Introduce tu búsqueda

  • Especial Festival de Sundance.
    Cobertura completa de la edición 2018.

    Repetir lo irrepetible.
    «En la playa sola de noche», de Hong Sang-soo.

    Sensualidad praxiteliana.
    «Call me by your name», de Luca Guadagnino.

    Insert Coin.
    «Good Time», de los hermanos Safdie.

    Entrevista | Pawel Pawlikowski, director de «Ida»

    Pawel Pawlikowski, director de «Ida»

    entrevista| Gonzalo Hernández
    lugar| Librería Ocho y 1/2, Madrid.
    tipo| roundtable con diversos medios

    Uno de los nombres del 2013. Vencedor en Gijón, Londres y Toronto. La consagración del polaco Pawel Pawlikowski ha llegado con un íntimo y  blanquinegro retrato de una novicia cuya vida da un vuelco ante una revelación inesperada. Ida, uno de los grandes filmes del año, llega a nuestro país comandada por un cinesta sobrio pero cercano. Hay vida más allá de Wajda o Kieslowski.


    En Ida se pueden reconocer con claridad ecos y referencias al cine de Andrzej Wajda, Andrzej Munk o, incluso, Krzysztof Kieslowski. Quizás solo a modo espiritual pero parecen presentes. ¿Tiene en cuenta a estos clásicos del cine de su país al afrontar sus proyectos?

    — Sí, claro, son referentes. Munk, por ejemplo, me inspira mucho. De Wajda, porque sus películas son una especie de aroma de identidad polaca pero estéticamente es muy barroco. En mis películas, todas las cosas aparecen de forma mucho más reducida y sutil. Yo crecí viendo muchas películas de Bresson y Godard, así como de la Nueva Ola Checoslovaca, pero no puedo decir que tenga influencias claras. En cuanto a Kieslowski, me gustan mucho sus documentales. Se acercan a mí en cuanto al tema pero no en cuanto a la forma.

    ■ Impresiona su dirección. Todo son planos fijos, muy bien encuadrados y apenas hay travellings o movimientos. ¿Por qué un estilo así?

    — Las últimas escenas se rodaron con cámara al hombro. Hay muchos motivos, pero quizás se trate de una reacción personal mía. En una película con imágenes y potentes interpretaciones los encuadres suelen ser los mismos. El público tiene que mirar muy cuidadosamente. Supongo que es por esa crisis de la mediana edad que tengo y porque estoy aburrido de la gramática de la cinematografía. En cuanto a los encuadres, si me quiero poner intelectual, profundo, reflexivo, esa es la forma que mejor entiendo para reflejar el encarcelamiento de los personajes. Literalmente encerrados dentro de una toma, de un plano. Solo al final se producen esos dos movimientos: el de la cámara y el del personaje.

    La protagonista porta un gran peso en la película. ¿Cómo ha desarrollado ese recorrido y ese camino que finalmente tiene que tomar?

    — Hay dos personajes que sufren. Ida es una persona fuerte y unificada; la otra está mucho más dividida. Le asombra descubrir, por supuesto, descubrir que no era como creía ser. No le agrada tener que abandonar el monasterio y, por si fuera poco, descubre el amor, aunque no sea de forma erótica. Pero su tía es una encarnación muy fuerte de lo que es la vida. Es buena, es mala, es divertida, es horrenda. Es un personaje muy especial. Cuando ella desaparece, deja un vacío tremendo en Ida pero ese viaje que hace intente probar la vida antes de dejar. Intenta volverse en algo sensual y espiritual. Busca la evocación de un universo nuevo a través de la música pero, aún así, sigue sintiendo un enorme vacío.

    El discurso del holocausto está muy presente en el fondo de la película. Muchas otras también han tratado este tema a modo de telón secundario. ¿Cuál cree que es la mayor virtud y peor defecto de ellas?

    — No sé… No he visto ninguna película sobre este tema. [Risas] En mi película hablo sobre la fe, la fe católica, el comunismo, Polonia en los años 60. El holocausto es uno de esos elementos. No he querido centrarme simplemente en ese tema. De hecho, me esmeré por no hacer una película solo sobre ese tema. Preferiría leer un libro antes que ver un filme que hable solo de esto. Me interesan más los demonios personales y la investigación histórica. Creo que a los largometrajes no se les suele dar bien explicar esas cosas. Preferiría escribir un ensayo sobre eso. Sí me interesan las películas que traten muchos temas de manera libre, artística y abierta que sugiere mucho pero que no explica. Intenta hacerte pensar pero no instruirte. No piensas que alguien te ha explicado algo sino que te ha fomentado la curiosidad.

