Introduce tu búsqueda

  • Dos ventanas al vacío.
    A Ghost Story, de David Lowery.

    Cock-a-Doodle Dandy.
    Free Fire, de Ben Wheatley.

    En la sombra de la Bohemia.
    Especial 52º Festival de Karlovy Vary.

    Feminismo bizarro.
    Love Witch, de Anna Biller.

    (Alternativa 14) Crítica | Vientos de agosto

    Ventos de Agosto

    La mirada de Mascaro

    crítica a Los vientos de agosto (Ventos de Agosto, Brasil, 2014), dirigida por Gabriel Mascaro.

    Hay algo hipnótico y mágico en la belleza visual de Ventos de Agosto. El brasileño Gabriel Mascaro, tras curtirse en el campo del documental, salta al largo de ficción con una cinta muy cuidada a nivel visual y sonoro, una verdadero regalo para los sentidos de los amantes del cine pausado que de manera sutil dibuja el paisaje natural y humano de un pequeño pueblo incomunicado de la costa brasileña. La película hereda el planteamiento documentalista de la observación de la cotidianidad y lo integra en la ficción para contar una historia mínima donde los pequeños elementos que desestabilizan levemente la apacible vida retirada de esta comunidad marcan los enormes cambios interiores de los personajes protagonistas. En este sentido, Ventos de Agosto no se debe entender como la enésima revisión de los límites entre la ficción y el documental. La cinta va un paso más allá y renuncia a viejos debates para reivindicar su propia mirada y estilo, que podría definirse como un Roy Andersson menos extremo y bastante más realista.

    Shirley y Jeison trabajan en la plantación local de cocos. Ella ha dejado la ciudad para cuidar de su abuela y trabaja conduciendo el tractor que lleva el remolque lleno de cocos desde la plantación. Pasa el tiempo escuchando música rock, tomando el sol bañada en Coca-Cola, que utiliza a modo de protección solar, y dibujando tatuajes, su verdadera pasión. Él se dedica a pescar langostas y pulpos en su tiempo libre. A Shirley el pueblo se le queda pequeño. Para Jeison esta es su vida. Shirley y Jeison se gustan y suelen hacer un alto en el viaje de vuelta en tractor desde la plantación para practicar sexo sobre el remolque de cocos (¿existe alguna imagen más bella que sus dos cuerpos tostados desnudos sobre un mar de cocos?) Con escasos diálogos y dejando que el peso de la narración recaiga sobre la imagen, Mascaro acierta a la hora de transmitir las incertidumbres de la joven pareja. La potencia visual de la cinta anula cualquier intento de verbalización del conflicto interior. Partiendo, pues, de la imagen, Ventos de Agosto nos habla de la soledad y del aislamiento, de una vida cíclica que sigue su camino sin grandes sobresaltos. Esta calma se ve interrumpida por la llegada de un joven que intenta grabar el sonido del viento (interpretado por el propio director). La presencia de este especialista en el pueblo, el hallazgo de una calavera en el fondo del mar y de un cadáver en la playa por parte de Jeison sirven para introducir temas más profundos, como la tensión entre la vida y la muerte, la memoria y el olvido, el viento y el mar. La pasividad de las administraciones locales frente al muerto desconocido de la playa empuja a Jeison a llevar a cabo su propia rebelión contra el pequeño mundo que le rodea y le aleja poco a poco de Shirley.

    Ventos de Agosto, Gabriel Mascaro

    Mascaro dota de distintas capas y lecturas a este juego de luchas entre polos opuestos. Así, desde el fotógrafo que al principio de la película anda por el pueblo ofreciendo a sus habitantes piezas de porcelana en las que estampar la fotografía de un familiar difunto hasta el mar que poco a poco se va comiendo un cementerio a pie de playa, el director reflexiona sobre le miedo al olvido y reivindica la necesidad de construir y defender una memoria sólida de lo nuestro, de quiénes somos y de dónde venimos. De colocar barreras e ir un paso por delante de aquellos que intentan borrar nuestra huella en este mundo, porque si somos capaces de registrar algo tan intangible como el viento, debemos poner todo nuestro empeño en capturar en nuestra memoria el recuerdo y la conciencia de nosotros mismos. Y al igual que las rocas respiran en esta apartada zona de Brasil (como le explica Jeison al joven experto en vientos), la apacible y relajada vida de sus habitantes también merece ser contada como si de otra maravilla de la naturaleza se tratase.

