Introduce tu búsqueda

  • Cenotafio faraónico.
    «Blade Runner 2049», de Denis Villeneuve.

    Especial Festival de San Sebastián.
    Cobertura completa de la 65ª edición.

    Sensualidad praxiteliana.
    «Call me by your name», de Luca Guadagnino.

    Insert Coin.
    «Good Time», de los hermanos Safdie.

    Dos ventanas al vacío.
    «A Ghost Story», de David Lowery.

    40 películas para los Oscars 2018


    Lean on Pete, Andrew Haigh.

    La semana pasada se anunciaron las principales apuestas para los festivales de Venecia y Toronto de este año, de cuyo listado se podrían además deducir buena parte de las cintas que pasarán por Telluride, aparte de la película de clausura en Nueva York, completando así el cuadro de certámenes posestivales que marcarán el pistoletazo de salida de la temporada de premios. Como es casi obligado hacer escala en ellos para intentar ser nominado o premiado en los Óscar, con esta información podemos ya predecir con cierta seriedad las que tienen más posibilidades. Inevitablemente varias se quedarán por el camino (ya sea por frustrar las expectativas depositadas en ellas o por retrasar su fecha de estreno) y surgirán otras pocas de las que apenas se sabe nada ahora. En cualquier caso, mirando sobre todo a la terna con distribución asegurada, y considerando aspectos como su temática y equipo, los rumores sobre sus pases previos, la campaña que algunos están preparando o incluso la acogida general que algunas ya han tenido, puede adelantarse el siguiente listado. Siguiendo la tradición incluimos 40 filmes, por orden alfabético, esperando al menos mantener nuestro porcentaje de acierto de pasadas ediciones. Para ello excluimos algunos filmes que probablemente no llegarán a la cartelera hasta 2018, como Annihilation (Alex Garland), Under the Silver Lake (David Robert Mitchell), The Aftermath (James Kent) o Inmersión (Submergence, Wim Wenders), u otros de los que tenemos noticias algo negativas, como El castillo de cristal (The Glass Castle, Destin Daniel Cretton), Stronger (David Gordon Green), El gran showman (The Greatest Showman, Michael Gracey) o Marshall (Reginald Hudlin)… sin descartar con su mención que alguna pudiera sorprender y unirse a las favoritas, que a priori son:

    01. All the Money in the World, de Ridley Scott. Dudábamos si empezar este recuento con esta cinta o The 15:17 to Paris (Clint Eastwood), curiosamente ambas todavía en rodaje pero con la veteranía y eficacia de sendos directores que asegurarían tenerlas listas a finales de año. Nos hemos decantado por la de Scott al no haber espacio para las dos, por dos razones principales: su trama más ambiciosa, que narra el secuestro real del heredero John Paul Getty III en 1973; y su atractivo elenco, con nombres como Mark Wahlberg, Kevin Spacey o Michelle Williams. Será de las últimas en llegar, si no median retrasos, pero podría dar la campanada.

    02. Battle of the Sexes, de Jonathan Dayton y Valerie Faris. Si el año pasado fue el que intentó resolver la controversia OscarSoWhite, este podría ser el que revirtiese la tendencia de OscarSoMale. Y es que cada vez más voces reclaman una mayor presencia femenina en la industria, en igualdad de condiciones con los varones, discurso que tuvo uno de sus hitos en el mundo del deporte con la rivalidad entre Billie Jean King (Emma Stone) y Bobby Riggs (Steve Carell), por cierto también en 1973. Dirige la pareja responsable de Pequeña Miss Sunshine (Little Miss Sunshine, 2006), y la película pasará por Toronto poco antes de sumarse a la cartelera.

