tramuntana y Brigadoon, los fanáticos del susto y la tensión en pantalla se disponen a engullir películas con la misma voracidad que los hombres lobo de Joe Dante. Si a todo este le añadimos que en la 54ª edición del certamen –que se celebra del 7 al 17 de octubre– la figura del licántropo vertebra la temática de este año; Sitges se convierte, de repente, en un motivo de celebración digna de un aúllo en mitad de la noche.

    A modo de homenaje, desfilan por la programación títulos que apuntan al corazón de la cinefilia como la delirante Un hombre lobo americano en Londres (An American Werewolf in London, 1981) de John Landis, la controvertida La bestia (La bête, 1975) de Walerian Borowczyk y un clásico de la serie B de autocine y sesión doble como es I was a teenage werewolf (1957) de Gene Fowler Jr. Propuestas como éstas –en perfecta sintonía con la hamburguesa de Dante– comparten calendario con un puñado de novedades especialmente atractivas para el público hambriento de autorías. Esta vez, estrenan producción en la ciudad catalana nombres tan aclamados como Álex de la Iglesia, Paco Plaza, Edgar Wright, Ana Lily Amirpour, Mamoru Hosoda, Ari Folman y Ben Wheatley. Respectivamente, aparecen en sección oficial con el neogiallo Veneciafrenia (2021), la claustrofóbica La abuela (2021); un regreso juguetón a los viajes temporales titulada Last night in Soho (2021); la transgresora Mona Lisa and the Blood Moon (2021) —estas cuatro fuera de concurso—; dos ejercicios de animación estilizada –el primero nipón, el segundo belga– como Belle (2021) y Where is Anne Frank? (2021), y una producción de tremenda actualidad que se adentra en los bosques del terror vírico, In The Earth (2021), y que fácilmente podría dialogar con otras dos obras a competición que abordan el significado de pandemia: la ópera prima de Sean King O’Grady, We Need to Do Something (2021), y la británica The Feast (2021) de Lee Haven Jones.

    También optan al palmarés el aclamado comeback de Banjong Pisanthanakun, director tailandés de la icónica Shutter (2004), que regresa con el relato de exorcismos The medium (2021); la demoníaca Luzifer (2021) de Peter Brunner, producida en Austria por el perturbador Ulrich Seidl; las pesadillescas Son (2021) del irlandés Ivan Kavanagh y Lamb (2021) del islandés Valdimar Jóhannsson; y una serie de filmes sobre el miedo como herramienta de fragmentación familiar que va de Violation (2020) de Dusty Mancinelli y Madeleine Sims-Fewer, She Will (2021) de Charlotte Colbert, Silent Night (2021) de Camille Griffin y Coming Home in the Dark (2021) de James Ashcroft, todos ellos debutantes en la dirección de un largo; a otros como Nitram (2021) de Justin Kurzel –protagonizado por un monstruoso Caleb Landry Jones premiado en Cannes– e Inexorable (2021) del irregular Fabrice du Welz. Asimismo, destacan la noruega The Innocents (2021) de Eskil Vogt, la intrigante Seance (2021) de Simon Barrett, la comedia Barbaque (2021) de Fabrice Eboué y la supuestamente gótica The Deep House (2021) de Alexandre Bustillo y Julien Maury: sádicos miembros del New French Extremity. Por otra parte, llaman especialmente la atención Eight for Silver (2021) –la nueva cinta de Sean Ellis ambientada en un siglo XIX donde… ¡qué casualidad! Una aldea sufre los ataques de un animal salvaje– y la esperada Halloween Kills (2021), segunda secuela de esa reactivación de la saga Michael Myers donde David Gordon Green repite como realizador tras firmar un digno remake del clásico de John Carpenter.

    Eight for Silver, Sean Ellis.
    Una de las modestas sensaciones de Sundance 2021.

    Estrenan producción en la ciudad catalana nombres tan aclamados como Álex de la Iglesia, Paco Plaza, Edgar Wright, Ana Lily Amirpour, Mamoru Hosoda, Ari Folman y Ben Wheatley. Cabezas de cartel de una 54ª edición donde también hay hueco para una nueva hornada de cineastas españoles que apuesta por el género como punto de partida de sus carreras.


    En otro orden de apuestas por el cine de género, ilusiona descubrir nuevos rostros que debutan en terreno de ficción ibérica. David Casademunt propone El páramo (2021), una historia de terror rural protagonizada por Inma Cuesta, Roberto Álamo y Asier Flores. Juanjo Giménez llega con Tres (2021), inteligente thriller sobre una diseñadora de sonido –interpretada por Marta Nieto– que empieza a escuchar las cosas después de verlas; y Alberto Evangelio, con Visitante (2021), una intriga que recupera el subgénero de casas encantadas y fenómenos paranormales. Sin embargo, existen directores que no forman parte de la sección oficial, pero que también alimentan lo que parece una nueva oleada de cine fantástico con denominación española. Se trata de Jacinto (2021), otra muestra de terror dirigida por Javi Camino; La pasajera (2021) de Fernando González y Raúl Cerezo –éste último, descubierto por un servidor en el festival murciano Cine de Alcantarilla con un corto delicioso: 8 (2011)– y la satánica Y todos arderán (2021) de David Hebrero. Mención a parte merece el documental Sanjulian, el poder de la ilustración (2021) de David García Sariñena, que versa sobre el exquisito trabajo pictórico de Manuel Sanjulián: el Frank Frazetta hispano. Remata este abanico de estimulantes opciones la reposición de títulos de culto como El día de la bestia (1995) de Álex de la Iglesia, La bañera (1989) de Jesús Garay y El extraño viaje (1964) de Fernando Fernán Gómez.

