Introduce tu búsqueda

  • In sanguis veritas.
    The neon demon, de Nicolas Winding Refn.

    ¿Cuántos poetas se necesitan para elogiar a una ciudad?
    Paterson, de Jim Jarmusch.

    El castigo de Hedoné.
    La doncella, de Park Chan-wook.

    Especial Oscar Race 2017.

    Epicedio appassionato.
    Solo el fin del mundo, de Xavier Dolan.

    Crítica | I saw the light

    I saw the light

    Los demonios artísticos ya no son lo que eran

    crítica de I saw the light (Marc Abraham, Estados Unidos, 2015).

    ¿Qué sería del cine americano sin su correspondiente dosis anual de biopics? Como con tantos otros géneros made in Hollywood, la película biográfica suele ser una apuesta segura, que además puede garantizar ciertos niveles de prestigio a sus implicados, incluyendo algún que otro premio de relumbrón. Los hay para todos los gustos: personajes históricos, científicos con o sin dilemas morales, políticos, estafadores y hasta personalidades pintorescas que simplemente le hicieron gracia a la platea (véase la reciente Florence Foster Jenkins). Y, por supuesto, artistas atormentados, los auténticos favoritos de Hollywood, quién sabe si por aquello del ego. I saw the light partía pues con todo a su favor, incluyendo al virtuoso torturado de turno (en este caso, el cantante de country Hank Williams), un par de actores populares y atractivos al frente del reparto, y su pequeña dosis de polémica cuando el nieto de Williams criticó duramente la elección del británico Tom Hiddleston para encarnar a su abuelo. Y, empero, I saw the light es una película profundamente insatisfactoria. La dirección es convencional en el mejor de los casos, y, por momentos, parece casi inexistente. Abraham no arriesga, no plantea nada que no se haya visto en una pantalla una y mil veces; casi parece que se hubiese plantado en el rodaje con un manual de dirección y hubiese seguido las instrucciones punto por punto: todos y cada uno de los estereotipos del género están ahí, predecibles en su planteamiento y resolución hasta la última coma, aunque el espectador no conozca el más mínimo detalle sobre la vida y obra de Hank Williams. I saw the light es lo más parecido a un “pinta por números” que se ha visto en una pantalla en mucho tiempo. Y eso incluye los números musicales, que se antojan funcionales y añadidos casi por obligación, a pesar de que en varios de ellos se supone que debe haber momentos de carga dramática. Quizá no hacía falta un espectáculo digno de Broadway, pero sin duda hubiese sido de agradecer que los momentos musicales del biopic de un cantante tuviesen algo más de interés, en lugar de parecer meros interludios de una obra teatral.

    Por desgracia, la falta de una dirección mejor hace que sus actores se vean deslucidos, a pesar de sus esfuerzos, que no son pocos. No cabe duda de que Tom Hiddleston es sumamente carismático, además de un actor más que solvente, al menos en manos del director adecuado. Sin embargo, su trabajo en I saw the light no resulta convincente, aunque es difícil decir si es debido al propio actor —que quizá ciertamente no era el más idóneo para el papel, a pesar de su más que evidente compromiso con el mismo—, o a que no podía hacer más con el material que tenía entre manos. El mismo problema se aplica a Elizabeth Olsen: es innegable su esfuerzo interpretativo, pero lo único que vemos es un estereotipo de esposa sufridora y/o enfadada que no convence a nadie (incluyendo a la cinta, que pierde gradualmente el interés en ella), aunque su acento sureño sea notablemente mejor que el de Hiddleston. Y si sucede eso con los dos protagonistas, ya pueden imaginar con el reparto de secundarios: roles apenas dibujados que cumplen con su función (es un decir) de la forma más mecánica posible. En ese aspecto, el filme de Abraham es también una lección de manual, pero en este caso de cómo desperdiciar actores. Y es que ni el mejor de los elencos, ni la fotografía de Dante Spinotti, no exenta de cierta belleza, pueden salvar lo insalvable. Un par de buenos actores sólo pueden llegar hasta ciertos límites con una historia endeble y mal contada, que se recrea en momentos que no aportan nada, optando en cambio por hacer que otros, mucho más importantes para la trama, sucedan fuera de cámara de forma incomprensible, incluyendo el destino final de su protagonista. Lo peor del asunto es que Abraham parece creer que su insistencia con el problema de alcoholismo y los líos de faldas de Williams, obviando todo lo demás, es de lo más transgresor y atrevido. ¿Quién quiere un personaje tridimensional cuando puedes tener un cliché andante? Es por todo ello que I saw the light no resulta satisfactoria para nadie: ni para los fans del country en general o de Williams en particular, que verán cómo la faceta de creador del cantante se ve reducida a la mínima expresión; ni para aquellos que disfruten de un biopic con enjundia, que se encontrarán con algo mil veces hecho, y de mejor forma; ni siquiera para quienes quieran evadirse un rato con un relato más o menos convencional, porque la falta de chispa de la película no se lo permitirá. Hank Williams, desde luego, merecía mejor suerte. Los demonios artísticos están de capa caída en nuestro aséptico siglo XXI. | ★ |


