Introduce tu búsqueda

  • Especial Festival de San Sebastián.
    Cobertura completa de la 65ª edición.

    Down by Earth.
    «Song to Song», de Terrence Malick.

    Sensualidad praxiteliana.
    «Call me by your name», de Luca Guadagnino.

    Insert Coin.
    «Good Time», de los hermanos Safdie.

    Dos ventanas al vacío.
    «A Ghost Story», de David Lowery.

    Karlovy Vary 2015 | Line up

    Guldkysten (Gold Coast) de Daniel Dencik (Dinamarca).

    Brüggemann, Damian y Serban encabezan las Bodas de oro de Karlovy Vary

    Programación de la 50ª edición del Festival de Karlovy Vary.

    El comienzo de una nueva edición de un festival de Categoría A siempre es especial. El ambiente de los primeros días tiene ese olor a ilusión que irradian tanto participantes como simples visitantes. Mucho que ver, mucho con lo que sorprenderse y disfrutar. Para uno de los veteranos del circuito europeo, el KVIFF es mucho más que eso. Cumple medio siglo, 50 años ofreciendo, primero, el mejor cine tras el Telón de Acero, después, con el nuevo milenio, un escaparate global del cine de bajo presupuesto, de propuestas arriesgadas que no entienden de mainstream o de box office; de autores en formación o viejas glorias que provocan aplausos minoritarios. El programa que cada año ofrece en julio Karlovy Vary es un apasionante jeroglífico que desencriptar. No hay garantía de éxito por ello. Sus apartados competitivos son un melón por abrir, muchas veces agridulce, otras desconcertante, pero que siempre dejan un detalle. El curso pasado lo ofreció George Ovashvili y su Corn Island, ahora de estreno en nuestro país; un filme tan austero como preciosista que garantizó el eco de la 49ª edición. El filme del georgiano fue protagonista en las rondas previas al Óscar y de un sinfín de loas en Donostia Zinemaldia. No fue la única, pero sí la muesca más evidente de un cine que necesita ese trampolín al mundo. 

    «Este año, estamos muy contentos de presentar la competición más joven en la historia reciente del KVIFF, la edad media de los cineastas de la sección principal del festival es de 39 años de edad», declaraba orgulloso Karel Och, delegado general del evento. Y así es, el KVIFF apuesta por promesas y también por algunas realidades. Son los casos de los rumanos Anca Damian y Florin Şerban, el alemán Dietrich Brüggemann o la suiza Ursula Meier, jóvenes pero con experiencia en Cannes, Berlín o Venecia. En este sentido, la 50ª edición ya supera a su predecesora. Un cartel de buen nivel, a priori, que se completará con las habituales sorpresas. Por tercer año consecutivo, la Revista EAM cubrirá el certamen. Allí estará un servidor, que les narrará de forma diaria todo lo que acontezca en el KVIFF del 3 al 11 de julio. A continuación, y a falta del anuncio de los largometrajes que formarán en Horizons —el apartado más mediático con ganadoras en Sundance, Cannes y Berlín— y Another Views, pasamos a diseccionar la line up 2015.

    Box de Florin Şerban (Rumanía, Francia).

    COMPETITION

    Aspirantes al Globo de Cristal.

    Interesante Sección Oficial por la que apuesta el KVIFF este año. Una parrilla donde, en un principio, los apellidos de Damian, Şerban o Brüggemann sobresalen pero también aparecen obras muy a tener en cuenta. Anca Damian, una de las dos realizadoras que lucharán por el Globo de Cristal junto a Eva Neymann, sigue los pasos de Signe Baumane —Rocks in my Pockets, premio FIPRESCI la pasada edición— y convierte a La montagne magique en el segundo largometraje de animación en la historia del certamen que luchará por el máximo galardón. La creadora de la excelente Crulic, camino al más allá (2011) retrata en su nuevo filme las experiencias del fotógrafo Adam J. Winkler en la Guerra de Afganistán en 1980. Lo hará con su habitual trazo. El gran must see de la celebración checa. Otro compatriota de Damian, Florin Şerban, ganador del Gran Premio del Jurado de la Berlinale 2010 con Si quiero silbar, silbo, y cuyo esperado segundo trabajo, Box, ya sonó como aspirante de la selección del Festival de Cannes es otro los baluartes de la organización. Şerban bucea, de nuevo, en el drama social con el retrato de la relación entre un joven púgil y una atractiva madre treintañera. Expectación absoluta ante la nueva cinta de uno de los blasones de la nueva ola rumana.