    03. The Big Sick, de Michael Showalter. Casi siempre hay hueco para el cine independiente en los grandes premios hollywoodienses, y más si se trata de un inesperado hit veraniego que reformula el género común de la comedia romántica. Tras su paso por Sundance entre otros certámenes, el filme de Showalter, sobre una pareja interracial que debe afrontar una grave enfermedad, está cosechando un gran éxito de crítica y público en Estados Unidos, sobre todo desde sus escasas pretensiones presupuestarias. Sin soñar en exceso, aparte del guion su mejor envite estaría en la categoría de mejor actriz secundaria de la mano de Holly Hunter.

    04. Blade Runner 2049, de Denis Villeneuve. Una de las películas más esperadas del año es sin duda la secuela del clásico de 1982, retomando la historia 30 años después (para nosotros 35) de la desaparición de Rick Deckard (Harrison Ford). Un nuevo blade runner, K (Ryan Gosling), sigue su pista por los parajes posapocalípticos que a juzgar por los trailers ha sabido captar de forma impresionante Roger Deakins. A la decimocuarta podría ir la vencida para el director de fotografía, en su tercera colaboración con Villeneuve, que también repite con Jóhann Jóhannsson para tratar de emular la música de Vangelis. Sabremos si cumplen estas imposibles expectativas el 6 de octubre.

    05. Breathe, de Andy Serkis. La ópera prima de la voz y los gestos detrás de Gollum o César es esta historia real del matrimonio formado por Robin y Diana Cavendish y la superación de la enfermedad de polio del primero. La temática y la ambientación nos recuerdan las de La teoría del todo (The Theory of Everything, James Marsh), cuyo director por cierto también tiene pendiente de estreno The Mercy, otro romance de época. Aquí encontramos además a Andrew Garfield y Claire Foy en papeles similares a los de Redmayne y Jones, aunque veremos si pueden repetir su éxito cuando la cinta se estrene en octubre tras pasar por Londres y Toronto.

    06. Call Me by Your Name, de Luca Guadagnino. La película más alabada desde Sundance es esta adaptación de la novela de André Aciman sobre el descubrimiento sexual de un italo-americano en el verano de 1983, guionizada nada menos que por James Ivory. Otro aspecto destacable son las interpretaciones, con la pareja formada por Timothée Chalamet y Armie Hammer, y a nivel secundario Michael Stuhlbarg. Sony Pictures Classics va a retrasar su llegada a la cartelera americana hasta noviembre, tras recorrer otros certámenes, para seguir aumentando el buzz de una de las apuestas más convincentes para acumular nominaciones y galardones.

    07. The Current War, de Alfonso Gomez-Rejon. El principal as en la manga esta temporada del perseverante Harvey Weinstein debería ser este recuento de la rivalidad entre Edison y Westinghouse por difundir su noción del mercado eléctrico (ojo al juego de palabras del título), sobre todo porque otras opciones de la compañía como Mary Magdalene (Garth Davis) o Tulip Fever (Justin Chadwick) parecen estar en el limbo. La nueva obra del director de Yo, él y Raquel (Me and Earl and the Dying Girl) despierta en cambio mayor interés, reforzado por la presencia de Benedict Cumberbatch, Michael Shannon o Katherine Waterston.

    08. The Death of Stalin, de Armando Iannucci. Esta es una de nuestras menciones más arriesgadas porque todavía no ha sido anunciada en ningún festival (aunque podría estar en las próximas ternas de Toronto) ni tiene fecha de estreno. Además su distribuidora IFC Films no es tan experimentada como otras. Sin embargo el regreso a la gran pantalla de Armando Iannucci, adaptando una novela gráfica sobre los últimos días de Stalin y sus conflictos sucesorios, viene despertando entusiastas tweets y podría encajar bien en la crítica política del curso, apoyado por su amplio reparto formado por Steve Buscemi, Olga Kurylenko, Andrea Riseborough o Jason Isaacs.

    Llámame por tu nombre, Luca Guadagnino.

    «Si el año pasado fue el que intentó resolver la controversia OscarSoWhite, éste podría ser el que revirtiese la tendencia de OscarSoMale».


