Introduce tu búsqueda

  • Especial Festival de Cannes.
    Cobertura de la 70ª edición.

    Obsesión por los absolutos.
    La ciudad perdida de Z, de James Gray.

    Naderías y pasatiempos.
    Certain Women, de Kelly Reichardt.

    Romper las cuerdas.
    Lady Macbeth, de William Oldroyd.

    Bajo la máscara de la tolerancia.
    Déjame salir, de Jordan Peele.

    Crítica | El país de las maravillas

    Le meraviglie
    Le meraviglie, Alice Rohrwacher (Italia, 2014)
    Mostra de Cine Italiano de Barcelona (MCIB) 2014 / ★★★★★

    No es casualidad que antes de la premiere de Le meraviglie, la Mostra de Cine Italiano de Barcelona proyectara el cortometraje L’Umile Italia (2014) de Pietro Marcello y Sara Fgaier. Esta pieza de diez minutos forma parte de la obra coral 9x10 NOVANTA, un conjunto de nueve cortos que honran la longevidad del Istituto Luce Cinecittà, y que fueron presentados en la sección Giornate degli Autori de la última Mostra cinematográfica de Venecia. Cada uno de los nueve títulos han sido creados a partir de imágenes de archivo de películas mudas del siglo XX, proporcionadas por la institución homenajeada. En el caso de L’Umile Italia (Ruraly Italy), ambos realizadores se decantaron por la elección de escenas que idealizaban la antaña vida pastoril. Diez minutos después, daba comienzo Le meraviglie, con un elocuente prólogo que pone de manifiesto la lucha entre el mundo rural y la modernidad.

    El último film de Alice Rohrwacher, galardonado con el Gran Premio del Jurado en el Festival de Cannes, se inicia en la oscuridad de la noche, con los faros de unos vehículos alumbrando una casa en ruinas aparentemente abandonada. El interior del viejo edificio es mostrado a través de escuetas y aleatorias escenas que dejan entrever camas y pies de pequeñas criaturas. La brevedad de los planos deriva de una serie de magistrales fundidos a negro, ocasionados por la acompasada coreografía que une la penumbra nocturna y la tenue iluminación irradiada por las linternas y los faros de los coches de los intrusos. Unos militares, que podrían ser la misma policía de la Italia de los años setenta, ponen en peligro la estancia de los desamparados ocupas de dicha finca. No obstante, esos individuos no forman una familia cualquiera. Wolfgang (Sam Louwyck) es un totalitario paterfamilias que ha instaurado una comuna anarquista en ese paradisíaco confín de Umbría, privando a sus miembros de las comodidades del mundo moderno. El patriarcado de Wolfang está integrado por seis mujeres que tiene esclavizadas. Sus cuatro hijas, su mujer Angelica (Alba Rohrwacher) y Cocò (Sabine Timoteo) trabajan día y noche de apicultoras en ese imperio de la miel que Wolfang ha creado de la nada. Las sumisas abejas obedecen a la abeja reina hasta que una de ellas empieza a cuestionarse su propia identidad. La hija mayor Gelsomina (Maria Alexandra Lungu) es quien más sufre los abusos y castigos de su padre, pero cuando finaliza la jornada laboral es la única que le quita los aguijones a Wolfang, a petición del mismo. El despótico patrón ve a su retoño como el hijo varón que nunca tuvo, motivo por el que se niega a aceptar el inminente despertar femenino que la adolescente está a punto de experimentar. A partir del citado conflicto entre de los dos personajes, Le meraviglie se convierte en una deslumbrante oda a la feminidad, en la que Alice Rohrwacher afirma que ésta puede emerger en todo momento y en cualquier lugar, incluso en un entorno donde se vive al margen de la sociedad de consumo.

