Introduce tu búsqueda

  • Especial Festival de San Sebastián.
    Cobertura completa de la 65ª edición.

    Down by Earth.
    «Song to Song», de Terrence Malick.

    Sensualidad praxiteliana.
    «Call me by your name», de Luca Guadagnino.

    Insert Coin.
    «Good Time», de los hermanos Safdie.

    Dos ventanas al vacío.
    «A Ghost Story», de David Lowery.

    CINEMATOGRAPHY | BARRY LYNDON

    Cinematography - Barry Lyndon
    Fotografía de John Alcott (B.S.C)

    A finales de los años sesenta (1969), Stanley Kubrick estaba preparado para rodar una película a cerca de un personaje que él admiraba, Napoleón Bonaparte. Sin embargo, debido a una crisis que sufrió la Metro Goldwyn Meyer (MGM), el proyecto no salió adelante. Pero tras ‘La naranja mecánica’ (A Clockwork Orange, 1971) y gracias a la asociación de la Warner Bros, decidió adaptar la novela de William Makepeace Thackeray Memorias de Barry Lyndon, Esquire de 1856. Con ella el maestro neoyorquino lograba plasmar ese universo napoleónico en Barry Lyndon (1975).

    Kubrick quiso crear con fidelidad la época del siglo XVIII bajo una estética pictórica y grabar con luz natural. Como esto último era complicado y debía ser estudiado al detalle contó de nuevo con el director de fotografía John Alcott, con quién trabajó anteriormente en 2001; A Space Odyssey y A Clockwork Orange.

    Barry Lyndon

    Existe el falso mito de "Barry Lyndon es la primera película con iluminación natural de la historia del cine sin el uso de iluminación artificial." Las escenas esenciales, se rodaron en invierno entre las nueve de la mañana y las tres de la tarde para aprovechar la luz del Sol. "Puse papel calca en las ventanas e instalé reflectores con el fin que en el momento que el Sol se acostara pudiésemos pasar a la luz artificial y continuar el rodaje. Pero esta iluminación (seis reflectores flood) estaba basada sobre la iluminación natural." 
     
    Barry Lyndon

    En los interiores, el uso de la luz natural que procedía de las ventanas lograba diferenciar las sombras de las luces sobre los personajes de manera muy natural. En cuanto a los exteriores, el uso de reflectores evitaba las luces de relleno cuya función es suavizar las sombras duras.
     
    Barry Lyndon

    Un reto tanto para Kubrick como Alcott fue el de filmar escenas nocturnas a la luz de las velas sin la utilización de focos. En aquellos años no existían lentes capaces de impresionar una película con tan poca luz. El director se pasó tres meses buscando una hasta hallar un modelo de lentes de una cámara Zeiss de 50 mm perteneciente a la NASA. Otros afirman que se inventó una cámara exclusiva para Barry Lyndon y posteriormente fue utilizada por la NASA.
     
    Barry Lyndon

    Estas lentes se caracterizaban por su enorme abertura, permitiendo así trabajar sin problemas con la escasa luz, sin embargo esto suponía la eliminación de la profundidad de campo (espacio nítido que queda por delante y por detrás del objeto enfocado).
     
    Barry Lyndon

    Kubrick y Alcott lograron, gracias al zoom (técnica que muchos directores de cine rehusaban), el aplanamiento de las imágenes con el fin de parecerse a un cuadro de la época.
     
    Barry Lyndon

    En cuanto al tratamiento de color se realizó en el laboratorio tras la retirada de un filtro de luz diurna (luz de día) que permitió saturar los verdes y azules y empastelar el resto de colores.
     
    Barry Lyndon

    Barry Lyndon, fue un gran fracaso tanto en la crítica como en la taquilla, no obstante, fue nominada a siete Oscar llevándose cuatro por mejor diseño de vestuario, banda sonora, dirección artística y director de fotografía, John Alcott.
     
    Barry Lyndon

    El “Mago de la iluminación fílmica con vela" (1931-1986), por desgracia fallecido hace años, fue miembro destacado de la British Society of Cinematographers (BSC) desde 1976. Empezó en el mundo cinematográfico como asistente de cámara y su paso por 2001; A Space Odyssey como miembro del equipo de cámara de Geoffrey Unsworth, le cambió su vida profesional. Unsworth tuvo que abandonar el proyecto y Kubrick le ascendió inmediatamente a director de fotografía. Desde entonces Kubrick-Alcott colaboraron juntos en películas como la ya mencionada A Clockwork Orange (1971), Barry Lyndon (1975) y The Shining (1980). Otras películas en las que ha participado son Little Malcolm (1974), de Stuart Cooper, Under Fire (Bajo el fuego, 1983), de Roger Spottiswoode, o No Way Out (No hay salida, 1987), de Roger Donaldson.

