Introduce tu búsqueda

  • Especial Festival de Sundance.
    Cobertura completa de la edición 2018.

    Repetir lo irrepetible.
    «En la playa sola de noche», de Hong Sang-soo.

    Sensualidad praxiteliana.
    «Call me by your name», de Luca Guadagnino.

    Insert Coin.
    «Good Time», de los hermanos Safdie.

    WAR HORSE (STEVEN SPIELBERG, 2011)

    AMOR DE CABALLO

    Cada temporada, la categoría de mejor película a los Óscar cuenta con un título o dos que parecen estar ahí en señal inequívoca de eclecticismo, consenso (tela con la palabrita) y buen rollo. Suelen poseer la mágica virtud de robarte –a veces ni eso– una lágrima fácil con su carácter melodramático, escenas que aúnan (democráticamente) color y planos preciosistas, belleza premeditada y ni ápice de riesgo dramático: responden a la llamada del mainstream, pero de forma aparentemente suave. Este año, las cintas que llevaban el sambenito de tan distinguida etiqueta eran Criadas y señoras, Tan fuerte, tan cerca de Stephen Daldry, y War Horse (Caballo de batalla).

    Con esta tercera película, las sospechas eran similares. Aunque si en el cartel de director aparece el nombre de Steven Spielberg, hay que prestar atención sí o sí. War Horse nos habla de la férrea amistad entre un chaval (Jeremy Irvine) y su caballo, un ejemplar que, por culpa de la llegada de la Gran Guerra (y de las deudas que acechan a la familia del chico) a ese bello paraje que es la campiña inglesa, acaba sirviendo de montura para el Capitán Nicholls. Un comienzo vagamente esperanzador para una aventura que llevará a esos dos amigos –el caballo y el joven– a luchar por reencontrarse en mitad del conflicto. Los ingredientes, sin duda, ponen a Spielberg al servicio de un relato cuya duración (dos horas y media) no prohíbe que disfrutemos de él. A pesar de que haya escenas demasiado edulcoradas y subrayadas infaliblemente por la banda sonora de John Williams, estamos ante un filme sólido, con momentos tan pretenciosos (ay, la fotografía y las imágenes bucólicas) como anquilosados. La nueva luminaria del cine inglés, Benedict Cumberbatch, merecía un personaje más relevante en la historia. Su magnética presencia no debería ser desaprovechada jamás.

    War Horse
    Fotograma de War Horse (Steven Spielberg, 2011). Nominada al Óscar como mejor película
    Basado en la novela homónima de Michael Morpurgo, el guión –escrito a cuatro manos por Lee Hall y Richard Curtis– utiliza una especie de leitmotiv (véase el distintivo de guerra en forma de pañuelo) que persigue de principio a fin ese sentimiento radiante y cegador que desemboca en un final pintado con brocha gorda. Coherente con un producto diseñado para competir (sin opciones) en los Oscar. ¿En contra? Que su director sea el responsable de obras maestras como La lista de Schindler y Munich.

    Separador
    Imdb War HorsePor Juan José Ontiveros

    Leo, escribo, a veces pienso.
    El cine es totalmente subjetivo.
    Decía Hitchcock que "son 400 butacas que llenar".
    En esas butacas, además, puedes ver clásicos como Johnny Guitar.

    Edición por Emilio Luna
    Special Message from Johnny Lang

    Separador
    Tierra de Dios

    3 comentarios:

    1. Visualmente muy buena pero argumentalmente floja. Esperaba mucho más.
      Saludos.

      ResponderEliminar
    2. Me gustó como a tí Juanjo, a secas. Spielberg es quizás mi director porque hereda todo el estilo de Ford alguien que también, me apasiona. War Horse no es, de lejos, merecedora de estar entre sus mejores filmes pero tiene una factura impecable y momentos alucinantes. Creo justa su nominación al Óscar y la veo muy por encima de las nombradas Tan fuerte, tan cerca o Criadas y señoras.

      Un abrazo amigo.

      ResponderEliminar
    3. Debo ser de los pocos que le ha gustado "War Horse". En absoluto, me parece una película floja o mala.
      Al contrario, encuentro en ella momentos de gran cine.
      Un director que ha realizado grandes obras no se le puede olvidar esto del cine.

      Un abrazo

      ResponderEliminar

    "Sueñen. Vean cine."

    Estrenos

    Premios

    • Cuaderno de viaje: análisis visual y narrativo de Twin Peaks

      «Aviso al lector: este texto, como la anterior entrega que publicamos, está plagado de spoilers que detallan información de los capítulos reseñados. Está concebido con la esperanza de ser un acompañamiento a las experiencias de visionado previas de cada uno, y como tal asume la incompletitud de su análisis. Ni ofrece, ni lo pretende, una lectura totalizadora de la serie. Sino una serie de fragmentos rescatados, puestos en una relación más o menos arbitraria y leídos bajo una serie de constantes que se adivinan en Lynch, pero que quizá tengan mucho de las propias inquietudes de quien escribe...».
    • El cine de Maya Deren. Una mirada a su filmografía

      «La consolidación de la mujer en la industria del cine es algo tan reciente y, por desgracia, tan condenado a un inevitable período de reafirmación presumiblemente extenso, que resulta muy difícil establecer una lectura del papel femenino en el cine y, mucho menos, en el cine de vanguardia, pues su relación parece más coincidente que desencadenante. Sólo en las últimas entregas de los grandes festivales, ha sido motivo de indignación y debate la ausencia de una participación femenina más cuantiosa...».
    • El tedio según Sofia Coppola

      «Si nos detenemos a analizar la filmografía de Sofía Coppola, encontramos un denominador común en todas sus historias. Los personajes que retrata la realizadora neoyorquina están embriagados por el aburrimiento, por una sensación de pesadumbre que les arrastra y que, de un modo u otro, actúa como catalizador de sus actos. Puede ser un elemento impuesto, como ocurre en Las vírgenes suicidas, y del que solo hay una manera de escapar; que viene dado por el entorno, como en Lost in translation, donde se materializa en un sentimiento de extrañeza que acaba por unir a dos almas solitarias...».

    Festivales

    Extras

    [12][Trailers][slider3top]