    Y de un triunfador en la capital alemana a otro. Un año después del éxito de Camino de la cruz, Mejor guion en la Berlinale, Dietrich Brüggemann cambia totalmente de registro para abrazar la comedia satírica con Heil, donde critica a todos los clichés de su país, empezando por las juventudes pronazis y acabando con la propia sociedad germana. Precisamente, una coproducción con la nación de Brüggemann permitirá a Kosovo luchar por su primer premio cinematográfico internacional con Babai, debut de Visar Morina que ahonda en las relaciones de ambos estados a través de los ojos de un niño de diez años. Seis óperas primas acompañarán al joven talento kosovar: la italiana Antonia, de Ferdinando Cito —cortometrajista laureado en Sundance y Locarno que homenajea en su estreno a la poetisa Antonia Pozzi—; la estadounidense Bob and the Trees, de Diego Ongaro —adaptación homónima de una pieza del propio autor que dibuja el profundo invierno en la Massachusetts rural—; la checa Home Care, de Slávek Horák —comedia dramática con el habitual estilo costumbrista checo—; la polaca The Red Spider, de Marcin Koszałka —habitual documentalista y fotógrafo que se adentra en los efectos latentes de la II Guerra Mundial en su país; la canadiense The Sound of Trees, de François Péloquin —una nueva disección de la adolescencia—; y la danesa Guldkysten, de Daniel Dencik —cineasta sueco con amplia filmografía en el mundo del documental y que en su primer paso a la ficción trasladará a la pantalla los ideales anticolonialistas del joven oficial Joseph Wulff en la Guinea Danesa; la película está protagonizada por los excelentes Jakob Oftebro (1864) y Daniela Curcic (Silent Heart) y cuenta con la música de Angelo Badalamenti—.

    Completan la Sección Oficial la también checa The Snake Brothers, de Jan Prušinovský —filme en la línea de la trilogía Pusher de Nicolas Winding Refn—; la austríaca Those Who Fall Have Wings, de Peter Brunner —drama familiar con la incapacidad como eje—; y, la ucraniana Song of Songs, de Eva Neymann —lírico retrato del universo judío de comienzos del siglo XX—.

    Antonia de Ferdinando Cito Filomarino (Italia).
    Babai de Visar Morina (Kosovo, Alemania).
    Bob and the Trees de Diego Ongaro (Estados Unidos).
    Box de Florin Şerban (Rumanía, Francia).
    Le bruit des arbres (The Sound of Trees) de François Péloquin (Canadá).
    Czerwony Pająk (The Red Spider) de Marcin Koszałka (Polonia).
    Domácí péče (Home Care) de Slávek Horák (República Checa).
    Guldkysten (Gold Coast) de Daniel Dencik (Dinamarca).
    Heil de Dietrich Brüggemann (Alemania).
    Jeder der fällt hat Flügel (Those Who Fall Have Wings) de Peter Brunner (Austria).
    Kobry a užovky (The Snake Brothers) de Jan Prušinovský (República Checa).
    La montagne magique (The Magic Mountain) de Anca Damian (Rumanía).
    Pesn pesney​ (Song of Songs) de Eva Neymann (Ucrania).

    Lumea e a mea (The World Is Mine) de Nicolae Constantin Tanase (Rumanía).

    EAST OF THE WEST

    Primeras y segundas obras provenientes de Europa del Este.

    La victoria en la 49ª edición de la sorprendente cinta rusa Corrections Class debe ser el acicate perfecto para no perder de vista este guiño del certamen a su Historia. Autores desconocidos que buscan su primer espaldarazo.

    Cesta do Říma (Journey to Rome) de Tomasz Mielnik (República Checa) [Apertura].
    A szerdai gyerek (The Wednesday Child) de Lili Horváth (Hungría).
    Chemia de Bartek Prokopowicz (Polonia).
    KROM de Bujar Alimani (Albania).
    Lumea e a mea (The World Is Mine) de Nicolae Constantin Tanase (Rumanía).
    Między nami dobrze jest (No Matter How Hard We Tried) de Grzegorz Jarzyna (Polonia).
    Prach (Dust of the Ground) de Vít Zapletal (República Checa).
    Sarmaşık de Tolga Karaçelik (Turquía).
    Sutak (Heavenly Nomadic) de Mirlan Abdykalykov (Kirguistán).
    Tetarti 4:45 (Wednesday 4:45) de Alexis Alexiou (Grecia).
    Ti mene nosiš (You Carry Me) de Ivona Juka (Croacia).
    Zero de Gyula Nemes (Hungría).

    Viaje de Paz Fábrega (Costa Rica).

    FORUM OF INDEPENDENTS

    Competición internacional de filmes independientes.