    Todo este lienzo de ideas y paisajes se presenta de una manera elegante y pausada, pero sobre todo con una gran delicadeza. La mirara de Mascaro es amplia, selectiva, oportuna y hermosa. Al igual que ocurre en el documental, la cámara se coloca justo en el lugar preciso para capturar la esencia de un momento en concreto. El encuadre se entiende como el marco en el que ocurre la vida. De este modo, el montaje tiene un papel testimonial, es simplemente un corte que nos lleva a la siguiente situación que debemos contemplar. No hay un planteamiento de montaje por escena. No es necesario. El director brasileño no necesita de estos recursos para construir su película. En cambio, abre ventanas a momentos de la vida, a instantes de cotidianidad, para pintar la juventud, la vejez, el deseo, los ritos, el amor, el trabajo, el tedio, las costumbres, las creencias y, en definitiva, el día a día de esta comunidad. Y por si todo esto fuera poco, Mascaro introduce un elemento dinamizador a su puesta en escena. Su renuncia al montaje tradicional de la escena le obliga a utilizar el sonido ambiente, nítido y potenciado, como enlace rompedor entre los cuadros vivos que crea. Una delicia. |


    Víctor Blanes Picó
    Enviado especial a la XXI edición de L'Alternativa


    Ficha técnica
    Brasil, 2014, Ventos do Agosto. Dirección: Gabriel Mascaro. Guión: Rachel Ellis, Gabriel Mascaro. Productora: Desvia Filmes. Presentación oficial: Festival de Locarno 2014. Fotografía: Gabriel Mascaro. Montaje: Ricardo Pretti, Ricardo Serrano. Dirección artística: Stefania Reis. Diseño de vestuario: Gabriel Mascaro. Segunda unidad: Pedro Maia de Brito. Reparto: Dandara de Morais, Geová Manoel Dos Santos, Gabriel Mascaro.

    Póster Ventos de Agosto
    El fulgor efímero

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

    "Sueñen. Vean cine."

    Críticas

    Festivales

    • El cine de Olivier Assayas. Una mirada a su filmografía

      Por Ignacio Navarro / «Todo lo que se necesita para hacer una película es una mujer y una pistola. Esta frase un tanto discutible (por lo sexista) la pronunció Jean-Luc Godard, nada menos que el estandarte de esa corriente tan identificable del cine como fue la Nouvelle Vague...».
    • Las 10 mejores películas de Luis Buñuel

      Por Alberto Sáez Villarino. «A pesar de lo que pudiéramos imaginar, movidos por la falta de preocupación de unos medios de comunicación con cierta tendencia a la holgazanería a la hora de catalogar los estilos y movimientos artísticos, el período surrealista de Buñuel fue considerablemente breve. En realidad, sólo dos películas entran dentro de los esquemas político-estéticos propuestos por André Breton: Un perro andaluz y La edad de oro...».
    • Monstruos que huyen, monstruos que persiguen, monstruos que observan: M, el vampiro de Düsseldorf

      Por Elisenda N. Frisach. «Fue a mediados del siglo pasado, cuando Europa se recuperaba de la Segunda Guerra Mundial mientras se encaminaba a una tercera contienda de alcance planetario –aunque esta vez marcada por un equilibrio del terror conocido como «Guerra Fría»–, que el historiador francés Daniel Halévy publicó su libro Ensayo sobre la aceleración de la historia (1948), donde, entre otras cosas, determinaba el espíritu de nuestra época; un zeitgeist marcado por la constante transitoriedad tecnológica y científica...».

    Classics

    [12][Trailers][slider3top]