Introduce tu búsqueda

  • Especial Festival de Sundance.
    Cobertura completa de la edición 2018.

    Repetir lo irrepetible.
    «En la playa sola de noche», de Hong Sang-soo.

    Sensualidad praxiteliana.
    «Call me by your name», de Luca Guadagnino.

    Insert Coin.
    «Good Time», de los hermanos Safdie.

    (Alternativa 14) Crítica | Naomi Campbel

    Naomi Campbel

    Buscando a Yermén

    crítica a Naomi Campbel (Camila José Donoso y Nicolás Videla, Chile, 2013).

    Digámoslo de entrada para despejar todas las dudas cuanto antes: Naomi Campbel no trata sobre Naomi Campbell. No se ve ni una sola estampa de la modelo londinense. En cambio, la primera película de los directores chilenos Camila José Donoso y Nicolás Videla trata por todos lo medios encontrar a su protagonista en la imagen, verla frente a frente, mientras ella también intenta encontrarse a sí misma. Yermén Paula Dinamarca es una mujer transexual que desea terminar su proceso de transformación y formación de la persona que quiere ser mediante la culminación de la operación genital. La incomprensión, la exclusión social y los interrogantes sobre su identidad son los monstruos contra los que tendrá que luchar.

    El metraje empieza con las imágenes de una calle vacía que graba Yermén con su videocámara. Tardaremos todavía unos minutos en acercarnos al personaje. Yermén se nos muestra a medias: de lejos en la consulta del médico, oímos su voz mientras le pregunta al doctor, tumbada de lado en su cama o la mitad de su reflejo en el espejo de una caja de música. Donoso y Videla plantean la película como un conocimiento paulatino de Yermén a través de una realización naturista, cuasi pedestre. Mientras que ella, al mismo tiempo, se va conociendo con su cámara y nos presenta su manera de ver el mundo. De este modo, los directores proponen un viaje hacia el conocimiento y la comprensión de un personaje que vive en los márgenes de la sociedad, incomprendida incluso por los incomprendidos. Es como si los directores cogieran la mano del espectador y lo llevaran hacia la empatía de un personaje que transpira verdad. Existe, pues, una clara planificación en el acercamiento a Yermén a través del encuadre y una voluntad de marcar un tempo in crescendo en cada escena. Solo podremos verla de frente, mirándonos a los ojos y andando decidida por las calles de una comuna de La Victoria, cuando se haya encontrado a ella misma, cuando la aceptación parta del personaje y no necesariamente del patio de butacas.

    Resulta más que interesante que esta búsqueda de la identidad se produzca en una obra que transita entre la ficción y la realidad, evitando situarse en uno de estos dos ámbitos y, por tanto, desprovista intencionadamente de una clara identidad narrativa clásica. Así, el diálogo entre ambas fuerzas se produce más allá de la dualidad entre las imágenes de la videocámara y las rodadas y montadas por los directores. ¿Qué hay de verdad y qué de guión en Naomi Campbel? Esta realidad ficcionada, o ficción con toques de realidad, constituye el verdadero corazón del proyecto fílmico. En Naomi Campbel todos los personajes van en busca de su yo. La amiga de Yermén, que se hace llamar Naomi Campbell porque quiere parecerse a ella (de ahí el título del film), ha encontrado su identidad en la consecución de la mimetización física con la modelo, aunque esta forme parte de su imaginario; las vecinas y amigas de Yermén, víctimas de la dictadura, encuentran en la verbalización de su horror el camino para reivindicarse a sí mismas, aunque sea en el terreno privado: su voz se convierte en la vertebración de su identidad. Y en tercer lugar está Yermén Paula Dinamarca. Todo en ella respira veracidad: ni un gesto es impostado, ni una mirada forzada, ni una palabra parece guionizada. El gran acierto de la cinta, a parte de una huida de los tópicos de la transexualidad, reside en la autenticidad de la puesta en escena y de la dirección de actores. Solo de este modo logramos descubrir cómo unos personajes en los extremos de la sociedad libran sus pequeñas grandes luchas para lograr aceptarse y que les acepten. Y mientras, de fondo, la música suena; mientras, de fondo, la vida pasa. | ★★

    Víctor Blanes Picó
    Enviado especial a la XXI edición de L'Alternativa


    Ficha técnica
    Chile, 2013, Naomi Campbel. Dirección: Camila José Donoso, Nicolás Videla. Guión: Camila José Donoso, Nicolás Videla. Productora: Cusicanqui Films. Fotografía: Matías Illanes. Montaje: Daniela Camino y Nicolás Videla. Reparto: Yermén Paula Dinamarca, Ingrid Mancilla, Josefina Ramírez, Camilo Carmona.


    Póster Naomi Campbel
    Godard

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

    "Sueñen. Vean cine."

    Estrenos

    Premios

    • Cuaderno de viaje: análisis visual y narrativo de Twin Peaks

      «Aviso al lector: este texto, como la anterior entrega que publicamos, está plagado de spoilers que detallan información de los capítulos reseñados. Está concebido con la esperanza de ser un acompañamiento a las experiencias de visionado previas de cada uno, y como tal asume la incompletitud de su análisis. Ni ofrece, ni lo pretende, una lectura totalizadora de la serie. Sino una serie de fragmentos rescatados, puestos en una relación más o menos arbitraria y leídos bajo una serie de constantes que se adivinan en Lynch, pero que quizá tengan mucho de las propias inquietudes de quien escribe...».
    • El cine de Maya Deren. Una mirada a su filmografía

      «La consolidación de la mujer en la industria del cine es algo tan reciente y, por desgracia, tan condenado a un inevitable período de reafirmación presumiblemente extenso, que resulta muy difícil establecer una lectura del papel femenino en el cine y, mucho menos, en el cine de vanguardia, pues su relación parece más coincidente que desencadenante. Sólo en las últimas entregas de los grandes festivales, ha sido motivo de indignación y debate la ausencia de una participación femenina más cuantiosa...».
    • El tedio según Sofia Coppola

      «Si nos detenemos a analizar la filmografía de Sofía Coppola, encontramos un denominador común en todas sus historias. Los personajes que retrata la realizadora neoyorquina están embriagados por el aburrimiento, por una sensación de pesadumbre que les arrastra y que, de un modo u otro, actúa como catalizador de sus actos. Puede ser un elemento impuesto, como ocurre en Las vírgenes suicidas, y del que solo hay una manera de escapar; que viene dado por el entorno, como en Lost in translation, donde se materializa en un sentimiento de extrañeza que acaba por unir a dos almas solitarias...».

    Festivales

    Extras

    [12][Trailers][slider3top]