    Una de las sensaciones de Sundance, Tangerine, rodada con cámara móvil, es la propuesta más destacada de un apartado donde asoma la costarricense Viaje, filme que despuntó, a su vez, en Tribeca.

    Aspirantes de Ives Rosenfeld (Brasil) [Apertura].
    David de Jan Těšitel (República Checa).
    Le dep de Sonia Boileau Bonspille (Canadá).
    Gerilla de Anders Hazelius (Suecia).
    Outre ici (Beyond Here) de Hugo Bousquet (Bélgica).
    Princess de Tali Shalom-Ezer (Israel).
    Shadow Behind the Moon de Jun Robles Lana (Filipinas).
    Shinkiro No Fune (The Ark in the Mirage) de Yasutomo Chikuma (Japón).
    Tangerine de Sean Baker (Estados Unidos).
    Viaje de Paz Fábrega (Costa Rica).
    Violator de Dodo Dayao (Filipinas).
    The Violators de Helen Walsh (Reino Unido).

    Palio de Cosima Spender (Reino Unido).

    DOCUMENTARY COMPETITION

    Competición de largometrajes documentales.

    La por ahora única representante española en secciones oficiales, Game Over de Alba Sotorra, es una de las obras destacadas de la competición de documentales. Sotorra, que subraya la situación actual de la juventud española, pasó hace unos días por el DocsBarcelona con muy buenas opiniones. La excelente Ursula Meier —con un cortometraje sobre Kacey Mottet Klein, actor de su última película, Sister, y el inefable Mark Cousins —uno de los atractivos del Atlántida Film Fest— también formarán de la partida.

    23 kilometres de Noura Kevorkian (Canadá).
    Amerika de Jan Foukal (República Checa).
    Cats in Riga de Jon Bang Carlsen (Letonia).
    Game Over de Alba Sotorra (España).
    Horizontes de Eileen Hofer (Suiza).
    I am Belfast de Mark Cousins (Irlanda).
    IEC Long de João Pedro Rodrigues, João Rui Guerra da Mata (Portugal).
    Kacey Mottet Klein, naissance d'un acteur de Ursula Meier (Suiza).
    Mallory de Helena Třeštíková (República Checa).
    Once Upon a Dream - A Journey to the Last Spaghetti Western de Tonislav Hristov (Alemania).
    Palio de Cosima Spender (Reino Unido).
    Resort de Martin Hrubý (República Checa).
    Vaterfilm de Albert Meisl (Austria).
    White Death de Roberto Collío (Chile).
    Women in Sink de Iris Zaki (Reino Unido).
    Zhyva vatra (The Living Fire) de Ostap Kostyuk (Ucrania).
    El fulgor efímero

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

    "Sueñen. Vean cine."

    Estrenos

    Festivales

    • Cuaderno de viaje: análisis visual y narrativo de Twin Peaks

      «Aviso al lector: este texto, como la anterior entrega que publicamos, está plagado de spoilers que detallan información de los capítulos reseñados. Está concebido con la esperanza de ser un acompañamiento a las experiencias de visionado previas de cada uno, y como tal asume la incompletitud de su análisis. Ni ofrece, ni lo pretende, una lectura totalizadora de la serie. Sino una serie de fragmentos rescatados, puestos en una relación más o menos arbitraria y leídos bajo una serie de constantes que se adivinan en Lynch, pero que quizá tengan mucho de las propias inquietudes de quien escribe...».
    • El cine de Maya Deren. Una mirada a su filmografía

      «La consolidación de la mujer en la industria del cine es algo tan reciente y, por desgracia, tan condenado a un inevitable período de reafirmación presumiblemente extenso, que resulta muy difícil establecer una lectura del papel femenino en el cine y, mucho menos, en el cine de vanguardia, pues su relación parece más coincidente que desencadenante. Sólo en las últimas entregas de los grandes festivales, ha sido motivo de indignación y debate la ausencia de una participación femenina más cuantiosa...».
    • El tedio según Sofia Coppola

      «Si nos detenemos a analizar la filmografía de Sofía Coppola, encontramos un denominador común en todas sus historias. Los personajes que retrata la realizadora neoyorquina están embriagados por el aburrimiento, por una sensación de pesadumbre que les arrastra y que, de un modo u otro, actúa como catalizador de sus actos. Puede ser un elemento impuesto, como ocurre en Las vírgenes suicidas, y del que solo hay una manera de escapar; que viene dado por el entorno, como en Lost in translation, donde se materializa en un sentimiento de extrañeza que acaba por unir a dos almas solitarias...».

    Extras

    Premios

    [12][Trailers][slider3top]