Introduce tu búsqueda

  • In sanguis veritas.
    The neon demon, de Nicolas Winding Refn.

    ¿Cuántos poetas se necesitan para elogiar a una ciudad?
    Paterson, de Jim Jarmusch.

    El castigo de Hedoné.
    La doncella, de Park Chan-wook.

    Especial Oscar Race 2017.

    Epicedio appassionato.
    Solo el fin del mundo, de Xavier Dolan.

    Crítica | Mandarinas (Mandariinid)

    Mandariinid

    La naturaleza del hombre

    crítica a Mandarinas (Mandariinid, Zaza Urushadze, 2014) | ★★★★ |

    La coproducción estonia-georgiana Mandariinid (Tangerines, 2014) fue una de las cintas nominadas en la categoría de Mejor Película de Habla no Inglesa en este 2015, amén de serlo también para los Globos de Oro. La historia se desarrolla en los albores de los noventa, durante la guerra de Abjasia, que enfrentaba a Georgia con la región separatista que da nombre al conflicto. A pesar del peligro, un hombre estonio, Ivo (Lembit Ulfsak), resuelve quedarse en el pueblo en el que vive para ayudar a su amigo Margus (Elmo Nüganen) con la cosecha de mandarinas. No queda casi nadie, todos han vuelto a la república báltica. Un día frente a su casa, después de una escaramuza militar, dos soldados resultarán heridos e Ivo decide brindarles sus cuidados. Uno checheno —mercenario contratado por las fuerzas abjasias— y el otro georgiano. Ambos tendrán que compartir techo e Ivo buscará la manera de que no se maten entre ellos y de que no pongan en peligro su propia vida por haberles salvado. Con esta historia Zaza Urushadze consiguió la primera nominación al Oscar para el cine estonio. Con un relato lineal en lo argumental y lo narrativo, raso, sin artimaña alguna; apelando a eso que a veces parece olvidarse en el séptimo arte: contar una historia. Un humilde alegato antibelicista, palpable desde el primer minuto, pero que quizá se entienda mejor como una fábula sobre la bondad del ser humano en contraposición con su naturaleza violenta. O posiblemente, tan solo una parábola sobre la naturaleza del ser humano, para que cada uno determine de qué pie cojea nuestra especie.

    Desde nuestra atalaya en el Cáucaso observamos, al son de una suave melodía folclórica punteada con lirismo (banda sonora a cargo de Niaz Diasamidze), la estupidez de la guerra. En una aldea prácticamente abandonada, en apenas hora y media, el realizador estonio expone, tirando de términos estadísticos, sus conclusiones generales para todos los enfrentamientos a partir del estudio de una muestra. Un par de casas, un par de amigos, un par de heridos, un par de bombas y unas cuantas aves de paso configuran las variables de un microcosmos que detalla una barbarie universal. Para muchos historiadores, humanistas e investigadores la civilización occidental tiene su acto fundacional en la Guerra de Troya, la guerra misma es considerada como algo inherente al ser humano. Un rasgo más que nos distingue de los animales. “El ser humano es el único primate que se dedica a matar a sus congéneres de forma sistemática, a gran escala y con entusiasmo” decía el escritor alemán Hans Magnus Enzensberger en uno de sus escritos. No hay evidencia científica alguna que reconozca que somos violentos, parece exponer Urushadze. Es en esa afirmación final del director cuando cobran importancia la paleta de grises, apagados hasta entonces por el maniqueísmo de los tonos blancos y negros. Cualquiera puede “convenir” que el hombre es malo relacionando acontecimientos trágicos a lo largo de su historia. Pero el interrogante que proyecta Mandariinid es otro: si el hombre es malo por la evidencia de sus conductas (violaciones, homicidios…) ¿Cómo interpretar los axiomas contrarios que suponen los actos de indulgencia, caridad, amor y conciliación? Esa incógnita está supeditada en el filme a la evolución de los personajes (en especial la de ambos heridos) y al juicio que emita el espectador una vez los créditos se superpongan al plano general final.

