Introduce tu búsqueda

  • In sanguis veritas.
    The neon demon, de Nicolas Winding Refn.

    ¿Cuántos poetas se necesitan para elogiar a una ciudad?
    Paterson, de Jim Jarmusch.

    El castigo de Hedoné.
    La doncella, de Park Chan-wook.

    Especial Oscar Race 2017.

    Epicedio appassionato.
    Solo el fin del mundo, de Xavier Dolan.

    Crítica | El cuento de los cuentos

    Il racconto dei racconti

    Tríptico de reminiscencias

    crítica de El cuento de los cuentos (Il racconto dei racconti, Matteo Garrone, Italia, 2015).

    Si hay un país donde la historia pasada no ha dejado de estar presente en las mentes futuras, ese es Italia. Arrancando de la antigua Roma, recorriendo luego el Renacimiento, la unificación y el fascismo, el papel que en él ha jugado la herencia cultural y su mitología ha sido decisivo y constante en su progreso social y político. En particular, el Renacimiento se produjo en este marco geográfico porque las ruinas de la antigüedad no habían quedado del todo soterradas, ni sus habitantes las habían despejado por completo de su imaginario. Y a su vez varios autores de este periodo luminoso, entre los que destaca Maquiavelo, anticiparon con su obra la unión de las ciudades y los señoríos, y con él el nacimiento del Estado moderno. Centrándonos con todo más bien en el terreno literario, en los siglos XV y XVI cobró fuerza el humanismo, como consecuencia de la exaltación de la personalidad y la búsqueda del placer individual, si bien bajo ciertas pautas éticas y normativas. Con ello también empezaba a disociarse la teología de los escritos, adquiriendo éstos un tono profano acorde con los intereses de la incipiente burguesía. El Decamerón de Boccaccio fue un exponente temprano de esta evolución, y su huella la recogió, ya propiamente en la época renacentista, el napolitano Giambattista Basile. En 1634 se publicó su antología El cuento de los cuentos, una serie de relatos sobre fábulas fantásticas pobladas por personajes nobles y seres tradicionales del género, junto a otros nuevos propios de otras culturas, como los ogros. A esta recopilación se le conoce como el Pentamerón, y su influencia en la literatura posterior también fue patente. A partir de ahí, el cine ha seguido esta misma senda, pues también en Italia el séptimo arte presenta una continuidad de cuyos principales hitos es difícil escapar. Fellini rodó varias películas rastreables a la Roma clásica, tras él Pasolini adaptó el Decamerón en 1971 y ahora Matteo Garrone se ha atrevido con la obra de Basile, sin perder tampoco de vista los máximos referentes de su profesión.

    El cuento de los cuentos (Il racconto dei racconti), presentada este año en Cannes, enseguida muestra sin embargo un estilo propio, alejado tanto del de su fuente original como del de esos anteriores directores italianos. Y es que la pomposidad a la que apela con naturalidad el género, presente en el libro de Basile a través de su retórica elocuente, y en los filmes aludidos mediante su barroquismo visual, se transforma aquí en economía narrativa y en elegancia técnica. Desde el prólogo inicial, Garrone y sus coguionistas se cuidan de no contar más de lo necesario para anticipar las motivaciones de sus protagonistas. Si un gesto puede sustituir una palabra o si una acción puede reemplazarse por una elipsis, esa es la dirección que se toma. Y a este fondo se une el componente formal, pues con la misma intención la mayoría de escenas se ruedan con el menor número de planos posible, los cuales encuadran sin rodeos el objeto al que en ese momento el espectador debe prestar su atención. Sin duda es de admirar esta apuesta sintética y rica, tanto dramática como estéticamente. Como decíamos, ello se comprueba desde el inicio del metraje, cuando dos de los cuatro reyes que habitan en el lugar imaginario donde transcurre la historia celebran una fiesta en su castillo. Todos ríen menos la reina (Salma Hayek), y cuando surge una mujer embarazada aquella sale disgustada. Así, con un par de signos y miradas, rodados igualmente en un par de tomas, se nos hace partícipes de su disgusto: el hecho de no haber podido ser madre hasta ahora. Y ello impulsará el resto de su trama. La misma implica la llegada de un hechicero que aconseja a la gobernante matar a un enorme lagarto marino, arrancar su corazón y comérselo para quedarse preñada. En la empresa muere su marido (John C. Reilly), y aunque ella consigue su objetivo, también tiene un hijo la cocinera a cargo del manjar, y en la relación futura entre los dos hermanos gemelos surgirá un nuevo conflicto.

    Il racconto dei racconti

    «En cierto modo asistimos a la deshumanización de unos personajes que por su contexto físico y sus oscuros deseos en ocasiones se nos antojan impenetrables».


