Introduce tu búsqueda

  • In sanguis veritas.
    The neon demon, de Nicolas Winding Refn.

    ¿Cuántos poetas se necesitan para elogiar a una ciudad?
    Paterson, de Jim Jarmusch.

    El castigo de Hedoné.
    La doncella, de Park Chan-wook.

    Especial Oscar Race 2017.

    Epicedio appassionato.
    Solo el fin del mundo, de Xavier Dolan.

    Letras nórdicas | Persona, de Ingmar Bergman

    Persona, de Ingmar Bergman

    Mujeres fracturadas

    crítica a Persona, de Ingmar Bergman. Editada por Nórdica Libros.

    La enfermera Alma es una joven de 25 años que vive una existencia feliz entregada a su trabajo, su novio y sus planes de futuro, esos tan normales para mucha gente de formar un hogar, casarse y tener uno o más hijos. Elisabet Vogler es una actriz de éxito que parece disfrutar de su vida en la cumbre de su realización personal, pero tras una representación teatral de Electra decide adoptar un radical silencio y deja de comunicarse con quienes la rodean. Una mujer común y otra que ha destacado como una gran artista, tan diferentes en su cotidianidad como semejantes en el fondo: ambas sufren una crisis que las llevará a plantearse quiénes son en realidad y si sus vidas tienen en verdad sentido. Elisabet lo hará por decisión propia, Alma porque al tener que cuidar de ella acabará contagiándose e identificándose, casi sin darse cuenta de ello, con la actriz. Ingmar Bergman escribió el guión de Persona en 1965, un año antes de convertirla en película. Un libreto con un formato atípico, pues Bergman elude cualquier indicación de tipo técnico siendo el resultado final más bien el de un relato largo. Como una de sus protagonistas, Bergman había pasado una larga temporada en el hospital, y como ella él también se hizo preguntas. De alguna forma, eso es lo que podemos encontrar en este libro que es una guía estupenda para comprender qué quiso hacer Bergman en su filme, si bien hay diferencias notables entre uno y otro. Sobre todo que su texto es diáfano y sencillo, con ciertos toques poéticos y bastante alejado de esa abstracción que estaba trufando de interrogantes el cine del director en lo que iba discurrido de década.

    Bergman une a ambas mujeres en el hospital de una manera un tanto forzada, de igual forma sucede cuando ambas se retiran a esa casa aislada junto a una fría y brumosa playa que, no podía ser de otra manera, también se encuentra cerca de un acantilado. La calma y el fragor en el que están sumidas las dos mujeres. Si Elisabet no suelta una sola palabra, Alma por el contrario no para de hablar. En su contacto continuo con la actriz acabará confesándose ante ella, desnudando su alma (el nombre es una metáfora obvia) y descubriendo que, como la silenciosa Elisabet, también está interpretando un papel que quizá no es el que en realidad quisiera vivir y comienza a cuestionarse todo tal y como ha hecho su paciente. Aunque la manera de juntarlas puede resultar algo abrupta, no porque resulte increíble, sino más bien porque se nota que a Bergman es lo que menos le importa, pronto la narración se interna en un abismo de conversaciones que parecieran lanzarse al vacío pero que, sin embargo, llegan hondo. Aquí sí funciona a la perfección su relato y nos conduce con mano implacable a lo más oculto y profundo de estas dos mujeres que de pronto están aisladas de todo y sólo se encuentran una frente a la otra, un espejo que acaba por reflejar el mismo rostro.

    Persona, de Ingmar Bergman
    Fotograma de Persona, dirigida por Ingmar Bergman (Suecia, 1966)

    La explosión y enfrentamiento finales dolerán como a ellas les duele el descubrirse a sí mismas. Bergman se cuestiona la razón de su existencia y su relación con los otros y a la vez nos lleva a que seamos nosotros mismos quienes acabemos haciéndonos las mismas preguntas a través de sus personajes. Quedan, no obstante, por encima de todo el planteamiento existencial, los bellos pasajes de transición en la casa de la playa, cuando la niebla se introduce por la ventana e invade las habitaciones con un hálito fantasmal. O ese café que acompaña los silencios de Elisabet. O el viento rompiendo las olas y la arena de la playa, ahogándose en las rocas del acantilado, cesando su grito por un instante sólo para volver al siguiente con mayor fuerza. La naturaleza y el entorno en el que se desarrolla la acción quizá sea el retrato más fiel de la ruptura en la cual viven o aparentan vivir Elisabet y su Alma.

    José Luis Forte
    redacción Cáceres


    Persona
    de Ingmar Bergman (1965)
    traducción | Carmen Montes
    prólogo | Jonás Trueba
    editorial | Nórdica Libros
    ISBN | 978-84-92683-14-7
    precio | 14,50 €
    nº de páginas | 94
    colección | Letras nórdicas, 16
    ★★★
    Feelmakers

    0 comentarios:

    Publicar un comentario en la entrada

    "Sueñen. Vean cine."

    Críticas

    Classics

    • Retrospectiva de Jacques Becker

      Por José Luis Forte / «A golpe de escoplo y martillo un hombre perfora el suelo de hormigón de una celda. Cada impacto hace saltar esquirlas y polvo de cemento en una tarea que se nos antoja imposible. Hay poco tiempo, el ruido es infernal, los guardias de la prisión pueden pasar en cualquier momento y solo la casualidad de que haya obras en el edificio permite que los golpes no llamen la atención. Como un péndulo que marca los segundos con una perfección milimétrica, como gotas de agua que fueran cayendo de un grifo inagotable, la secuencia del trabajo se desarrolla maquinalmente, pero es un hombre quien incansable mantiene el hipnótico ritmo».
    • El cine de Hou Hsiao-Hsien, un espacio para habitar. Apuntes sobre The Assassin

      Por Miguel Muñoz Garnica. «Estamos en el sur de Taiwán, a principios de los años cincuenta. Un pueblecito rural de calles sin pavimentar y casas humildes donde las duchas con agua caliente se dan calentando un barreño de agua sobre una hoguera. Un grupo de niños, descalzos y vestidos de blanco, juega con peonzas en la plaza del pueblo».
    • Las 10 mejores películas de Akira Kurosawa

      Por José Luis Forte. «De nuevo el juego está en marcha, como diría nuestro adorado Sherlock Holmes: destacar las diez mejores obras de un director de cine. En esta ocasión es el gran Akira Kurosawa el elegido, quizá el autor japonés más popular y con más merecido prestigio de la lejana isla. Y otra vez nos encontramos con la habitual problemática: dejar fuera películas que deberían incluirse en la lista».

    Premios

    Festivales

    [12][Trailers][slider3top]