    09. Déjame salir (Get Out), de Jordan Peele. No es habitual que los filmes estrenados en los primeros meses del año aguanten el tirón del resto y logren permanecer luego en la mente de los votantes. Por eso hemos dejado fuera la espléndida Z, la ciudad perdida (The Lost City of Z, James Gray, 2016), entre otras. Pero la excepción a la regla debería ser el inesperado éxito de Jordan Peele, que habla del problema racial desde un punto de vista tan terrorífico como divertido, pues se ha convertido en uno de los fenómenos del año en Estados Unidos, con un gran seguimiento que se esforzará en que la cinta no quede olvidada en los próximos meses.

    10. Detroit, de Kathryn Bigelow. Hace 50 años la ciudad de Detroit se vio revuelta por uno de los mayores disturbios del movimiento por los derechos civiles, y en particular en el Algiers Motel murieron tres personas y otras nueve fueron torturadas. Bigelow y Mark Boal vuelven a colaborar para narrar estos hechos, con un reparto coral en el que destacan John Boyega o Will Poulter, conformando un intenso filme que ha sido muy bien recibido por la crítica. Con todo, su inminente estreno exigirá también unas buenas taquilla y campaña para mantener su relevancia hasta finales de año, haciéndose cargo de ello Annapurna, por primera vez en labores de distribución.

    11. Disobedience, de Sebastián Lelio. El cineasta chileno podría repetir lo de su compatriota Larraín el año pasado, con un primer filme nacional ya presentado y aclamado (aquí Una mujer fantástica) y un segundo anglosajón de mayor difusión que pasará por tierras canadienses a la espera de obtener distribución bajo su frontera. Estamos ante una adaptación del libro de Naomi Alderman sobre el amor prohibido entre dos mujeres judías, una soltera y otra casada, interpretadas respectivamente por Rachel Weisz y Rachel McAdams. Es una propuesta sin duda atractiva que esperamos pueda confirmar su estreno para este año.

    12. Downsizing, de Alexander Payne. Esta es una excepción a las exclusiones que hacíamos al principio, puesto que lo nuevo de Payne, un ambicioso relato de ciencia ficción sobre un hombre (Matt Damon) que con otros decide encoger su tamaño para vivir con mayor holgura, ha sufrido varios pases previos con una acogida bastante mala. Sin embargo su anuncio como apertura en Venecia, cuyo historial para los Óscar en los últimos años es prometedor, sin olvidar su paso por Telluride y Toronto, muestra que Paramount tiene fe en este proyecto, tanto más teniendo en cuenta que esperará a estrenarlo en diciembre, con varios meses desde su puesta de largo festivalera.

    13. Dunkerque (Dunkirk), de Christopher Nolan. El apabullante trabajo de Christopher Nolan para recrear la evacuación de Dunkerque con una historia a tres bandas interpretada por Mark Rylance, Tom Hardy o Fionn Whitehead entre otros, es uno de los trabajos más celebrados en lo que llevamos de año y podría eclipsar otros blockbusters bien recibidos como Baby Driver (Edgar Wright), La guerra del planeta de los simios (War for the Planet of the Apes, Matt Reeves) o incluso Wonder Woman (Patty Jenkins). Y es que debería ser la prioridad de Warner Bros., aprovechando el tirón de Nolan y la deuda que para muchos tiene con él la Academia.

    14. Film Stars Don’t Die in Liverpool, de Paul McGuigan. Hace unos días se ha sabido que Sony Pictures Classics se ha hecho con los derechos para distribuir esta premiere de Telluride, buscando en particular sacarle rédito a su protagonista Annette Bening, una plurinominada aún sin estatuilla dorada que aquí se mete en la piel de Gloria Grahame, cuando ésta tuvo un romance tardío en la ciudad inglesa. Su compañero Peter Turner, en cuyas memorias se basa el relato, tiene los rasgos de Jamie Bell, y el director de ambos no tiene una trayectoria demasiado esperanzadora pero aquí apunta maneras. Cuanto menos, puede ser por fin la hora de Bening.