    Judith Romero
    © Revista EAM / Londres


    Ficha técnica
    Estados Unidos, 2015. Título original: I saw the light. Director: Marc Abraham. Guión: Marc Abraham (basado en el libro de Colin Escott, George Merritt y William MacEwen). Productores: Marc Abraham, Aaron L. Gilbert, Brett Ratner, G. Marq Roswell. Productoras: Bron Studios / RatPac Entertainment. Presentación oficial: Festival de Toronto 2015. Fotografía: Dante Spinotti. Música: Aaron Zigman. Vestuario: Lahly Poore-Ericson. Montaje: Alan Heim. Dirección artística: Rob Simons. Reparto: Tom Hiddleston, Elizabeth Olsen, Bradley Whitford, Cherry Jones, David Krumholtz, Maddie Hasson, Wrenn Schmidt, Josh Pais.


    Feelmakers

    0 comentarios:

    Publicar un comentario en la entrada

    "Sueñen. Vean cine."

    Críticas

    Classics

    • Retrospectiva de Jacques Becker

      Por José Luis Forte / «A golpe de escoplo y martillo un hombre perfora el suelo de hormigón de una celda. Cada impacto hace saltar esquirlas y polvo de cemento en una tarea que se nos antoja imposible. Hay poco tiempo, el ruido es infernal, los guardias de la prisión pueden pasar en cualquier momento y solo la casualidad de que haya obras en el edificio permite que los golpes no llamen la atención. Como un péndulo que marca los segundos con una perfección milimétrica, como gotas de agua que fueran cayendo de un grifo inagotable, la secuencia del trabajo se desarrolla maquinalmente, pero es un hombre quien incansable mantiene el hipnótico ritmo».
    • El cine de Hou Hsiao-Hsien, un espacio para habitar. Apuntes sobre The Assassin

      Por Miguel Muñoz Garnica. «Estamos en el sur de Taiwán, a principios de los años cincuenta. Un pueblecito rural de calles sin pavimentar y casas humildes donde las duchas con agua caliente se dan calentando un barreño de agua sobre una hoguera. Un grupo de niños, descalzos y vestidos de blanco, juega con peonzas en la plaza del pueblo».
    • Las 10 mejores películas de Akira Kurosawa

      Por José Luis Forte. «De nuevo el juego está en marcha, como diría nuestro adorado Sherlock Holmes: destacar las diez mejores obras de un director de cine. En esta ocasión es el gran Akira Kurosawa el elegido, quizá el autor japonés más popular y con más merecido prestigio de la lejana isla. Y otra vez nos encontramos con la habitual problemática: dejar fuera películas que deberían incluirse en la lista».

    Premios

    Festivales

    [12][Trailers][slider3top]