Introduce tu búsqueda

  • In sanguis veritas.
    The neon demon, de Nicolas Winding Refn.

    ¿Cuántos poetas se necesitan para elogiar a una ciudad?
    Paterson, de Jim Jarmusch.

    El castigo de Hedoné.
    La doncella, de Park Chan-wook.

    Especial Oscar Race 2017.

    Epicedio appassionato.
    Solo el fin del mundo, de Xavier Dolan.

    Virginia Mori

    Las niñas terribles

    Las niñas terribles

    crítica a Virginia Mori, de Virginia Mori | editorial El Verano del Cohete, 2014.

    Cuando te miran no lo hacen en realidad porque sus ojos se ahogan dentro de sí mismas. Sonámbulas que deambulan por un mundo que es una pesadilla de morbosa belleza. Hay momentos, justo antes del amanecer, en los que despertamos de un sueño convulso con imágenes terroríficas en nuestra mente. Éste es el universo, edificado sobre los hilos de sus cabellos entrelazados, de las niñas dibujadas por Virginia Mori. Hay cabezas cortadas, cuerpos desmembrados, objetos que arrastran consigo la muerte de manera imposible, juegos macabros y una tristeza resignada ante el horror que provoca más espanto que el más desgarrado de los gritos.

    Hay en los dibujos de la italiana Virginia Mori ecos, como indica sabiamente en el prólogo a este libro editado por El Verano del Cohete nuestra admirada Pilar Pedraza, de Andy Riley, Max Ernst, Roland Topor o los espectros japoneses “yūrei de melenas que tapan el rostro como velos de viuda”. También, añadiríamos, de un Edward Gorey que hubiera vencido al horror vacui. Pero por encima de estas posibles influencias artísticas o resonancias visuales en su obra, lo que nos estremece es el silencio. Una falta de sonidos en sus dibujos que evoca el mundo surreal de nuestros sueños, siempre dominados por voces que no corresponden a sus bocas o espectros que no emiten ni una sola palabra. Levitan por el empedrado infernal de las alucinaciones que trae la noche y dejan su poso grabado a fuego en lo más hondo de nuestras retinas. Virginia Mori las graba en ilustraciones realizadas con bolígrafo de tinta negra para que no las olvidemos jamás.



    Ilustraciones de Virginia Mori

    La colección de dibujos que conforman este libro se estructura en cuatro partes bajo la admonición de la sublime Shirley Jackson de Siempre hemos vivido en el castillo (We Have Always Lived in the Castle, 1962), presentada cada una de ellas con un breve texto escrito por un cuarteto de ilustradoras que sin duda comparten este mismo estado de ensoñación. Sara Morante, Christiane Cegavske, Ana Sender y Alejandra Acosta serán las guías para adentrarnos en este bosque poblado por niñas-conejo y tés envenenados. Los editores afirman haber intentado mostrar las ilustraciones de Virginia Mori de forma tal que en su sucesión intenten contar una historia, o al menos conformar un lazo común. La impresión es la de penetrar en una casa extraña pero confortable, son también mis pesadillas solo que éstas pobladas por niños como yo, por la que avanzamos recordando en nuestro subconsciente algo que tal vez hemos vivido en sueños. Cuatro estancias cuyo frío calienta y reconforta nuestro corazón solitario.


    Booktrailer, obra de Mayte Alvarado

    Virginia Mori ha dirigido un cortometraje de animación, Il gioco del silenzio (2009) [que pueden ver en la parte inferior], y está preparando su primera película. Ya son cinco pequeñas joyas las que El Verano del Cohete ha desenterrado en su impecable trayectoria. Sólo les pedimos que continúen, que no desfallezcan, porque los necesitamos para dar oscura luz a nuestros anhelantes deseos de oscuridad.

    José Luis Forte
    Redacción Cáceres


    Virginia Mori
    Virginia Mori
    de Virginia Mori (2014)
    prólogo | Pilar Pedraza
    textos | Sara Morante, Christiane Cegavske, Ana Sender y Alejandra Acosta
    editorial | El Verano del Cohete
    ISBN | 978-84-942610-1-5
    precio | 16,50 €
    ★★★★★




    Feelmakers

    0 comentarios:

    Publicar un comentario en la entrada

    "Sueñen. Vean cine."

    Críticas

    Classics

    • Retrospectiva de Jacques Becker

      Por José Luis Forte / «A golpe de escoplo y martillo un hombre perfora el suelo de hormigón de una celda. Cada impacto hace saltar esquirlas y polvo de cemento en una tarea que se nos antoja imposible. Hay poco tiempo, el ruido es infernal, los guardias de la prisión pueden pasar en cualquier momento y solo la casualidad de que haya obras en el edificio permite que los golpes no llamen la atención. Como un péndulo que marca los segundos con una perfección milimétrica, como gotas de agua que fueran cayendo de un grifo inagotable, la secuencia del trabajo se desarrolla maquinalmente, pero es un hombre quien incansable mantiene el hipnótico ritmo».
    • El cine de Hou Hsiao-Hsien, un espacio para habitar. Apuntes sobre The Assassin

      Por Miguel Muñoz Garnica. «Estamos en el sur de Taiwán, a principios de los años cincuenta. Un pueblecito rural de calles sin pavimentar y casas humildes donde las duchas con agua caliente se dan calentando un barreño de agua sobre una hoguera. Un grupo de niños, descalzos y vestidos de blanco, juega con peonzas en la plaza del pueblo».
    • Las 10 mejores películas de Akira Kurosawa

      Por José Luis Forte. «De nuevo el juego está en marcha, como diría nuestro adorado Sherlock Holmes: destacar las diez mejores obras de un director de cine. En esta ocasión es el gran Akira Kurosawa el elegido, quizá el autor japonés más popular y con más merecido prestigio de la lejana isla. Y otra vez nos encontramos con la habitual problemática: dejar fuera películas que deberían incluirse en la lista».

    Premios

    Festivales

    [12][Trailers][slider3top]