    15. The Florida Project, de Sean Baker. Una de las películas que causó mayor sorpresa y agrado en el pasado festival de Cannes fue esta del responsable de Tangerine (2015), en el que prosigue con su descripción de las clases más marginales de los suburbios norteamericanos, centrando ahora el foco en unas niñas y sus padres que viven en los alrededores de Disney World. Sus intérpretes son desconocidos salvo el gerente del motel a cargo de Willem Dafoe, que en la categoría de mejor actor secundario aparece como favorito temprano. A24, que el año pasado llevó a Moonlight (Barry Jenkins) a la gloria, tiene planeada una distribución similar…

    Dunkerque, Christopher Nolan.

    «No es habitual que los filmes estrenados en los primeros meses del año aguanten el tirón del resto y logren permanecer luego en la mente de los votantes».


    16. La forma del agua (The Shape of Water), de Guillermo del Toro. Esta nueva incursión del cineasta mexicano en el cuento fantástico, ahora ambientado en la Guerra Fría en un laboratorio donde está encerrada una criatura marina de la que se enamora una empleada (Sally Hawkins), está en una posición similar a la de Downsizing, en cuanto a su presencia en los tres certámenes de principios de septiembre antes de llegar a salas en diciembre. Pero en este caso solo hemos oído grandes cosas de esta película, que ya cuenta con un precioso tráiler y con la cual la muy fiable Fox Searchlight podría llegar a arrasar en el Dolby Theatre.

    17. Goodbye Christopher Robin, de Simon Curtis. Hace unas semanas se dio a conocer cierta información sobre esta cinta, que narra la creación de Winnie the Pooh por A.A. Milne (Domhnall Gleeson) inspirándose en su hijo C.R. Milne (el del título), que llevó a enfatizar sus aspiraciones, aunque poco después salió un trailer demasiado convencional que bajó un tanto los ánimos. Fox Searchlight adelantó además el estreno en Estados Unidos un mes, de noviembre a octubre, pero al menos por ahora no tiene previsto lanzarlo previamente en los mentados festivales. No creemos que vaya a saberse mucho más hasta entonces, por lo que la propuesta es incierta.

    18. Hostiles, de Scott Cooper. Este es un caso curioso, porque ha generado repentina atención en los últimos días sin ninguna promoción directa. Lo explicamos: en la conferencia de prensa de Venecia, su director Alberto Barbera comentó que este Western protagonizado por Christian Bale, en el que escolta a un moribundo jefe indio, era de lo que más se arrepentía no poder exhibir en su Mostra, omisión que le dispensaba de tal cumplido. Además su inclusión en Toronto anticipa una premiere en Telluride sin distribución aún fijada, algo infrecuente cuando se trata de un proyecto de holgado presupuesto como éste, lo cual es una señal de mucha confianza…

    19. I, Tonya, de Craig Gillespie. Este biopic de la patinadora Tonya Harding tiene ciertos paralelismos con la ya citada Battle of the Sexes, al menos en lo referente al éxito de una mujer deportista que se ve entorpecido por la intervención masculina. Y aunque hasta hace poco se dudaba si estaría listo este año, el anuncio de su premiere en Toronto lo confirma y además hace suponer que llegará a las salas en otoño. Aprovecharía con ello la competitividad, esta vez en la alfombra roja, que deberían proporcionar su protagonista Margot Robbie y sobre todo la experimentada secundaria Allison Janney, que encarna a su madre en un papel bastante jugoso.

    20. El instante más oscuro (Darkest Hour), de Joe Wright. No es muy habitual que uno mantenga su estatus de favorito durante muchos meses, sobre todo cuando se basa más en conjeturas que en la valoración de su esfuerzo. Pero esto es lo que lleva haciendo Gary Oldman desde que se supo que interpretaría a Winston Churchill, salvando las diferencias de físico con generosas dosis de maquillaje. Su resultado ha sido cuestionado a la vista del reciente tráiler, pero en cualquier caso estamos ante una película muy del gusto de los académicos tradicionales, con una estrategia además consolidada: paso por Telluride y Toronto y estreno en noviembre gracias a Focus Features.

