• Teletipos
    Loading...

    Karlovy Vary 2014 | Cobertura especial

    Mil veces buenas noches | Retrato de una bomba humana

    Jacques Tourneur | Sus 10 mejores películas

    Las vidas de Grace | La letra pequeña de la experiencia

    Dos vidas | Los otros escombros del Muro

    CINE CLUB | EL SILENCIO DE UN HOMBRE

    Crítica de El silencio de un hombre
    "La profunda soledad del samurái sólo es comparable a la de un tigre en la selva".
    Bushidō (El libro del samurái)

    Seguidor declarado del cine negro americano de los años 30, Jean-Pierre Melville basó gran parte de su obra en recrear la esencia del antihéroe solitario que reflejaban filmes como ‘Las calles de la ciudad’ (City Streets, Rouben Mamoulian, 1931), ‘Hampa dorada’ (Little Caesar, Mervyn LeRoy, 1931) o ‘Scarface, el terror del hampa’ (Scarface, Howard Hawks y Richard Rosson, 1932). Todas las etapas de su filmografía ofrecen un retrato del concepto de ‘el hombre’, la exaltación de la virilidad así como de sus valores y camaradería; aspecto heredado de las propias vivencias de Melville en el frente francés en la II Guerra Mundial. Pese a que siempre fue denominado como “el más americano de los autores franceses”, la influencia de la industria estadounidense en su obra era más iconográfica que narrativa. Un aspecto en el que diverge del resto de sus compañeros de generación José Giovani y Henri Verneuil, fundadores oficiosos de ese subgénero llamado Polar, más centrados en el continente que en el contenido de los primeros ‘noir’. Es tiempo del gángster romántico, de pasado, presente y futuro siempre en el lindero que separa la huida y la muerte. Es la llamada 'poésie du crime' que simboliza en todo su esplendor Alain Delon como ese metódico y taciturno ‘samurái’ representado en ‘El silencio de un hombre’ (Le Samouraï, 1967).

    “¿Quién eres tu? – Eso no importa. ¿A qué ha venido? – A matarlo”.

    Estandarte del nombrado Polar francés, la undécima película de Melville recorre toda la topografía parisina a través de la triste mirada de un asesino a sueldo. Un profesional parapetado en un pequeño apartamento en el centro y acompañado por el monótono piar de un canario que como el protagonista solamente tiene su jaula. Jeff Costello (Delon) deja las palabras a un lado y sigue su propio código. Un especialista que mata por dinero y (sobre) vive en la sombra. Dotado de elegancia y atractivo, su relación con las mujeres se reduce a esporádicas visitas a una hermosa rubia (Nathalie Delon) que sirven como coartada a cada uno de sus trabajos. Paciente e inteligente, no existen fisuras en un universo estudiado al milímetro. Una situación que cambia tras ser engañado por la parte contratante de su último encargo. Algo que provocará que no solo sea perseguido por sus clientes, también por la gendarmería en una asfixiante caza. Solo quedan dos opciones: huir o morir.

    "Le samouraï"
    Nathalie & Alain Delon es una escena de 'El silencio de un hombre', de Jean-Pierre Melville

    “¿No tiene nada que decir? – No con un arma apuntándome. ¿Es un principio? – Más bien un hábito”.

    La sombría geografía emocional de ‘El silencio de un hombre’ queda clara ya desde su inicio, con un bello plano secuencia y la cita que encabeza esta publicación. Es el dibujo de la tranquilidad que precede al método. En todo un ejercicio de magnetismo Alain Delon compone una de las grandes interpretaciones de su carrera. Un personaje irresistible y complejo avocado a convertirse en un icono tal como los protagonistas de las cintas que Melville admira. Jeff Costello es un homenaje a esos papeles personificados por Humphrey Bogart, James Cagney o Edward G. Robinson pero con estilo propio y sin renunciar a los estilemas de un cine previo a ese efervescente laboratorio llamado ‘Nouvelle Vague’. Costello logra encajar con todos los elementos que circundan el filme. Desde sus aliados hasta sus enemigos pasando por el urbanismo parisino. Una figura mimetizada con su entorno como si de un lienzo expresionista se tratara. Es química pura. Ataviado con su sombrero y gabardina clásica, no renuncia a su idiosincracia y porte, ni siquiera herido o en la huida. Es una cuestión de principios.

    “Él es un lobo solitario”. – Es un lobo herido y ahora hay un rastro. Debe ser eliminado”.