    Mandariinid

    Las sombras de los mísiles y las balas, de las bombas y los tanques se ocultan en las tinieblas que nacen de la tolerancia y el perdón. Ivo es un personaje que en su laconismo se erige como un animal interpretativo que, sin alzar la voz, clama por un mundo menos irracional. Carga con un pasado sombrío, casi hermético –salvo por una foto de su nieta–, que el espectador no descubrirá hasta el final. Parece atormentado, en comunión con el paisaje que le rodea. Hasta el último suspiro no descubriremos cual es el motor de sus actos, no sabremos donde se asientan sus principios. Es, precisamente, en ese héroe donde reside el secreto de Urushadze, que cuenta una historia humanista sin asomo de análisis políticos o causales; pese a exponer, tanto el checheno como el georgiano, los motivos que les llevaron a coger las armas. Filmada con una templada puesta en escena, sin atisbo de artificios y pirotecnias, al punto de tirar un camión por un barranco y alegar Ivo, tras la sobriedad del suceso y la ausencia de explosión, “el cine es un gran engaño”. Un ejemplo de la sencillez de los trazos a pesar de la tensión narrativa. Un fado lento orquestado con pulso. Es cierto, peca de previsible. Uno sabe de dónde vienen los tiros (nunca mejor dicho), hay puntos de inflexión del guion que vienen coreados por los instantes previos. Escapa de las cotas de lo sublime y sus visos de gran película están en estrecha relación con su lugar de procedencia y su contexto. También es cierto que hay elementos que rozan algo más que la canónica excelencia, como la citada banda sonora o la interpretación de Lembit Ulfsak. Todo suma. Sin duda no era la cinta más fuerte para alzarse con la estatuilla dorada. Pese a ser oro puro para la Academia, (ya saben, un anciano en medio de un conflicto bélico puede desatar más de un llanto) es posible que muchos de sus miembros no la hayan visto. Independientemente de los galardones fue un mérito en sí mismo que, casi contra pronóstico, se colase en la terna final esta declaración pacifista. | |

    Andrés Tallón Castro
    Redacción Madrid


    Ficha técnica
    Estonia, 2014, Mandariinid (Tangerines). Director: Zaza Urushadze. Guion: Zaza Urushadze. Productora: Allfilm / Georgian Film. Fotografía: Rein Kotov. Música: Niaz Diasamidze. Reparto: Lembit Ulfsak, Giorgi Nakashidze, Misha Meskhi, Elmo Nüganen, Raivo Trass.


    Póster: Mandariinid
    Feelmakers

    0 comentarios:

    Publicar un comentario en la entrada

    "Sueñen. Vean cine."

    Críticas

    Classics

    • Retrospectiva de Jacques Becker

      Por José Luis Forte / «A golpe de escoplo y martillo un hombre perfora el suelo de hormigón de una celda. Cada impacto hace saltar esquirlas y polvo de cemento en una tarea que se nos antoja imposible. Hay poco tiempo, el ruido es infernal, los guardias de la prisión pueden pasar en cualquier momento y solo la casualidad de que haya obras en el edificio permite que los golpes no llamen la atención. Como un péndulo que marca los segundos con una perfección milimétrica, como gotas de agua que fueran cayendo de un grifo inagotable, la secuencia del trabajo se desarrolla maquinalmente, pero es un hombre quien incansable mantiene el hipnótico ritmo».
    • El cine de Hou Hsiao-Hsien, un espacio para habitar. Apuntes sobre The Assassin

      Por Miguel Muñoz Garnica. «Estamos en el sur de Taiwán, a principios de los años cincuenta. Un pueblecito rural de calles sin pavimentar y casas humildes donde las duchas con agua caliente se dan calentando un barreño de agua sobre una hoguera. Un grupo de niños, descalzos y vestidos de blanco, juega con peonzas en la plaza del pueblo».
    • Las 10 mejores películas de Akira Kurosawa

      Por José Luis Forte. «De nuevo el juego está en marcha, como diría nuestro adorado Sherlock Holmes: destacar las diez mejores obras de un director de cine. En esta ocasión es el gran Akira Kurosawa el elegido, quizá el autor japonés más popular y con más merecido prestigio de la lejana isla. Y otra vez nos encontramos con la habitual problemática: dejar fuera películas que deberían incluirse en la lista».

    Premios

    Festivales

    [12][Trailers][slider3top]