    21. Kings, de Deniz Gamze Ergüven. El siguiente paso que diese la premiada cineasta de Mustang (2015) suscitaba cierto interés, y la franco-turca se ha trasladado para ello a Estados Unidos, subiendo el listón (reuniendo para ello a estrellas como Daniel Craig o Halle Berry) para contarnos las peripecias de una familia de Los Angeles ante los disturbios posteriores al proceso de Rodney King en 1992. Al igual que I, Tonya, ha habido que esperar al programa canadiense para confirmar que la cinta estaría lista para la temporada de premios, siempre y cuando su distribuidora The Orchard juzgue oportuno estrenarla a tiempo.

    22. Lady Bird, de Greta Gerwig. La ópera prima de una de las mejores actrices de su generación podría erigirse este año como la estandarte por excelencia del subgénero de la comedia joven independiente, en su vertiente más hipster, sobre todo si Gerwig sigue los pasos de su pareja y mentor Noah Baumbach. Para ello escribe y dirige la historia de una universitaria del Norte de California, cediendo su alter ego a Saoirse Ronan, cuyo intrigante e inesperado personaje tiene el nombre y apellido del título. Tras el consabido recorrido por Telluride y Toronto, A24 tiene programado un estreno otoñal en colaboración con IAC Films.

    Mudbound, Dee Rees.

    «Hemos insistido hasta ahora en la importancia de pasar por certámenes previos, pero […] puede haber alguna excepción…»


    23. Last Flag Flying, de Richard Linklater. Estamos aquí ante una de las contendientes a priori más fuertes, por varios motivos: su premiere mundial como apertura del prestigioso festival de Nueva York; su estreno doméstico semanas más tarde entre Amazon y Lionsgate; su equipo artístico formado por un cineasta pendiente de mayor reconocimiento y sus tres carismáticos actores (Bryan Cranston, Steve Carell y Lawrence Fishburne); y en fin su temática de empaque social, pues aquellos interpretan a tres veteranos de la Guerra de Vietnam que recorren el país para enterrar al hijo fallecido de uno de ellos, en este caso en Irak. Sería raro que este conjunto de elementos fallase.

    24. LBJ, de Rob Reiner. Si como decíamos es difícil que una película no pierda fuelle cuando transcurren demasiados meses desde su primer visionado hasta la temporada de premios, no digamos cuando ha transcurrido más de un año. Pero siempre puede haber alguna excepción, y este biopic del trigésimo sexto presidente de Estados Unidos (aquí Woody Harrelson), que ya estuvo el año pasado en Toronto, tiene algún punto a favor. El principal es precisamente que, pese a su aceptable acogida de entonces, Electric Entertainment esté esperando hasta el próximo noviembre para llevarlo a la cartelera, aunque está por ver si esta joven distribuidora podrá sacarle provecho.

    25. Lean on Pete, de Andrew Haigh. Poco se sabe del nuevo trabajo del director de la maravillosa 45 años (45 Years, 2015), que baja un par de generaciones para seguir el rastro de un adolescente (Charlie Plummer) que protagoniza una especie de road movie, acompañado por el caballo del título, para encontrar a su tía y hogar. Pese al reconocimiento del cineasta, se dudaba si la ya muy cargada A24 podía postergar su puesta de largo hasta el año que viene, sobre todo tras su omisión en la terna inicial canadiense. Pero de repente fue nombrada por Alberto Barbera dentro de la competición veneciana, por lo que en principio no debería tardar luego en estrenarse.

    26. Molly’s Game, de Aaron Sorkin. Nos resistimos a abandonar del todo una de nuestras apuestas tempranas para 2017, aunque han surgido datos desalentadores: la vuelta a la filmación tras haber cerrado el proceso, el despido del montador cuando ya había empezado su labor, la presumible ausencia de todo certamen importante, esperando quizás al AFI Fest, lo cual recuerda la fallida trayectoria de Miss Sloane (John Madden)… La comparativa trae causa del protagonismo de Jessica Chastain, en la piel de la esquiadora y empresaria relacionada con el mundo del póquer Molly Bloom, en el debut de alguien que pese a todo se merece casi nuestra fe ciega.

