Introduce tu búsqueda

El deshielo
FICX Imatge Permanent
  • Cine Alemán Siglo XXI
    [8][Portada][slider3top]

    Crítica | Insidious: Capítulo 2

    Insidious: Capítulo 2

    Revisiones del terror

    crítica de Insidious: Capítulo 2 | Insidious: Chapter 2, de James Wan, 2013

    James Wan, creador de una de las sagas de terror que ha ayudado a redefinir los elementos de atracción del género para el público de hoy. Director de Saw, única película de la franquicia que ha dirigido, y productor ejecutivo del resto de la saga; se asoció en 2010 con el cineasta Oren Peli, director de Paranormal Activity, dando lugar a la interesante Insidious. Una película que, con un ajustado presupuesto de millón y medio de euros, consiguió recaudar casi 100 a nivel mundial. El resultado: un trabajo sin demasiadas pretensiones a medio camino entre la fantasía paranormal y una cierta reminiscencia al terror clásico de caserones encantados, con algunas dosis de humor de incluidas. Una ligereza que confirmaba el espíritu lúdico de la cinta: un divertimento con algunos hallazgos visuales dignos de mención y con poco afán por convertirse en referente. Intenciones que dejaría para más tarde, con la reciente Expediente Warren, un ejercicio de estilo en toda su extensión, donde lo más importante no era tanto el contenido como la forma de presentarlo. Unas ambiciones en cuanto al tono y a la seriedad de la propuesta que contrastan notablemente con eso en lo se está convirtiendo la saga Insidious. O por lo menos, lo que su segunda parte ha aportado a la misma.

    Insidious: Capítulo 2, digámoslo cuanto antes, aporta poco a nivel general. No ayuda ni a su director ni a la franquicia. No hablemos ya del género en sí mismo. Esta nueva saga perpetrada por Oren Peli y James Wan a cuatro manos (ya con tercera parte planeada) no busca constituirse en nada más allá de un mero juguete. Que nadie busque la quinta esencia del horror. Las mayores virtudes de este segundo capítulo las encontramos en los mismos lugares que en la primera película, entre las brumas de ese plano fantasmal ejecutado con cierta inventiva. Sin duda lo más jugoso de toda esta gran excusa y de nuevo, lo menos aprovechado. James Wan recicla juegos formales. Insidious 2 se muestra apática, poco original. Como si la elegancia y el buen tino mostrados en The Conjuring se hubieran quedado allí, en aquel rodaje. Ni el espacio está tan bien aprovechado ni la puesta en escena posee la misma clase. Tiene cierto mérito al preocuparse por hilar bien su trama con el capítulo uno, extractos del mismo incluidos, empezando poco tiempo después de su conclusión. Pero ahí terminan los reconocimientos porque el desarrollo en sí es irregular como el sólo, confuso y con numerosas lagunas. El guión está escrito con una pasividad que asusta, dando las mejores lineas a la pareja cómica de investigadores paranormales que ya hizo su aparición estelar en la anterior iteración (ojo al dato: el guionista Leigh Whannell encarna a uno de ellos en la película). Ambos piden un spin off a gritos. Si James Wan quiere hacer su Scream particular en base al género, ahí tendría su mejor baza.

    Insidious: Capítulo 2

    El gran problema de esta película es que no sabe definirse. No es ni mucho menos una comedia, pero se permite ciertas licencias. Tampoco es algo que uno pueda tomarse demasiado en serio, porque las intenciones se derrumban en seguida. Está más cerca del espíritu de Melinda Gordon que del de Robert Wise. La sugestión de los primeros momentos desaparece con rapidez tras un comienzo algo dubitativo. Y acabamos con conversaciones entre entes y víctimas que cuelan muy poco. Habrá quién sepa defender la mitología creada para la ocasión. Merece la pena decir que tanto Wan como su co-guionista, Leigh Whannell, se han preocupado por dar cierta entidad a ese universo, pero el conjunto no termina de funcionar todo lo bien que debería. Precisamente por lo que antes comentábamos. La falta de definición es muy acusada, y los objetivos se quedan a medio camino en todo. Ni asusta, ni termina de entretener. Es predecible como ella sola y ni siquiera sus actores consiguen salvar el barco. Sus interpretaciones se muestran desenfocadas. Patrick Wilson suele tener armas suficientes para defenderse pero este no es un personaje que le beneficie. Y Rose Byrne es la eterna depresiva. Una actriz de rostro triste y angustioso, incluso en comedia, a la que le sienta mejor la melancolía de ciertos personajes (a su trabajo en The Dead Girl me remito) que el histerismo desfasado de estas madres del terror.

    Es complicado hablar de Insidious 2 como un caso aparte, pues aunque se muestra mucho menos acertada que la primera, lo cierto es que la atmósfera y estilo de ambas es el mismo. Es una cinta muy continuísta. Wan apuntala el aspecto formal optando por una fotografía que unifique lo que va a ser toda esta saga, manteniendo el color plateado y gris que ya caracterizó el anterior episodio. El problema esta precisamente en que lo que esta historia tiene que aportar como secuela... resulta bastante poco interesante. Nada que no hayamos visto ya antes, y presentado de mejor forma. En las dos se respira la presencia constante tanto de productor como de cineasta. Oren Peli imprime su sello en esas alternancias de texturas en la imagen, cuando la narración tradicional de Wan da paso a varios ejercicios de falso documental que llevan a cabo los personajes. Cualquier excusa sirve, desde la conocida entrevista en plena hipnosis, al socorrido vagabundeo por un edificio en ruinas en busca, tal vez, de esa fotografía o documento que aclare la naturaleza maligna del ente que ronda la casa. Todo es material con aroma retro. Pero qué otra cosa podíamos esperarnos. El terror de hoy está fuertemente anclado al realismo y la visceralidad. Vendrá siempre de manos de otra persona, un psicópata o un asesino, como mucho un zombie. Cabe reconocer la valentía de James Wan adoptándolos en su discurso, pero no nos engañemos, los fantasmas de hoy lo tienen difícil. Compiten con una sensibilidad para la que ya no resultan atractivos. ★★★★★

    Gonzalo Hernández.
    Redacción Madrid.

    Estados Unidos, 2013. Título original: Insidious: Chapter 2. Director: James Wan. Intérpretes: Patrick Wilson, Rose Byrne, Barbara Hershey, Ty Simpkins, Steve Coulter, Leigh Whannell. Guión: Leigh Whannell, James Wan (idea). Fotografía: John R. Leonetti. Producción: Blumhouse Productions, Entertainment One, FilmDistrict, IM Global, Room 101. Fecha de estreno oficial: Cánada, Irlanda, Reino Unido, Estados Unidos (13 de Septiembre).

    Insidious: Capítulo 2 póster
    El perdón Fantasías de un escritor Memoria Clara Sola
    Alemania
    Alemania

    Estrenos

    Streaming

    Ti Mangio
    De humanis El colibrí
    En nombre de la tierra

    Inéditas

    Rizoma