    Ida
    fotograma de «Ida», de Pawel Pawlikowski

    Me ha sorprendido que en los títulos de crédito haya un agradecimiento a Alfonso Cuarón.

    — Es un viejo amigo mío. Cada película que termino, es él la primera persona a quien se la muestro. Fue el primero que al ver Ida me llamó y me dijo: «buen trabajo». Se lo agradezco mucho. No le gustan siempre todas mis obras pero respeto mucho su opinión. Es muy buen tipo y a mí también me gustan mucho sus películas.

    La cámara casi siempre enfoca a los ojos, por encima de otra zona del cuerpo.

    — Durante toda la película, hay mucho espacio por encima de la cabeza de los personajes. Parecen enanos, en ocasiones. Las caras casi siempre están mirando hacia abajo. Están tristes. Fue algo intuitivo y me gustaba mucho. Parecen como perdidos, bajo ese inmenso cielo. Al principio, los cuerpos estaban muy pegados unos con otros pero nos dimos cuenta de que subiendo la cámara por encima de las cabezas teníamos cosas bellísimas.

    ¿Intentas crear un estilo diferente en cada una de tus películas, a diferencia de otros directores que suelen tener uno común?

    — Yo no creo que tenga un estilo, ni estilos, sí una carrera. A menudo, cuando suelo hacer las películas, estas corresponden con un período de mi vida en el que me está pasando algo concreto. Para esta película, me encontraba en el sentimiento de cansancio del movimiento por la cámara. En mis obras, siempre hay tres personas y un paisaje. Soy amateur y, de hecho, quiero seguir siéndolo. Me interesa descubrir cosas en cada una de mis creaciones.

    ¿Seguiría en el futuro con este estilo o barajaría algo diferente como una superproducción?

    — Cuando el presupuesto se excede, se pierde el control sobre la película y tienes que escuchar a demasiada gente. Lo mejor de hacer un cine así es que tú controlas la gran mayoría de elementos y trabajas con gente que te gusta, lo cual es un placer enorme. Cada uno va, más o menos, al mismo puerto y tiene el mismo interés. Si entras en presupuestos grandes, te metes en el terreno de la política. Y te tiene que gustar la política. En el cine, si te pasas de presupuesto, acabas apelando a lo que decía Lenin: «quién, a quién y para quién».

    Godard

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

    "Sueñen. Vean cine."

    Estrenos

    Premios

    • Cuaderno de viaje: análisis visual y narrativo de Twin Peaks

      «Aviso al lector: este texto, como la anterior entrega que publicamos, está plagado de spoilers que detallan información de los capítulos reseñados. Está concebido con la esperanza de ser un acompañamiento a las experiencias de visionado previas de cada uno, y como tal asume la incompletitud de su análisis. Ni ofrece, ni lo pretende, una lectura totalizadora de la serie. Sino una serie de fragmentos rescatados, puestos en una relación más o menos arbitraria y leídos bajo una serie de constantes que se adivinan en Lynch, pero que quizá tengan mucho de las propias inquietudes de quien escribe...».
    • El cine de Maya Deren. Una mirada a su filmografía

      «La consolidación de la mujer en la industria del cine es algo tan reciente y, por desgracia, tan condenado a un inevitable período de reafirmación presumiblemente extenso, que resulta muy difícil establecer una lectura del papel femenino en el cine y, mucho menos, en el cine de vanguardia, pues su relación parece más coincidente que desencadenante. Sólo en las últimas entregas de los grandes festivales, ha sido motivo de indignación y debate la ausencia de una participación femenina más cuantiosa...».
    • El tedio según Sofia Coppola

      «Si nos detenemos a analizar la filmografía de Sofía Coppola, encontramos un denominador común en todas sus historias. Los personajes que retrata la realizadora neoyorquina están embriagados por el aburrimiento, por una sensación de pesadumbre que les arrastra y que, de un modo u otro, actúa como catalizador de sus actos. Puede ser un elemento impuesto, como ocurre en Las vírgenes suicidas, y del que solo hay una manera de escapar; que viene dado por el entorno, como en Lost in translation, donde se materializa en un sentimiento de extrañeza que acaba por unir a dos almas solitarias...».

    Festivales

    Extras

    [12][Trailers][slider3top]