    Paralelamente, otra historia nos traslada al interés lascivo que demuestra un monarca mujeriego (Vincent Cassel) por una chica a la que ha oído cantar de lejos, sin verla ni sospechar que se trata en realidad de una anciana. Ella y su hermana intentan ocultarse de su señor empleando varias artimañas para que él no descubra la realidad, hasta que acaba entrando en juego otro hechizo, en este caso con efecto rejuvenecedor. Finalmente, el tercer relato se centra en la malsana relación afectiva que establece el último rey (Toby Jones) con una pulga gigante, mientras descuida los intereses y el cariño de su hija, que sueña con emanciparse sin demora. Cuando la pulga muere, su amo organiza una prueba para casar a la joven con quien adivine de donde procede la piel del bicho, expuesta como un tapiz en el hall del castillo, creyendo erróneamente que nadie acertará. Como vemos, estamos ante unas tragedias (no exentas de elementos cómicos y burlescos) que recuperan algunos elementos típicos de estas narraciones, a la vez que introducen aspectos curiosos e inesperados, sobre todo en la forma de los distintos animales y monstruos que acompañan a los seres humanos en sus aventuras y desventuras. En cierto modo asistimos a la deshumanización de unos personajes que por su contexto físico y sus oscuros deseos en ocasiones se nos antojan impenetrables. Por ejemplo, es cuanto menos extraño el afecto que de repente le profesa el último monarca citado a su pulga deforme, pero todavía lo es más que al morir el engendro utilice sin pena sus restos para dar un esposo a su hija, sabiendo que encima le está engañando. En definitiva, lo que ocurre es que la susodicha economía narrativa, que se desarrolla en un montaje en paralelo como es propio de las historias cruzadas, impide proporcionarnos la suficiente información y la debida continuidad sobre todo lo que acontece, y así ciertos sucesos nos parecen incoherentes. Por su parte, la mencionada elegancia formal, amenizada eso sí con la delicada música de Alexandre Desplat, contribuye al distanciamiento con lo que se nos cuenta, y resulta en parte contraproducente, pues si bien revela talento y refinamiento en el trabajo de composición e imagen, al mismo tiempo transmite cierta dejadez por falta de implicación dramática. En efecto, todo ello no nos permite adentrarnos del todo en un mundo que al fin y al cabo debería sernos tan cercano como lejano, por su mezcla de fantasía folclórica y de realismo grotesco. | ★★★ |


    Ignacio Navarro Mejía
    © Revista EAM / Madrid


    Ficha técnica
    Italia, Francia & Reino Unido, 2015. Título original: Il racconto dei racconti. Presentación: Festival de Cannes 2015. Dirección: Matteo Garrone. Guion: Matteo Garrone, Eduardo Albinati, Ugo Chiti & Massimo Gaudioso (basado en el libro de Giambattista Basile). Productoras: Archimede / Le Pacte / Rai Cinema. Fotografía: Peter Suschitzky. Música: Alexandre Desplat. Montaje: Marco Spoletini. Diseño de producción: Dimitri Capuani. Intérpretes: Salma Hayek, Vincent Cassel, Toby Jones, John C. Reilly, Shirley Henderson, Hayley Carmichael, Bebe Cave, Stacy Martin, Christian Lees, Jonah Lees.

    Póster: Il racconto dei racconti
    Feelmakers

    0 comentarios:

    Publicar un comentario en la entrada

    "Sueñen. Vean cine."

    Críticas

    Classics

    • Retrospectiva de Jacques Becker

      Por José Luis Forte / «A golpe de escoplo y martillo un hombre perfora el suelo de hormigón de una celda. Cada impacto hace saltar esquirlas y polvo de cemento en una tarea que se nos antoja imposible. Hay poco tiempo, el ruido es infernal, los guardias de la prisión pueden pasar en cualquier momento y solo la casualidad de que haya obras en el edificio permite que los golpes no llamen la atención. Como un péndulo que marca los segundos con una perfección milimétrica, como gotas de agua que fueran cayendo de un grifo inagotable, la secuencia del trabajo se desarrolla maquinalmente, pero es un hombre quien incansable mantiene el hipnótico ritmo».
    • El cine de Hou Hsiao-Hsien, un espacio para habitar. Apuntes sobre The Assassin

      Por Miguel Muñoz Garnica. «Estamos en el sur de Taiwán, a principios de los años cincuenta. Un pueblecito rural de calles sin pavimentar y casas humildes donde las duchas con agua caliente se dan calentando un barreño de agua sobre una hoguera. Un grupo de niños, descalzos y vestidos de blanco, juega con peonzas en la plaza del pueblo».
    • Las 10 mejores películas de Akira Kurosawa

      Por José Luis Forte. «De nuevo el juego está en marcha, como diría nuestro adorado Sherlock Holmes: destacar las diez mejores obras de un director de cine. En esta ocasión es el gran Akira Kurosawa el elegido, quizá el autor japonés más popular y con más merecido prestigio de la lejana isla. Y otra vez nos encontramos con la habitual problemática: dejar fuera películas que deberían incluirse en la lista».

    Premios

    Festivales

    [12][Trailers][slider3top]