Introduce tu búsqueda

  • Dos ventanas al vacío.
    A Ghost Story, de David Lowery.

    Cock-a-Doodle Dandy.
    Free Fire, de Ben Wheatley.

    En la sombra de la Bohemia.
    Especial 52º Festival de Karlovy Vary.

    Feminismo bizarro.
    Love Witch, de Anna Biller.

    Crítica | Blackhat

    Blackhat

    El fantasma descifrado

    crítica a Blackhat (Michael Mann, 2014) / ★★★

    Un lustro después de su última incursión más o menos virtuosa, con John Dillinger esperando candela a la salida de un cine en Chicago que proyectaba El enemigo público número 1, esa trágica y tal vez fratricida historia que enfrenta a dos hermanos (Clark Gable y William Powell) por el amor de una mujer (Myrna Loy), Michael Mann regresa con un thriller donde también hay elegantes jerigonzas y algún que otro encuentro, si bien a sangre fría pero sin tiros en la nuca, fatal. Pues Blackhat comprende el mapamundi entero gracias a la globalización tecnológica y, también, paradójicamente, debido a las limitaciones de un guión que aspira a cumplir presentando una serie de conceptos —redención, romance, amistad, búsqueda, huida— que muy pronto serán conducidos al lodazal de lo previsible, es decir, a lugares comunes ya visitados en películas que nacieron viejas, como Benjamin Button, y sin embargo nunca lograrían ser jóvenes. Me refiero, sí, a un tipo de thriller con vitola de inteligencia magra. En algunos casos, no sé si es el de Blackhat, historias que mientras están siendo escritas, adquieren dimensiones de coloso, para después desinflarse como aquel King Kong de goma de cuarenta metros que colgaron del Empire State. Imaginen el ridículo. Y el estropicio causado por semejante mamotreto. Hubo que hacer obra en varias plantas. Pero ésa, es otra historia. A nosotros Michael Mann nos gana de partida, pues tenemos a un rubio lector en la cárcel y a un ciberterrorista aumentando estratosféricamente el precio de la soja. Es su primer movimiento, un jaque "a la descubierta" al Ibex. El gobierno chino abre entonces colaboración con Estados Unidos, y el policía también informático con hermana, frágil y atractiva, se acuerda de su amigo de habitación, hoy en chirona y más impoluto que Bárcenas a la salida de Soto del Real. Nick Hathaway se llama. No regala pantalones a sus compañeros, pero casi. Más tarde dirá que la clave, cuando estás ahí dentro encerrado, es ejercitar el cuerpo y la mente. Lo dirá en China, en un restaurante sospechoso. La hermana de su colega, Lien, lo mirará con pedagógica ternura.

    Hasta ahí, todo bien. El director estadounidense, que es un maestro de la acción sostenida y desatada a bombazo limpio, aunque sin mucho estrépito, nos mantiene pegados al asiento con algunas secuencias de merecido aplauso. Cómo no: ahí quedan para siempre El último mohicano, Heat, El dilema e incluso (sí, no me importa reconocerlo) Enemigos públicos, cuatro obras maestras (in)discutibles. Es sabido que Michael Mann cambió el celuloide por el sensor digital hace ya diez u once años, cuando dirigió Collateral, donde Tom Cruise interpreta a un muy canoso sicario erudito del jazz que toma como rehén a un taxista —en voz y cuerpo de Jamie Foxx— que lo conduce a su destino múltiple, en la noche más larga de su vida. Cruise es aquí cartero, cobrador, asesino existencialista con traje gris. Advertimos claramente bombear el corazón noctámbulo de un inmenso Gargantúa, Los Ángeles, concebido para ser explorado sobre ruedas. Posiblemente el filme más brillante, minucioso, duro y al tiempo subvalorado del último decenio y medio. Así, sin poder compararse en modo alguno con esta irrepetible película literariamente concebida por Stuart Beattie, ya que no todas las semanas ni todos los años surgen uniones así, Blackhat contiene en cambio una sorpresa que certifica su calidad. Sin olvidar tampoco los característicos planos aéreos, esta vez auténticos cuadros de atardeceres púrpura y carmesí. Nada preciosistas, plenos de audacia visual. Lástima que un inverosímil desenlace, unido a la precariedad del casting (Chris Hemsworth es un profesional más bien insulso, Viola Davis pasaba por allí, y tanto Christian Borle como John Ortiz solo dejan constancia de su existencia) resten enteros a una cinta por lo demás meritoria, con nervio, cuyo lamentable box office en Estados Unidos no justificaría en absoluto su réplica española. | |

    Juan José Ontiveros
    Redacción Madrid


    Ficha técnica
    Estados Unidos, 2015. Blackhat. Director: Michael Mann. Guión: Morgan Davis Foehl. Fotografía: Stuart Dryburgh. Música: Harry Gregson-Williams, Atticus Ross, Leo Ross. Reparto: Chris Hemsworth, Viola Davis, Ritchie Coster, William Mapother, Manny Montana,Wei Tang, Holt McCallany, Sara Finley, Aswad Ali, Sophia Santi, Jonny Beltran,Spencer Garrett, Archie Kao, Tracee Chimo, Kirt Kishita, Minn Vo. Productoras: Universal Pictures / Legendary Pictures / Forward Pass. Distribuidora: Universal Pictures.


    Póster: Blackhat
    El fulgor efímero

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

    "Sueñen. Vean cine."

    Críticas

    Festivales

    • El cine de Olivier Assayas. Una mirada a su filmografía

      Por Ignacio Navarro / «Todo lo que se necesita para hacer una película es una mujer y una pistola. Esta frase un tanto discutible (por lo sexista) la pronunció Jean-Luc Godard, nada menos que el estandarte de esa corriente tan identificable del cine como fue la Nouvelle Vague...».
    • Las 10 mejores películas de Luis Buñuel

      Por Alberto Sáez Villarino. «A pesar de lo que pudiéramos imaginar, movidos por la falta de preocupación de unos medios de comunicación con cierta tendencia a la holgazanería a la hora de catalogar los estilos y movimientos artísticos, el período surrealista de Buñuel fue considerablemente breve. En realidad, sólo dos películas entran dentro de los esquemas político-estéticos propuestos por André Breton: Un perro andaluz y La edad de oro...».
    • Monstruos que huyen, monstruos que persiguen, monstruos que observan: M, el vampiro de Düsseldorf

      Por Elisenda N. Frisach. «Fue a mediados del siglo pasado, cuando Europa se recuperaba de la Segunda Guerra Mundial mientras se encaminaba a una tercera contienda de alcance planetario –aunque esta vez marcada por un equilibrio del terror conocido como «Guerra Fría»–, que el historiador francés Daniel Halévy publicó su libro Ensayo sobre la aceleración de la historia (1948), donde, entre otras cosas, determinaba el espíritu de nuestra época; un zeitgeist marcado por la constante transitoriedad tecnológica y científica...».

    Classics

    [12][Trailers][slider3top]