Introduce tu búsqueda

  • Cenotafio faraónico.
    «Blade Runner 2049», de Denis Villeneuve.

    Especial Festival de San Sebastián.
    Cobertura completa de la 65ª edición.

    Sensualidad praxiteliana.
    «Call me by your name», de Luca Guadagnino.

    Insert Coin.
    «Good Time», de los hermanos Safdie.

    Dos ventanas al vacío.
    «A Ghost Story», de David Lowery.

    Palmarés del 61 Festival de Londres: Loveless, de Andrey Zvyagintsev, mejor película


    Palmarés del 61 Festival de Londres: «Loveless», de Andrey Zvyagintsev, mejor película.

    Andréi Zvyagintsev ha convertido el Festival de Londres, que este fin de semana cerró su 61ª edición, en su certamen fetiche. Si hace tres años logró la victoria con Leviatán, en la que fue la primera piedra de una trayectoria exitosa que concluyó con el Globo de Oro y la nominación al Óscar, ambas en la categoría a mejor película de habla no inglesa, en esta entrega ha vuelto a repetir laurel con Loveless, una nueva equiparación entre familia y el estado socio-político de Rusia que intentará seguir el patrón del anterior filme del cineasta buscando ser protagonista en la temporada de premios. «Sentimos que Loveless es una película poética y hermosa, contada con una pasión oscura y feroz. Aunque la película se centra en la historia íntima de una familia en Rusia, se siente como una tragedia universal. El cineasta eleva lo personal a una declaración social y política. Una crítica de nuestro momento psicológico y político actual. Algunos de nosotros sentimos que la película es un cuento de advertencia. Una advertencia enojada», justificó el jurado compuesto por Andrea Arnold, Babak Anvari, Eric Bana, Ashley Clark, Lily Cole, Alexei Popogrebsky y Emma Thomas. Por otro lado, la cinta sudafricana The Wound, dirigida por John Trengove, obtuvo el Sutherland Award, concedido a la mejor ópera prima. El largometraje nos acerca las vivencias de Xolani, miembro de la Xhosa, que oculta su homosexualidad en plena adolescencia. Una propuesta presentada en la Berlinale que ha estado acompañada de una cálida acogida y algún que otro premio, como el de mejor película del Cinema Jove valenciano. En este mismo apartado, Verano 1993, representante de España en los Oscars, se le otorgó una mención de honor.

    Mejor película: Sin amor (Loveless) de Andrei Zvyagintsev, Rusia.
    Sutherland Award: The Wound de John Trengove, Sudáfrica.
    Mención especial: Verano 1993 de Carla Simón, España.
    Mejor documental: Kingdom of Us de Lucy Cohen, Reino Unido.
    Mejor Cortometraje: The Rabbit Hunt de Patrick Bresnan, Reino Unido.
    Premio BFI Fellowship: al director y guionista Paul Greengrass.
    En cuerpo y alma

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

    "Sueñen. Vean cine."

    Estrenos

    Festivales

    • Cuaderno de viaje: análisis visual y narrativo de Twin Peaks

      «Aviso al lector: este texto, como la anterior entrega que publicamos, está plagado de spoilers que detallan información de los capítulos reseñados. Está concebido con la esperanza de ser un acompañamiento a las experiencias de visionado previas de cada uno, y como tal asume la incompletitud de su análisis. Ni ofrece, ni lo pretende, una lectura totalizadora de la serie. Sino una serie de fragmentos rescatados, puestos en una relación más o menos arbitraria y leídos bajo una serie de constantes que se adivinan en Lynch, pero que quizá tengan mucho de las propias inquietudes de quien escribe...».
    • El cine de Maya Deren. Una mirada a su filmografía

      «La consolidación de la mujer en la industria del cine es algo tan reciente y, por desgracia, tan condenado a un inevitable período de reafirmación presumiblemente extenso, que resulta muy difícil establecer una lectura del papel femenino en el cine y, mucho menos, en el cine de vanguardia, pues su relación parece más coincidente que desencadenante. Sólo en las últimas entregas de los grandes festivales, ha sido motivo de indignación y debate la ausencia de una participación femenina más cuantiosa...».
    • El tedio según Sofia Coppola

      «Si nos detenemos a analizar la filmografía de Sofía Coppola, encontramos un denominador común en todas sus historias. Los personajes que retrata la realizadora neoyorquina están embriagados por el aburrimiento, por una sensación de pesadumbre que les arrastra y que, de un modo u otro, actúa como catalizador de sus actos. Puede ser un elemento impuesto, como ocurre en Las vírgenes suicidas, y del que solo hay una manera de escapar; que viene dado por el entorno, como en Lost in translation, donde se materializa en un sentimiento de extrañeza que acaba por unir a dos almas solitarias...».

    Extras

    Premios

    [12][Trailers][slider3top]