    27. mother!, de Darren Aronofsky. El nuevo trabajo del director de Cisne negro (Black Swan, 2009) es de lejos el que está rodeado de mayor secretismo este año. Incluso se ha dicho que Paramount no quería ir a los festivales para evitar spoilers, aunque al final ha adelantado su estreno al 15 de septiembre para que apenas pase tiempo desde su premiere en Venecia y Toronto. Pese a la inminencia de la fecha, sólo se han difundido hasta ahora un asombroso póster dibujado y un teaser literalmente opaco, y sólo se sabe que el drama tiene que ver con la perturbación que sufre el matrimonio formado en pantalla por Jennifer Lawrence y Javier Bardem.

    28. Mudbound, de Dee Rees. Otro filme bien recibido en Sundance fue esta adaptación de la novela de Hillary Jordan sobre varios combatientes de la Segunda Guerra Mundial a su vuelta al Missisipi rural, destacando de nuevo su fondo racial. La coescribe y dirige una cineasta afroamericana conocida antes por Pariah (2011), y cuenta en su cast con actores que han llamado aquí la atención como Jason Mitchell o Mary J. Blige, además de Carey Mulligan o Garett Hedlund. Asimismo se ha hecho con un buen equipo de campaña. Suena a caballo ganador, pero hay un obstáculo que hasta ahora se ha demostrado insalvable: su distribución por Netflix.

    29. El muñeco de nieve (The Snowman), de Tomas Alfredson. Hemos incluido alguna propuesta de género a priori más alejada de los Óscar, aunque nunca se sabe, como es este regreso al thriller nórdico, por no decir gélido, de quién ya realizó El topo (Tinker Tailor Soldier Spy, 2011) y Déjame entrar (Låt den rätte komma in, 2008). El talento involucrado para narrar la investigación del detective creado por Jo Nesbø, con los rasgos de Michael Fassbender, incluye nada menos que la partitura de Jonny Greenwood y un guion a tres manos entre Hossein Amini, Matthew Michael Carnaha y Peter Straughan. Se estrena en nuestro país el 12 de octubre.

    30. Novitiate, de Margaret Betts. Este es el sexto y último título que enumeramos dirigido por una mujer, al igual que el citado hace dos puestos procedente con éxito de Sundance, entre los cuales por cierto podríamos haber hecho hueco para un tercero, The Rider (Chloé Zhao), aunque su alcance es menor. Centrándonos en la ópera prima de Margaret Betts, se sitúa en tiempos del Concilio Vaticano II para enfocar a una aprendiz de monja con dilemas de fe, la Iglesia cambiante y su sexualidad. Adquirida por Sony Pictures Classics, su estreno el 27 de octubre tras pasar por Toronto augura una seria candidata, al menos para la actriz secundaria Melissa Leo.

    Wonderstruck
    Wonderstruck, Todd Haynes.

    «Amazon, una distribuidora en auge que este año se ha erigido en dueña y señora del Festival de Nueva York».


    31. The Papers, de Steven Spielberg. Este filme viene situándose por defecto a la cabeza de varias quinielas, y en verdad se trata de un proyecto envidiable, desde las garantías que ofrece su realizador hasta su reparto de ensueño, encabezado por Tom Hanks y Meryl Streep pero integrado además por Michael Stuhlbarg, Alison Brie, Bradley Whitford o Sarah Paulson entre otros muchos actores conocidos. Narra la epopeya periodística sobre el conflicto entre el Washington Post y varios gobiernos para informar sobre asuntos polémicos, lo cual ofrece un gran símil con la actualidad política. La única pega es que llegará tarde y deprisa, pues aún se está rodando.

