Introduce tu búsqueda

  • Especial Festival de Sundance.
    Cobertura completa de la edición 2018.

    Repetir lo irrepetible.
    «En la playa sola de noche», de Hong Sang-soo.

    Sensualidad praxiteliana.
    «Call me by your name», de Luca Guadagnino.

    Insert Coin.
    «Good Time», de los hermanos Safdie.

    Crítica | White God

    White God

    Homo homini lupus

    crítica a White God (Fehér isten, Kornél Mundruczo, Hungría, 2014).

    Si alguien me preguntase qué tienen en común Corre, Lola, corre (1998), Lilya Forever (2002), Closer (2004), Shortbus (2006), Canino (2009), Shame (2011) o esta reciente White God (2014) de la que voy a hablar a continuación con irremediable entusiasmo, reconocería que comparten escasas similitudes, a excepción de que todas ellas forman parte de mi lista de películas favoritas y tienen algo en su esencia que a mi parecer las hace diferentes, especiales y perdurables en el tiempo, algunas de ellas admirables y transgresoras en su género y argumento. Todas las aquí nombradas poseen secuencias y momentos que, de una u otra manera, siempre acaban volviendo a mi memoria sin pretenderlo, como el catecismo a la cabeza de un monaguillo o las olas a la retina del surfero. Violenta, genuina y áspera aterrizaba en las pantallas del festival Cineuropa esta magnífica y rabiosa White God (Fehér isten en su título original), sexto filme del cineasta Kornél Mundruczo, con los alicientes de haber sido laureada en la última edición de Cannes como mejor película de la sección Un Certain Regard y de ser la próxima representante húngara de cara a los Oscars de 2015.

    Definir en pocas palabras el envoltorio, el argumento e incluso el género mismo de esta cinta tan peculiar se me antoja complicado, precisamente porque Mundruczo da pie a un amplio abanico de interpretaciones y lecturas; y amparada en una estética oscura y urbana de regusto tormentoso, incluso apocalíptico, construye un atrapante juego mental para el espectador del que no es nada sencillo salir. Apostando por un camino difícil y pocas veces recorrido en el séptimo arte, el director nos inyecta en vena un drama subversivo mezclado con acción trepidante que funciona en nuestra mente como un cóctel molotov de desamparo, pánico, venganza e instinto de supervivencia. Así, esta White God, impactante y ruda de principio a fin, gira las tornas habituales en términos de elenco para situar a un can sin pureza de raza y sus camaradas callejeros como protagonistas de la historia, cuestionando desde los primeros instantes si es el hombre merecedor de llamarse mejor amigo del perro, y empleando el paso de la trama para (de)mostrar la crueldad tiránica y las relaciones de dominación y autoridad que son el pan de cada día de una sociedad deshumanizada: la nuestra, claro. Las preguntas en torno a la desembocadura de este río de sangre serán muchas, pero sin duda nos sentiremos partícipes de esta particular toma canina de la Bastilla extendida por los barrios aquineos, un ladrido desde el cine en el que caben todas las minorías étnicas, raciales y espirituales del mundo. Porque, a pesar de que las cámaras de Mundruczo apunten hacia la rebelión de los chuchos, en el mordaz punto de mira del húngaro está ese autoencumbrado hombre blanco, como emblema de falsa superioridad moral. Y bajo su subyugación, el resto de seres enjaulados que protagonizan esta película.

    White God

    El filme arranca como un perverso cuento de hadas, de esos en los que la realidad se ceba con el niño, más parecido a un tétrico manuscrito original de los hermanos Grimm que a sus edulcoradas análogas de Disney. Conoceremos al personaje principal, Hagen, el amigo canino y fiel protector de Lili (una Zsofia Psotta que defiende su papel con destreza), una muchacha de trece años que se muda una temporada a casa de su amargado y arisco padre (Sándor Zsótè), controlador sanitario en un matadero municipal. En Hungría existe una ley que obliga a censar y pagar una cuota por aquellos perros que no son de pura raza, y por ello el inocente y leal Hagen se ve rechazado por el progenitor malhumorado, vigilado por una vecina colérica y en general, condenado al ostracismo doméstico. Nadie lo quiere a excepción de Lili, que se da a la fuga en bicicleta y decide esconderlo en el armario de sus clases de trompeta del conservatorio. Sin embargo, la estratagema de la niña sale mal, y su padre, exasperado y avergonzado, decide abandonar al perro sin piedad en medio de la carretera. Este es el lugar en el que la odisea de Hagen comienza, y momento en que la presencia de los animales empieza a copar la mayor parte de las secuencias de la película, bajo una banda sonora trepidante y emotiva que tiene su punto culminante en la Rapsodia Húngara de Liszt. Las vejaciones, peligros y abusos que sufren e intentan eludir el conjunto de canes callejeros son infinitas. El Hagen hogareño e ingenuo se enfrenta a las salvajes persecuciones de los trabajadores de la perrera, a la búsqueda de migajas para sobrevivir, a las palizas de un nuevo amo sádico que quiere entrenarlo para las apuestas en peleas clandestinas, a los anabolizantes que distorsionan su temperamento con objeto de convertirlo en una fiera violenta o a las inyecciones letales reservadas para los apaleados, que como él, son un cero a la izquierda carente de valor. Mientras, su dueña lo busca desesperada por los rincones de Budapest, afligida por un entorno familiar melodramático y la pérdida de ese mejor amigo que la entiende mejor que cualquier ser humano.

