Introduce tu búsqueda

  • In sanguis veritas.
    The neon demon, de Nicolas Winding Refn.

    ¿Cuántos poetas se necesitan para elogiar a una ciudad?
    Paterson, de Jim Jarmusch.

    El castigo de Hedoné.
    La doncella, de Park Chan-wook.

    Especial Oscar Race 2017.

    Epicedio appassionato.
    Solo el fin del mundo, de Xavier Dolan.

    Crítica | Love & Mercy

    Love & Mercy

    Good vibrations

    crítica a Love & Mercy (Bill Pohlad, 2015).

    Las olas mecen suaves el cabello rubio estilo “beat” de los chicos de las playas de California. Corren los años 60 y el aire está impregnado de música, surf y romance. Nada malo puede suceder en ese paraíso para el que los Beach Boys están componiendo la banda sonora, pero ¿y si el infierno estuviera dentro de uno mismo? Love & Mercy, la brillante película biográfica sobre Brian Wilson, líder de los Beach Boys y compositor de temas míticos como Good Vibrations, Wouldn´t It Be Nice y God Only Knows, va más allá del retrato del genio torturado y nos muestra al hombre tras él. Paul Dano y John Cusack dan vida al Wilson joven y al maduro en unas extraordinarias interpretaciones que nos ayudan a transitar por las sendas tortuosas de una de las mentes más influyentes de la historia del pop/rock. Dano y Cusack nos llevan de viaje a través del éxito, el abuso, la locura y la resurrección del genio. Su descenso a los infiernos y su redención, a ritmo del California Sound.

    Gracias a Dano, cada pieza que el joven Brian Wilson compone frente al piano se convierte no sólo en un hit, sino también en la respuesta visceral al abuso paterno. El espectador entiende así cuán liberadora y necesaria es la creación artística para el ser humano (Spoiler: la secuencia en la que Dano interpreta por primera vez delante de su padre God Only Knows es maravillosa y espeluznante a partes iguales). El precioso tributo al artista continúa con escenas de su estudio californiano en las que nos muestra, casi en tono documental, a un Brian en éxtasis creativo dando a luz el mítico álbum Pet Sounds. Y la sorpresa es que éstas no resultan artificiosas, como ocurre casi siempre que los cineastas recrean una grabación musical. Para lograr ese efecto, el director quiso contratar a músicos reales y no a actores. Desde allí damos un salto hasta la década de los 80. Tras años de reclusión, fruto de los trastornos mentales y el consumo de sustancias, Wilson (John Cusack) se ha convertido en un animal indefenso y temeroso abusado esta vez por su médico, el ambicioso y manipulador Dr. Landy. Ya no compone y pasa sus días sobremedicado. Pero, como al fin y al cabo estamos ante una película de Hollywood (aunque los hechos sean reales), el amor termina llegando a su rescate en forma de vendedora de coches de lujo encarnada por Elizabeth Banks como Melinda, segunda esposa real de Wilson, ex modelo californiana salida de un sueño adulto de los Beach Boys, quien salva al héroe de las garras de un magnífico Paul Giamatti en el papel de Dr. Landy.