    Inés Lendínez.

    Pueden acceder a todas las fotografías en alta definición en el siguiente enlace: Fotografía de John Alcott (BSC) - Barry Lyndon.

    Otros trabajos de John Alcot (B.S.C):

    The Orange Clockwork
    'La naranja mecánica', de Stanley Kubrick (1971)

    El resplandor, de Stanley Kubrick (1980)
    El fulgor efímero

    6 comentarios:

    1. Excelente análisis!
      Sigo esperando el de Doyle y su relación con Wong Kar Wai!
      Cuidate!

      ResponderEliminar
    2. Estupendas fotos. Una gran película del mejor director de todos los tiempos. Y este director de fotografía de verdad que era un mago.

      Un saludo.

      ResponderEliminar
    3. Anónimo: ¡Gracias! Voy poco a poco. De momento pongo películas que se les caracterice por algo en concreto. En "El Piano" fue el encuadre, cada fotograma era pura fotografía, en "El Padrino" el contraste de sombras y luces, "La noche del cazador" por sus inluencias en el expresionismo alemán...Tengo en cuenta a Christopher Doyle y a Wong Kar Wai hablaré sobre ellos más adelante. 1 Saludo.

      Marco: es un pena que ya no esté entre nosotros. Fue uno de los grandes. ¡Saludos!

      ResponderEliminar
    4. Excelente Inés. Es una de mis películas preferidas de Kubrick. Lo de la fotografía es sobrehumano. Solo en pensar en una remasterización en hd y debe ser alucinante. Lo mismo ocurre con 2001 su paso al blu ray deja un trabajo de Alcott sublime.

      Un abrazo.

      ResponderEliminar
    5. Jaja, mil disculpas por la insistencia mía sobre Doyle y Wong Kar Wai.
      Si es posible añadiría también el trabajo que tiene Bela Tarr y Gábor Medvigy.
      Muchas Gracias !
      Cuidate!

      ResponderEliminar
    6. Muchas Gracias Emilio.

      "Anónimo"; A Bela Tarr y a Gábor Medvigy, no les conocía. Ahora mismo estoy buscando información (en inglés, válgame) y videos sobre ellos.

      No te procupes, todo lo contrario se agradece y mucho. 1 saludo

      ResponderEliminar

    "Sueñen. Vean cine."

    Estrenos

    Festivales

    • Cuaderno de viaje: análisis visual y narrativo de Twin Peaks

      «Aviso al lector: este texto, como la anterior entrega que publicamos, está plagado de spoilers que detallan información de los capítulos reseñados. Está concebido con la esperanza de ser un acompañamiento a las experiencias de visionado previas de cada uno, y como tal asume la incompletitud de su análisis. Ni ofrece, ni lo pretende, una lectura totalizadora de la serie. Sino una serie de fragmentos rescatados, puestos en una relación más o menos arbitraria y leídos bajo una serie de constantes que se adivinan en Lynch, pero que quizá tengan mucho de las propias inquietudes de quien escribe...».
    • El cine de Maya Deren. Una mirada a su filmografía

      «La consolidación de la mujer en la industria del cine es algo tan reciente y, por desgracia, tan condenado a un inevitable período de reafirmación presumiblemente extenso, que resulta muy difícil establecer una lectura del papel femenino en el cine y, mucho menos, en el cine de vanguardia, pues su relación parece más coincidente que desencadenante. Sólo en las últimas entregas de los grandes festivales, ha sido motivo de indignación y debate la ausencia de una participación femenina más cuantiosa...».
    • El tedio según Sofia Coppola

      «Si nos detenemos a analizar la filmografía de Sofía Coppola, encontramos un denominador común en todas sus historias. Los personajes que retrata la realizadora neoyorquina están embriagados por el aburrimiento, por una sensación de pesadumbre que les arrastra y que, de un modo u otro, actúa como catalizador de sus actos. Puede ser un elemento impuesto, como ocurre en Las vírgenes suicidas, y del que solo hay una manera de escapar; que viene dado por el entorno, como en Lost in translation, donde se materializa en un sentimiento de extrañeza que acaba por unir a dos almas solitarias...».

    Extras

    Premios

    [12][Trailers][slider3top]