    White God

    Asistimos a un hábil paseo del filme por diferentes géneros, desde el drama infantil y animal, a la evidente denuncia social y una acción frenética sacudida por el terror apocalíptico. La violencia explícita, y en muchos pasajes insoportable, impregna por completo una historia donde el salvajismo, la pérdida de la inocencia y la exploración del mal trazan una parábola del fascismo, la obsesión por la raza pura y la venganza de los avasallados. Para que entremos de lleno en el juego, el autor diferencia claramente entre dos fuerzas contrastadas: la autoridad imperante, representada por el director de la orquesta, la figura paterna, los funcionarios municipales de la perrera o los agentes de la policía, y la facción oprimida, acorralada y perseguida, personalizada en esa jauría de cientos de perros abandonados y maltrechos que le ven cada día los ojos a la muerte. Mundruczo ya usa el propio título de la obra como un hábil palíndromo de tres letras, pues es fácil confundir el Dog con el God: Hagen es el perro blanco y flaco que inicia una revolución contra ese dios blanco que representa a los amos del mundo, los déspotas adueñados de la superioridad en términos de género, identidad, dinero o ideología. Los mismos que han inventado el pedigrí que diferencia a la autoridad frente a la escoria, a los poderosos de los que no tienen donde caerse muertos. ¿Cuál es la violencia justificada y legítima entonces? El director reflexiona, entre grumos sanguinolentos y dientes afilados, sobre la construcción de la identidad humana, la necesidad de darle la vuelta a la tortilla y encumbra la belleza que emanan los individuos sin corromper, como la desesperada Lili en busca de su amigo. Finalmente, White God no pretende centrarse exclusivamente, ni mucho menos, en elaborar una metáfora agresiva nunca antes vista sobre la sociedad patriarcal de las apariencias y los abusos, sino que acaba por dibujar una alegoría de la revolución misma, de esa vuelta de tuerca de los oprimidos sin pedigrí pisoteados por el rodillo de sus tiranos. Kornél Mundruczo consigue una auténtica obra maestra, un cuento de pasajes macabros que en medio de las calles desiertas por el toque de queda y manchadas de coágulos termina ensalzando el poder evocador de la música. Qué más da ejemplificarlo con perros o con personas: Hagen representa a esa diminuta franja enjaulada que se toma la justicia por su mano para alejarse de su propia perrera. | ★★ |

    Andrea Núñez-Torrón Stock
    Redacción Santiago de Compostela


    Hungría, Alemania, Suecia, 2014, Fehér isten (White God). Director: Kornél Mundruczo. Guión: Kornél Mundruczo, Viktória Petrányi, Kata Wéber. Productora: Proton Cinema, Pola Pandora Filmproduktions, Filmpartners. Música: Asher Goldschmidt. Fotografía: Marcell Rév. Reparto: Zsófia Psotta, Sándor Zsótèr, Lili Monori, Lili Horváth. Presentación oficial: Festival de Cannes, Mejor película Un Certain Regard, 2014; Festival de Sevilla: Premio Eurimages.


    Póster: White God
    Godard

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

    "Sueñen. Vean cine."

    Estrenos

    Premios

    • Cuaderno de viaje: análisis visual y narrativo de Twin Peaks

      «Aviso al lector: este texto, como la anterior entrega que publicamos, está plagado de spoilers que detallan información de los capítulos reseñados. Está concebido con la esperanza de ser un acompañamiento a las experiencias de visionado previas de cada uno, y como tal asume la incompletitud de su análisis. Ni ofrece, ni lo pretende, una lectura totalizadora de la serie. Sino una serie de fragmentos rescatados, puestos en una relación más o menos arbitraria y leídos bajo una serie de constantes que se adivinan en Lynch, pero que quizá tengan mucho de las propias inquietudes de quien escribe...».
    • El cine de Maya Deren. Una mirada a su filmografía

      «La consolidación de la mujer en la industria del cine es algo tan reciente y, por desgracia, tan condenado a un inevitable período de reafirmación presumiblemente extenso, que resulta muy difícil establecer una lectura del papel femenino en el cine y, mucho menos, en el cine de vanguardia, pues su relación parece más coincidente que desencadenante. Sólo en las últimas entregas de los grandes festivales, ha sido motivo de indignación y debate la ausencia de una participación femenina más cuantiosa...».
    • El tedio según Sofia Coppola

      «Si nos detenemos a analizar la filmografía de Sofía Coppola, encontramos un denominador común en todas sus historias. Los personajes que retrata la realizadora neoyorquina están embriagados por el aburrimiento, por una sensación de pesadumbre que les arrastra y que, de un modo u otro, actúa como catalizador de sus actos. Puede ser un elemento impuesto, como ocurre en Las vírgenes suicidas, y del que solo hay una manera de escapar; que viene dado por el entorno, como en Lost in translation, donde se materializa en un sentimiento de extrañeza que acaba por unir a dos almas solitarias...».

    Festivales

    Extras

    [12][Trailers][slider3top]