    El mérito de Love & Mercy reside no sólo en las actuaciones, también en una dirección valiente a intimista a cargo de Bill Pohlad (productor de otras obras portentosas como 12 años de esclavitud o Brokeback Mountain) en la que consigue equilibrar bien los tintes dramáticos de la historia con la vitalidad que desprenden las canciones de los Beach Boys y, por ende, el cerebro tras ellas. El resultado es todo un alegato a la vida y la esperanza. Otro de los elementos que contribuyen sin duda a la calidad de la película es la generosidad con la que Brian y su esposa Melinda han enfocado el proyecto. En un momento del filme, John Cusack dice «soy un libro abierto», y esa parece haber sido la máxima con la que han llegado hasta el final, aunque la realidad fuera dolorosa. El propio Wilson ha confesado, incluso, haber vuelto a sentir miedo al visionar algunas de las escenas de maltrato por parte del Dr. Landy. Oren Moverman y Michael Alan Lerner, autores del guión, también habrán consultado con ellos detalles de la historia para darle la lograda veracidad y delicadeza. A quienes no parecen haber preguntado es a los dos antagonistas de Brian: su padre y manager Murray, alcohólico y despótico; y el Dr. Landy, un ser pequeño en todos los sentidos y tocado con una ridícula peluca, quienes resultan francamente planos en su maldad. Los fans de los Beach Boys quizá también critiquen de la cinta la excesiva atención a la figura de Brian en detrimento de sus hermanos Dennis y Carl y del resto de componentes del grupo, que aparecen desdibujados con el fin de ensalzar al protagonista. En cualquier caso, tanto si el espectador es seguidor de la banda californiana como si no lo es, saldrá de la sala de cine con esas canciones como una nana meciendo sus pensamientos, y con la agradable sensación de que la vida siempre te da una segunda oportunidad. | |

    Inés Esteban
    © Revista EAM / Nueva York


    Ficha técnica
    Estados Unidos, 2015. Título original: Love and Mercy. Director: Bill Pohlad. Guión: Oren Moverman y Michael Alan Lerner. Fotografía: Robert D. Yeoman. Música: Atticus Ross. Intérpretes: Paul Dano, John Cusack, Elizabeth Banks, Paul Giamatti, Jake Abel, Joanna Going, Kenny Wormald, Dee Wallace, Erin Darke, Max Schneider, Nikki Wright, Michelle Lenhardt, Claudia Graf, Joanne Spracklen, Paige Diaz, Violet Paley, Kirstin Masters. Productoras: River Road Entertainment y Battle Mountain Films.


    Póster: Love & Mercy
    Feelmakers

    1 comentarios:

    1. Penny Dreadful logra captar la atención uniendo en una misma historia a diversos personajes literarios del terror clásico, pero sin que estos lleguen a ser los absolutos protagonistas. Más bien son presencias de una época oscura en las que, los auténticos protagonistas se encuentran con ellos. es una serie muy buena que te atrapa de principio a fin y que sin duda vale la pena ver.

      ResponderEliminar

    "Sueñen. Vean cine."

    Críticas

    Classics

    • Retrospectiva de Jacques Becker

      Por José Luis Forte / «A golpe de escoplo y martillo un hombre perfora el suelo de hormigón de una celda. Cada impacto hace saltar esquirlas y polvo de cemento en una tarea que se nos antoja imposible. Hay poco tiempo, el ruido es infernal, los guardias de la prisión pueden pasar en cualquier momento y solo la casualidad de que haya obras en el edificio permite que los golpes no llamen la atención. Como un péndulo que marca los segundos con una perfección milimétrica, como gotas de agua que fueran cayendo de un grifo inagotable, la secuencia del trabajo se desarrolla maquinalmente, pero es un hombre quien incansable mantiene el hipnótico ritmo».
    • El cine de Hou Hsiao-Hsien, un espacio para habitar. Apuntes sobre The Assassin

      Por Miguel Muñoz Garnica. «Estamos en el sur de Taiwán, a principios de los años cincuenta. Un pueblecito rural de calles sin pavimentar y casas humildes donde las duchas con agua caliente se dan calentando un barreño de agua sobre una hoguera. Un grupo de niños, descalzos y vestidos de blanco, juega con peonzas en la plaza del pueblo».
    • Las 10 mejores películas de Akira Kurosawa

      Por José Luis Forte. «De nuevo el juego está en marcha, como diría nuestro adorado Sherlock Holmes: destacar las diez mejores obras de un director de cine. En esta ocasión es el gran Akira Kurosawa el elegido, quizá el autor japonés más popular y con más merecido prestigio de la lejana isla. Y otra vez nos encontramos con la habitual problemática: dejar fuera películas que deberían incluirse en la lista».

    Premios

    Festivales

    [12][Trailers][slider3top]