    Melville, también creador del libreto – junto a Georges Pellegrin – a partir de la novela ‘The Ronin’ de John McLeod, ofrece toda una exhibición narrativa. Primero con toda esa nebulosa que articula entorno a Costello. No otorga información sobre su pasado remarcando esa aura mitológica que le acompaña. "Alguien dijo en una ocasión que en una película de Godard, Jef Costello, tendido sobre la cama de su habitación, habría leído un libro y el espectador vería su cubierta, y en una de Bresson se habría preparado un café con leche. Esto no me interesa. No me gusta ver a mi héroe enfrentarse a lo que podríamos llamar una función orgánica. Quiero sensibilizar al espectador de la intimidad del héroe sin mostrar cómo come en la mesa." Comentaba el autor sobre su personaje. Sin duda, la influencia oriental copa gran parte del relato, ante todo por ese trazo grácil y pétreo del protagonista tan propio del asesino medieval nipón por excelencia. No terminan ahí las comparativas ya que ‘El silencio de un hombre’ pudiera ser un Western contemporáneo. Un ‘Solo ante el peligro’ (High Noon, Fred Zinnemann, 1952) o ‘Raíces profundas’ (Shane, George Stevens, 1953) importado a la gran urbe francesa. Segundo, por el prodigioso uso de la cámara y la técnica elevan la elipsis y toda la retórica que la cinta porta. Dinámicos travellings y la azulada atmósfera creada por Henri Decaë componen un escenario lúgubre, fóbico y enigmático que anuncian que tipo de epílogo encontrará ese samurai parisino.

    Icono del cine francés. Alain Delon en una de las imágenes representativas de 'El silencio de un hombre'

    “Yo nunca pierdo. Nunca”.

    Un final de resonante poética. Movimientos pausados hasta llegar al ‘hall’ del club donde dio comienzo el último episodio. Allí, con mirada serena y dejando atónita a la joven encargada del guardaabrigos posa su sombrero. Ella le entrega su resguardo mientras le busca acomodo a su preciada prenda. Justo en ese momento, Costello abandona el resguardo en el mostrador – de forma sutil, casi a cámara lenta – y marcha valiente en busca de su destino. Un destino que aceptará de forma honorable. Cara a cara con esa ‘femme fatale’ eje de toda la trama y revólver en mano. Lo que esconde el tambor de éste es la llave del triunfo de Jeff Costello. Un triunfo desde la muerte.

    Emilio Luna.

    Le samouraï poster


    La influencia de ‘El silencio de un hombre’ ha sido notoria en el cine contemporáneo. Autores como Quentin Tarantino o John Woo siempre se han sentido muy vinculados al estilo del director galo. Cintas como ‘The Killer’, de Jon Woo (1989), ‘León, el profesional’, de Luc Besson (1994) ‘Ghost Dog, el camino del samurái’, de Jim Jarmusch (1999), y, sobre todo, ‘Drive’, de Nicolas Winding Refn (2011) contienen parte de la esencia de este regio ejercicio de cine negro de Jean-Pierre Melville.

    Ficha técnica:

    Francia, Italia, 1967. Título original: Le Samouraï. Director: Jean-Pierre Melville. Guión: Jean-Pierre Melville, Georges Pellegrin. Productora: Filmel / Films Borderie / T.C.P. / Fida Cinematografica. Estreno: 25 de octubre de 1967. Fotografía: Henri Decaë. Música: François de Roubaix. Montaje: Monique Bonnot, Yo Maurette. Intérpretes: Alain Delon, Nathalie Delon, Caty Rosier, François Périer, Michel Boisrond, Jacques Leroy, Catherine Jourdan, Jean-Pierre Posier.

    Póster de 'El silencio de un hombre'

    6 comentarios:

    1. Excelente crítica, Emilio. No he visto esta película. Mi relación con el cine francés "renovador" de los 60, tanto el polar como la nouvelle vague, siempre ha sido esporádica y pocas veces satisfactoria. Pero con esta está claro que tendré que hacer un esfuercillo, jajaja.

      ResponderEliminar
    2. Pero que pedazo de poster.
      Me gusta Delon, mucho! Y no he visto éste film mítico. Gracias por tu reseña que es fantástica. Apuntada queda!!

      ResponderEliminar
    3. Elvis Presley, Alain Delon, Clint Eastwood, Robert Redford y algún otro que se me escapa ahora.....que vuelvan los hombres xD.

      ResponderEliminar
    4. La vi hace unos años y apenas la recuerdo. Si influyó en Drive, que es un filme que me encanta, tendré que repescarlo y darle un nuevo vistazo. Es una gran elección, ya que es todo un referente del cine negro francés. Y la crítica, una maravilla. Un abrazo!

      ResponderEliminar
    5. En mi opinion una obra maestra de silencios, donde la persecución de un hombre en ese espectral parís lluvioso alcanza tintes trágicos. Magistral muestra del cine negro francés que no tiene nada que envidiara al noir americano. Saludos

      ResponderEliminar
    6. Una de las mejores películas del cine negro. No solo francés, sin no mundial, por encima de muchas americanas con bastante mas lustre que esta.

      Con el añadido de que ese ambiente triste, esa ausencia de palabras y esa persecución por todos mientras la lluvia y la música contribuyen a resaltar el carácter melancólico y triste de la cinta. Ha sido trasladado como ambiente a muchas de las mejores películas modernas del genero..

      Obra imperdurable que alcanza el estatus de clásico. Y eso, es algo que no suele regalarse. Saludos

      ResponderEliminar

    "Sueñen. Vean cine."