    32. Phantom Thread, de Paul Thomas Anderson. Lo último del gran Paul Thomas Anderson, un misterioso drama ambientado en el mundo londinense de la moda en los años 50, plantea varios interrogantes, desde su tardía filmación y estreno quizá precipitado, o la decisión del propio Anderson de fotografiar por primera vez su trabajo. En cualquier caso no deberíamos dudar de quien con apenas 47 años es ya considerado todo un maestro, reuniéndose aquí con otro titán como es Daniel Day-Lewis, que por cierto ha prometido retirarse ya para dedicarse precisamente al diseño de ropa: igual esta vez ha llevado su absorbente método actoral demasiado lejos.

    33. La Reina Victoria y Abdul (Victoria and Abdul), de Stephen Frears. El veterano cineasta británico viene siendo un valor seguro, al menos en cuanto a nominaciones se refiere para sus actrices principales, lo cual debería beneficiar aquí de nuevo a Judi Dench. La todavía más experimentada actriz inglesa regresa a su personaje de la reina Victoria para conducirnos por la amistad que tuvo con un tal Abdul Karim, en tiempos de apogeo del colonialismo. Una vez más Venecia y Toronto serán altos previos al estreno en salas, previsto en casi todo el mundo en septiembre, para ir ganándose el favor del numeroso público fiel a este tipo de historias.

    34. Roman Israel, Esq., de Dan Gilroy. El director y guionista detrás de uno de los debuts más estimulantes de los últimos años, Nightcrawler (2014), vuelve con otra narración centrada en las andanzas de un personaje errante, en este caso un abogado idealista y extravagante que da nombre a la película y que corre a cargo de Denzel Washington. Es un papel que a juzgar por su descripción y las fotos que nos han llegado, podría valerle a su actor una tercera estatuilla que se le resistió el año pasado. En cualquier caso estamos ante una película con serias papeletas en varios apartados, que conoceremos mejor cuando Sony la lance el 3 de noviembre.

    35. Suburbicon, de George Clooney. El glamour está asegurado en Venecia con la puesta de largo de este título, dirigido y coescrito por Clooney junto a los hermanos Coen y Grant Heslov, que cuenta con el protagonismo de Matt Damon secundado por Oscar Isaac o Julianne Moore. Todos ellos son títeres dirigidos por el aciago destino reservado a la población de Suburbicon, una idílica urbanización en la que sin embargo proliferan individuos de muy mala fe. El divertido tráiler deja patente la ironía de la trama, aunque habrá que ver si estos elementos se prestan bien a los Óscar. El estreno en Estados Unidos es el 27 de octubre al amparo de Paramount.

    36. Thank You for Your Service, de Jason Hall. Hemos insistido hasta ahora en la importancia de pasar por certámenes previos, pero de nuevo puede haber alguna excepción como este debut del guionista de El francotirador (American Sniper, Clint Eastwood, 2014), donde insiste en el estrés postraumático que puede generar la guerra de Iraq, con varios soldados afectados y en particular el encarnado por Miles Teller. Es un ejemplo de heroísmo anónimo que se asemeja a otros dos que cabe siquiera mencionar: Only the Brave (Joseph Kosinski) y Mark Felt: The Man Who Brought Down the White House (Peter Landesman), todos con estreno otoñal.

    37. Three Billboards Outside Ebbing, Missouri, de Martin McDonagh. Se rumoreó que podría llegar a Cannes porque lleva un tiempo acabada, pero al final la nueva gamberrada del creador de Escondidos en Brujas (In Bruges, 2008) se podrá ver por primera vez en Venecia y Toronto, como mandan los cánones. Se estrenará luego el 10 de noviembre en Norteamérica gracias a Fox Searchlight, que debería garantizar una buena promoción, en particular en provecho de su protagonista Frances McDormand. Ésta interpreta a la madre de la víctima de un caso sin resolver, cuya tardanza la lleva a tomar medidas drásticas contra la policía del susodicho pueblo.

