Introduce tu búsqueda

  • Especial Festival de San Sebastián.
    Cobertura completa de la 65ª edición.

    Down by Earth.
    «Song to Song», de Terrence Malick.

    Sensualidad praxiteliana.
    «Call me by your name», de Luca Guadagnino.

    Insert Coin.
    «Good Time», de los hermanos Safdie.

    Dos ventanas al vacío.
    «A Ghost Story», de David Lowery.

    Tráiler de «Lady Bird», de Greta Gerwig

    Sueños de una vida mejor

    Tráiler de «Lady Bird», de Greta Gerwig.

    Después de haber colaborado en los guiones de sus dos más alabados trabajos bajo las órdenes de Noah Baumbach –Frances Ha (2012) y Mistress America (2015)–, y de codirigir junto a Joe Swanberg Noches y fines de semana (2008), era solo cuestión de tiempo de que la actriz Greta Gerwig, una de las grandes musas del nuevo cine independiente americano, se decidiese a afrontar la aventura de su primera película como directora en solitario. La jugada le ha salido a pedir de boca, si nos atenemos a los comentarios llegados desde el Festival de Telluride (cita a la que seguirán Toronto y Nueva York), extraordinarios, que ensalzan a su Lady Bird (2017) como uno de los títulos a tener en cuenta en la carrera de premios que antecede a los Óscars. Con ribetes claramente autobiográficos, la cinta, en clave de comedia mordaz y nostálgica, cuenta las desventuras de Christine McPherson (rebautizada por ella misma con el sobrenombre de Lady Bird), una joven rebelde y precoz que vive obsesionada con la idea de dejar atrás los suburbios de Sacramento para instalarse en la más cosmopolita California, alcanzar una ansiada vida social y matricularse en una buena universidad (pese a que sus bajas notas no se lo ponen fácil para ser aceptada). En el camino tiene que lidiar con la conflictiva relación que tiene con su sobreprotectora madre (Laurie Metcalf en un papel que la coloca como una de las secundarias del año) y sus escarceos con los chicos –en el reparto, dos intérpretes jóvenes tan en alza como Lucas Hedges, nominado al Óscar al mejor actor secundario por Manchester frente al mar (Kenneth Lonergan, 2016) y Timothée Chalamet, el protagonista de Call Me by Your Name (Luca Guadagnino, 2017)–, que dificultarán su camino hacia el éxito personal. A la vista del tráiler, no cabe duda de que Lady Bird es, por encima de todo, una oportunidad de oro para que la maravillosa Saoirse Ronan pueda lucirse en un papel más divertido de los que nos tiene acostumbrados y, tal vez, obtenga su tercera nominación al Óscar tras sus intentos frustrados con Expiación (Joe Wright, 2007) y Brooklyn (John Crowley, 2015). Llegará a los cines de Estados Unidos el próximo 10 de noviembre. JML.


    El fulgor efímero

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

    "Sueñen. Vean cine."

    Estrenos

    Festivales

    • Cuaderno de viaje: análisis visual y narrativo de Twin Peaks

      «Aviso al lector: este texto, como la anterior entrega que publicamos, está plagado de spoilers que detallan información de los capítulos reseñados. Está concebido con la esperanza de ser un acompañamiento a las experiencias de visionado previas de cada uno, y como tal asume la incompletitud de su análisis. Ni ofrece, ni lo pretende, una lectura totalizadora de la serie. Sino una serie de fragmentos rescatados, puestos en una relación más o menos arbitraria y leídos bajo una serie de constantes que se adivinan en Lynch, pero que quizá tengan mucho de las propias inquietudes de quien escribe...».
    • El cine de Maya Deren. Una mirada a su filmografía

      «La consolidación de la mujer en la industria del cine es algo tan reciente y, por desgracia, tan condenado a un inevitable período de reafirmación presumiblemente extenso, que resulta muy difícil establecer una lectura del papel femenino en el cine y, mucho menos, en el cine de vanguardia, pues su relación parece más coincidente que desencadenante. Sólo en las últimas entregas de los grandes festivales, ha sido motivo de indignación y debate la ausencia de una participación femenina más cuantiosa...».
    • El tedio según Sofia Coppola

      «Si nos detenemos a analizar la filmografía de Sofía Coppola, encontramos un denominador común en todas sus historias. Los personajes que retrata la realizadora neoyorquina están embriagados por el aburrimiento, por una sensación de pesadumbre que les arrastra y que, de un modo u otro, actúa como catalizador de sus actos. Puede ser un elemento impuesto, como ocurre en Las vírgenes suicidas, y del que solo hay una manera de escapar; que viene dado por el entorno, como en Lost in translation, donde se materializa en un sentimiento de extrañeza que acaba por unir a dos almas solitarias...».

    Extras

    Premios

    [12][Trailers][slider3top]