    Le meraviglie

    Alice Rohrwacher es la antagonista de Céline Sciamma, autora que se empeña en destruir la feminidad de sus personajes, sobre todo en sus dos últimos títulos Tomboy (2011) y Bande de filles (2014). Ambas cineastas se cuestionan el papel de la mujer en el mundo, partiendo de la misma batalla interna que turba a sus protagonistas y que emerge al darse cuenta de que hubiese resultado más fácil nacer siendo hombres. Sin embargo, Sciamma y Rohrwacher llegan a conclusiones totalmente opuestas. En el caso de la directora italogermana, ésta otorga a la noción de lo ‘femenino’ un principio de pureza, huyendo del tópico del despertar sexual que el cine francés ha exprimido hasta la saciedad. En este sentido el argumento de Le meraviglie posee infinitos paralelismos con Atlántida (2014). En el largometraje de Inés María Barrionuevo la joven protagonista, también ligada al universo de la apicultura, no es humillada por su padre sino por su malcriada hermana; pero, de nuevo, la diferencia entre las dos películas se halla en el enfoque de la trama. Atlántida pretende explicar la culpabilidad que aflige al personaje principal a través de la inquietud lésbica y reprimida de la adolescente. En Le meraviglie no hay lugar para el sentimiento de culpa, pues ser mujer no es ningún delito. Asimismo, dos episodios arrojan a Gelsomina hacia su metamorfosis femenina más psíquica que física. El primero es el encuentro con Milly Catena (Monica Bellucci) en el momento en que la hermosa presentadora está rodando el spot de su próximo felliniano reality ‘Il paese delle meraviglie’. La aparición de esa bella mujer, vestida cual hada mágica de plateados cabellos, anima inconscientemente a la pequeña Gelsomina a buscar los atributos femeninos que hay en su interior, revelándose contra la masculinidad que su padre le ha impuesto desde su infancia. El otro suceso que marca a la adolescente es la integración de Martin en el afeminado núcleo familiar a raíz de un programa de reinserción juvenil. Poco a poco la relación entre Martin y Gelsomina trasciende los límites de la comunicación verbal, creando un nexo místico que sólo los dos personajes entienden. Alice Rohrwacher explota dicha propiedad fantástica con la ayuda de la célebre directora de fotografía Hélène Louvart; también colaboradora del anterior largometraje de Rohrwacher Corpo Celeste (2011) y de otros grandes títulos como Pina (2011) de Wim Wenders, Mille Soleils (2013) de Mati Diop, Les apaches (2013) de Thierry de Peretti, L’âge atomique (2012) de Héléna Klotz o The smell of us (2014) de Larry Clark. Alice Rohrwacher y Hélène Louvart son el binomio perfecto que anexionan Le meraviglie a la legendaria tradición artística del realismo mágico. | |

    Carlota Moseguí
    Enviada especial a la Mostra de Cine Italiano de Barcelona


    Ficha técnica
    Italia, 2014, Le meraviglie. Director: Alice Rohrwacher. Guion: Alice Rohrwacher. Productoras: Tempesta / Rai Cinema. Fotografía: Hélène Louvart. Música: Piero Crucitti. Montaje: Marco Spoletini. Presentación oficial: Sección oficial del Festival de Cannes. Premios: Gran Premio del Jurado del Festival de Cannes; Premio Especial del Jurado y Mejor actriz en el Festival de Sevilla. Reparto: Maria Alexandra Lungu, Sam Louwyck, Alba Rohrwacher, Sabine Timoteo, Agnese Graziani, Monica Bellucci .


    Póster: Le meraviglie
    Feelmakers

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

    "Sueñen. Vean cine."

    Críticas

    Festivales

    • El cine de Olivier Assayas. Una mirada a su filmografía

      Por Ignacio Navarro / «Todo lo que se necesita para hacer una película es una mujer y una pistola. Esta frase un tanto discutible (por lo sexista) la pronunció Jean-Luc Godard, nada menos que el estandarte de esa corriente tan identificable del cine como fue la Nouvelle Vague...».
    • Las 10 mejores películas de Luis Buñuel

      Por Alberto Sáez Villarino. «A pesar de lo que pudiéramos imaginar, movidos por la falta de preocupación de unos medios de comunicación con cierta tendencia a la holgazanería a la hora de catalogar los estilos y movimientos artísticos, el período surrealista de Buñuel fue considerablemente breve. En realidad, sólo dos películas entran dentro de los esquemas político-estéticos propuestos por André Breton: Un perro andaluz y La edad de oro...».
    • Monstruos que huyen, monstruos que persiguen, monstruos que observan: M, el vampiro de Düsseldorf

      Por Elisenda N. Frisach. «Fue a mediados del siglo pasado, cuando Europa se recuperaba de la Segunda Guerra Mundial mientras se encaminaba a una tercera contienda de alcance planetario –aunque esta vez marcada por un equilibrio del terror conocido como «Guerra Fría»–, que el historiador francés Daniel Halévy publicó su libro Ensayo sobre la aceleración de la historia (1948), donde, entre otras cosas, determinaba el espíritu de nuestra época; un zeitgeist marcado por la constante transitoriedad tecnológica y científica...».

    Classics

    [12][Trailers][slider3top]