    38. Wonder, de Stephen Chbosky. Terminamos nuestro recorrido con la primera de tres presuntas maravillas, ésta una adaptación del best seller de R.J. Palacio sobre un tal August Pullman (Jacob Tremblay), un niño con deformaciones faciales que atiende la escuela por primera vez, apoyado por sus padres interpretados por Julia Roberts y Owen Wilson. Esta cinta del director de Las ventajas de ser un marginado (The Perks of Being a Wallflower, 2012) ha batido récords en los test de audiencia de Lionsgate, aunque sorprende entonces que esta no haya querido apostar por el premio del público en Toronto, antes del estreno el 17 de noviembre.

    39. Wonder Wheel, de Woody Allen. La innominada película de clausura en el festival de la ciudad de Nueva York a la que nos referíamos al principio ha resultado ser la anual de uno de sus hijos predilectos, una tragicomedia familiar de nuevo vuelta al pasado, en concreto a los años 50 en Coney Island. Dicen que es un regreso a plena forma de Allen, logrando comparaciones con Blue Jasmine (2013) sobre todo en cuanto al esfuerzo de la otra Kate, Winslet, que sería una de las favoritas al Óscar a mejor actriz. Amazon tiene previsto en cualquier caso dar publicidad general a este filme, a estrenar en diciembre tanto en Estados Unidos como en España.

    40. Wonderstruck, de Todd Haynes. Aunque sea por orden alfabético, es oportuno acabar la selección con este título, puesto que hace unos meses parecía ser la rival a batir y ahora en cambio ha caído casi hasta lo más bajo. La razón ha sido su tibio paso por Cannes, aunque la bonita historia entrelazada de Haynes, sobre dos niños a la aventura en Nueva York, podría recobrar visibilidad precisamente cuando vuelva a visionarse en el certamen de esta ciudad, del que ha sido elegida centerpiece. Valga el dato adicional de que también está financiada por Amazon, una distribuidora en auge que este año se ha erigido en dueña y señora del festival neoyorquino.

    El jardín

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

    "Sueñen. Vean cine."

    Estrenos

    Festivales

    • Cuaderno de viaje: análisis visual y narrativo de Twin Peaks

      «Aviso al lector: este texto, como la anterior entrega que publicamos, está plagado de spoilers que detallan información de los capítulos reseñados. Está concebido con la esperanza de ser un acompañamiento a las experiencias de visionado previas de cada uno, y como tal asume la incompletitud de su análisis. Ni ofrece, ni lo pretende, una lectura totalizadora de la serie. Sino una serie de fragmentos rescatados, puestos en una relación más o menos arbitraria y leídos bajo una serie de constantes que se adivinan en Lynch, pero que quizá tengan mucho de las propias inquietudes de quien escribe...».
    • El cine de Maya Deren. Una mirada a su filmografía

      «La consolidación de la mujer en la industria del cine es algo tan reciente y, por desgracia, tan condenado a un inevitable período de reafirmación presumiblemente extenso, que resulta muy difícil establecer una lectura del papel femenino en el cine y, mucho menos, en el cine de vanguardia, pues su relación parece más coincidente que desencadenante. Sólo en las últimas entregas de los grandes festivales, ha sido motivo de indignación y debate la ausencia de una participación femenina más cuantiosa...».
    • El tedio según Sofia Coppola

      «Si nos detenemos a analizar la filmografía de Sofía Coppola, encontramos un denominador común en todas sus historias. Los personajes que retrata la realizadora neoyorquina están embriagados por el aburrimiento, por una sensación de pesadumbre que les arrastra y que, de un modo u otro, actúa como catalizador de sus actos. Puede ser un elemento impuesto, como ocurre en Las vírgenes suicidas, y del que solo hay una manera de escapar; que viene dado por el entorno, como en Lost in translation, donde se materializa en un sentimiento de extrañeza que acaba por unir a dos almas solitarias...».

    Extras

    Premios

    [12][Trailers][slider3top]