    Por último, engrosan la lista The Blazing World (2021) de Carlson Young, el desbordante stop-motion de Phil Tippet en Mad God (2021), lo nuevo de Sion Sono –Prisoners of the Ghostland (2021)– protagonizado por el mítico Nicolas Cage, la alquimia cósmica de Bertrand Mandico en After Blue (2021), los ecos ochenteros de la debutante Prano Bailey-Bond en Censor (2021), el no tan esperado regreso de Neill Blomkamp a lo sobrenatural a través de Demonic (2021), la versión barata y excesiva de los X-Men que Gabriele Mainetti propone con Freaks Out (2021), la postapocalíptica Tides (2021) de Tim Fehlbaum y Limbo (2021), un neo-noir dirigido por Soi Cheang que proviene de Hong Kong. Todas estas películas encontrarán en la épica medieval de The Green Knight (2021) un cierre de altura que llega de la mano de la muy respetable distribuidora A24 y bajo la batuta del maestro David Lowery.

    Con todo, Sitges vuelve a presentarse tan monstruoso como siempre. Resulta imposible abarcarlo todo, pero difícil resistirse a la pulsión de hincar los colmillos a más propuestas de las que uno puede digerir. En cualquier caso, despuntan en medio de la tormenta títulos y eventos que impregnan el certamen de una óptica necesaria y comprometida. El hecho de que las primeras películas que abren este Sitges sean lo nuevo de Lily Amirpour –como película inaugural– y Titane (2021) de la prometedora Julia Ducornau –recién premiada con la Palma de Oro en Cannes– se percibe como una acertada política a favor de la igualdad de género en un festival que, entre otras actividades, celebra el programa WomanInFan. Una inyección de apoyo a jóvenes creadoras para aumentar su impacto en el mercado internacional. Recibirán beca Anna Moragriega (Ni oblit ni perdó, 2019), Irene Moray (Suc de Síndria, 2019) y Laura Ferrés (Los desheredados, 2017) en una clara apuesta por el empoderamiento del sector femenino que circula paralela a la mastodóntica exhibición de películas que alimentan un fantástico donde las directoras –exceptuando casos contados, como el de Alice Lowe, Karyn Kusama o Coralie Fargeat– son minoría. Otra cosa sería hablar de su presencia delante de la cámara. Las reinas del grito seguirán atrayendo en masa a los parroquianos del terror y arquetipos de hierro como la víctima heroica, la vengadora infernal o la madre terrible nunca morirán. Pero si hay algo que Sitges está facilitando –como gran novedad– es la posibilidad de equilibrar la balanza en un territorio dominado principalmente por hombres. Quién sabe. Quizá la próxima vez que disfrutemos de la ardiente Elisabeth Brooks pidiendo una burger poco hecha, descubramos, a continuación, una propuesta dirigida por una mujer capaz de romper estereotipos y refrescar el género sin perder ni una gota de gozosa fantasía.


    Carles M. Agenjo |
    © Revista EAM / Barcelona


    OFICIAL FANTÀSTIC COMPETICIÓN


    • AFTER BLUE, Bertrand Mandico, Francia.
    • BARBAQUE (SOME LIKE IT RARE), Fabrice Eboué, Francia.
    • BELLE, Mamoru Hosoda, Japón.
    • CENSOR, Prano Bailey-Bond, Reino Unido.
    • CLIFF WALKERS, Zhang Yimou, China.
    • COMING HOME IN THE DARK, James Ashcroft, Nueva Zelanda.
    • CRYPTOZOO, Dash Shaw, Estados Unidos.
    • DEMONIC, Neill Blomkamp, Canada.
    • EIGHT FOR SILVER, Sean Ellis, Francia.
    • EL PÁRAMO, David Casademunt, España.
    • FREAKS OUT, Gabriele Mainetti, Italia.
    • HERE BEFORE, Stacey Gregg, Estados Unidos.
    • IN THE EARTH, Ben Wheatley, Reino Unido.
    • LAMB, Valdimar Jóhannsson, Islandia.
    • LIMBO, Soi Cheang, Hong Kong.
    • LUZIFER, Peter Brunner, Austria.
    • MAD GOD, Phil Tippett, Estados Unidos.
    • NITRAM, Justin Kurzel, Australia.
    • OFFSEASON, Mickey Keating, Estados Unidos.
    • SÉANCE, Simon Barrett, Estados Unidos.
    • SHE WILL, Charlotte Colbert, Reino Unido.
    • SILENT NIGHT, Camille Griffin, Reino Unido.
    • SON, Ivan Kavanagh, Irlanda.
    • THE BLAZING WORLD, Carlson Young, Estados Unidos.
    • THE DEEP HOUSE, Julien Maury & Alexandre Bustillo, Francia.
    • THE EXECUTION, Lado Kvataniya, Rusia.
    • THE FEAST, Lee Haven Jones, Reino Unido.
    • THE INNOCENTS, Eskil Vogt, Noruega.
    • THE MEDIUM, Banjong Pisanthanakun, Tailandia.
    • THE TRIP, Tommy Wirkola, Noruega.
    • TIDES, Tim Fehlbaum, Alemania.
    • TRES, Juanjo Giménez, España.
    • VIOLATION, Madeleine Sims-Fewer & Dusty Mancinelli, Canadá.
    • VISITANTE, Alberto Evangelio, España.
    • WE NEED TO DO SOMETHING, Sean King O'Grady, Estados Unidos.
    • WHERE IS ANNE FRANK, Ari Folman, Bélgica.

    CARTELERÍA


    Quién lo impide
    Malmkrog
    Preparativos
    Pearl Metamorfosis

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

    "Sueñen. Vean cine."

    Estrenos

    Malmkrog

    Inéditas

    Quién lo impide

    Streaming

    Preparativos