Introduce tu búsqueda

  • Malas calles.
    «Good Time», de los hermanos Safdie.

    Down by Earth.
    «Song to Song», de Terrence Malick.

    Dos ventanas al vacío.
    «A Ghost Story», de David Lowery.

    Loyal to the nightmare of my choice.
    «Dunkerque», de Christopher Nolan.

    Sensualidad praxiteliana.
    «Call me by your name», de Luca Guadagnino (Próximamente).

    Tráiler: Alien: Covenant, de Ridley Scott

    Alien: Covenant

    El universo Alien está más vivo que nunca. Treinta y ocho años después del estreno de la obra maestra que inauguró la saga, Alien, el 8º pasajero (Ridley Scott, 1979), la 20th Century Fox sigue apostando por explotar al máximo la fórmula de ciencia ficción y terror que tan buenos beneficios económicos le ha reportado, tanto con sus secuelas Aliens, el regreso (James Cameron, 1986), Alien 3 (David Fincher, 1992) y Alien: Resurrección (Jean-Pierre Jeunet, 1997), como con aquellos oportunistas spin-off de Aliens Vs. Predator. Con la desconcertante Prometheus (2012), Ridley Scott volvió a la franquicia planteando una precuela cuya acción comenzaba a finales del siglo XXI, mucho antes de que la mítica teniente Ripley (Sigourney Weaver) embarcara en aquella nave Nostromo que fuera masacrada por un sanguinario alienígena. Protagonizada por Noomi Rapace, Charlize Theron, Idris Elba, Guy Pearce y un Michael Fassbender metido en la piel sintética del androide David, la cinta presentó a otra expedición espacial que, a bordo de la nave Prometheus, emprende rumbo a un planeta descubierto en lo más profundo de la galaxia en el que esperan encontrar una respuesta al origen de la vida en la Tierra. Las ambiciones existencialistas de su historia dieron lugar a un filme bastante frío e irregular, no exento de escenas destacables –Noomi Rapace y su sanguinolento momento quirúrgico–, en el que un apabullante acabado visual trataba de compensar la ausencia de esa atmósfera claustrofóbica que hizo de los títulos clásicos unos referentes en el género. Aun así, los 400 millones de dólares recaudados en todo el mundo por Prometheus aseguraron la continuidad del invento.

    La historia de Alien: Covenant (2017) da comienzo diez años después de los acontecimientos narrados en Prometheus –y antes de lo que se vería en Alien, el 8º pasajero–, con (cómo no) una nueva tripulación que viaja en la nave Covenant hacia el lejano planeta en el que encuentran, como único habitante, a David, superviviente de la misión anterior. El guion de Michael Green –responsable también del libreto de Blade Runner 2049 (Denis Villeneuve, 2017)– parece querer enmendar antiguos errores para retornar a los planteamientos de la obra inaugural y, de hecho, las primeras imágenes del impactante tráiler de 134 segundos –con la canción Nature Boy, en la versión de Aurora, como banda sonora– nos devuelven algunas de las constantes características de la saga clásica –pasillos oscuros, huevos de alien que se abren, cuerpos humanos resquebrajándose por la salida de un monstruo de su interior y una nueva heroína de acción, Daniels (Katherine Waterston), pasándolo mal–, haciéndonos albergar esperanzas de que Ridley Scott haya recuperado, al fin, su mejor pulso. Demián Bichir, Billy Crudup y Michael Fassbender en un doble papel, acompañan a Waterston en esta aventura que también cuenta con una pequeña aparición de Noomi Rapace repitiendo su personaje de la arqueóloga Elizabeth Shaw de Prometheus. Será el próximo 19 de mayo cuando se estrene en Estados Unidos y se despejen las incógnitas sobre si el director ha logrado recuperar el verdadero espíritu de la serie o si nos queda esperar a la quinta entrega oficial que Neill Blomkamp lleva tiempo preparando para disfrutar de Alien en todo su esplendor.

    El fulgor efímero

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

    "Sueñen. Vean cine."

    Estrenos

    Festivales

    • El tedio según Sofia Coppola

      «Si nos detenemos a analizar la filmografía de Sofía Coppola, encontramos un denominador común en todas sus historias. Los personajes que retrata la realizadora neoyorquina están embriagados por el aburrimiento, por una sensación de pesadumbre que les arrastra y que, de un modo u otro, actúa como catalizador de sus actos. Puede ser un elemento impuesto, como ocurre en Las vírgenes suicidas, y del que solo hay una manera de escapar; que viene dado por el entorno, como en Lost in translation, donde se materializa en un sentimiento de extrañeza que acaba por unir a dos almas solitarias...».
    • Cuaderno de viaje: análisis visual y narrativo de Twin Peaks

      «Aviso al lector: este texto, como la anterior entrega que publicamos, está plagado de spoilers que detallan información de los capítulos reseñados. Está concebido con la esperanza de ser un acompañamiento a las experiencias de visionado previas de cada uno, y como tal asume la incompletitud de su análisis. Ni ofrece, ni lo pretende, una lectura totalizadora de la serie. Sino una serie de fragmentos rescatados, puestos en una relación más o menos arbitraria y leídos bajo una serie de constantes que se adivinan en Lynch, pero que quizá tengan mucho de las propias inquietudes de quien escribe...».
    • El cine de Maya Deren. Una mirada a su filmografía

      «La consolidación de la mujer en la industria del cine es algo tan reciente y, por desgracia, tan condenado a un inevitable período de reafirmación presumiblemente extenso, que resulta muy difícil establecer una lectura del papel femenino en el cine y, mucho menos, en el cine de vanguardia, pues su relación parece más coincidente que desencadenante. Sólo en las últimas entregas de los grandes festivales, ha sido motivo de indignación y debate la ausencia de una participación femenina más cuantiosa...».

    Classics

    Trailers

    [12][Trailers][slider3top]