Introduce tu búsqueda

  • Cenotafio faraónico.
    «Blade Runner 2049», de Denis Villeneuve.

    Especial Festival de San Sebastián.
    Cobertura completa de la 65ª edición.

    Sensualidad praxiteliana.
    «Call me by your name», de Luca Guadagnino.

    Insert Coin.
    «Good Time», de los hermanos Safdie.

    Dos ventanas al vacío.
    «A Ghost Story», de David Lowery.

    «Verano 1993» representará a España en los Oscars


    La elegida es Verano 1993, anunciaba la actriz Anna Castillo ante Yvonne Blake, la presidenta de la Academia de Cine, quien afirmó hallarse ante una cinta «preciosa y tierna» que puede gustar en Hollywood y que aborda temas «muy actuales». Así, la hermosa ópera prima de Carla Simón representará a España en la 90ª edición de los Premios Óscar, lo que supone una decisión lógica dada la aclamación generalizada que ha despertado desde su presentación en la Berlinale, donde se alzó con el galardón a mejor ópera prima. Centrada en la propia infancia de su joven realizadora, la nostálgica Verano 1993 era indudablemente la mejor elección, pues ni la comedia dramática Abracadabra, primer trabajo de Pablo Berger desde la multipremiada —y preseleccionada para el Óscar mas no nominada— Blancanieves (2012) ni el drama bélico 1898. Los últimos de Filipinas, sorprendente debut de Salvador Calvo, habrían contado con posibilidad alguna en Hollywood (bien por ser un disparate que difícilmente igualará fuera de sus fronteras la aclamación crítica de la que está gozando dentro, bien por emular en exceso un tipo de cine harto visto al otro lado del Atlántico). Aun así, dada la humildad de la propuesta, Carla Simón lo tendrá complicado para plantar cara a nombres de la talla de Joachim Trier, Michael Haneke o Ruben Östlund. La previsible derrota de Verano 1993 supondría la decimotercera seguida para España, que no ha logrado la nominación desde 2004 (cuando, eso sí, Alejandro Amenábar se llevó el gato al agua con Mar adentro), pero su innegable calidad nos permite guardar un ápice de optimismo. Por cierto, es la segunda vez que la Academia selecciona una cinta en catalán. La primera que lo logró, Pan negro (2010), se quedó sin el Óscar, pero no sin el Goya a mejor película, reconocimiento que, en 31 ediciones de Premios Goya, sólo han logrado diez de las cintas enviadas a Hollywood; ¿aguarda a Verano 1993 el mismo destino? (JR)

    Listado de candidatas al Óscar a mejor película de habla no inglesa.
    En cuerpo y alma

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

    "Sueñen. Vean cine."

    Estrenos

    Festivales

    • Cuaderno de viaje: análisis visual y narrativo de Twin Peaks

      «Aviso al lector: este texto, como la anterior entrega que publicamos, está plagado de spoilers que detallan información de los capítulos reseñados. Está concebido con la esperanza de ser un acompañamiento a las experiencias de visionado previas de cada uno, y como tal asume la incompletitud de su análisis. Ni ofrece, ni lo pretende, una lectura totalizadora de la serie. Sino una serie de fragmentos rescatados, puestos en una relación más o menos arbitraria y leídos bajo una serie de constantes que se adivinan en Lynch, pero que quizá tengan mucho de las propias inquietudes de quien escribe...».
    • El cine de Maya Deren. Una mirada a su filmografía

      «La consolidación de la mujer en la industria del cine es algo tan reciente y, por desgracia, tan condenado a un inevitable período de reafirmación presumiblemente extenso, que resulta muy difícil establecer una lectura del papel femenino en el cine y, mucho menos, en el cine de vanguardia, pues su relación parece más coincidente que desencadenante. Sólo en las últimas entregas de los grandes festivales, ha sido motivo de indignación y debate la ausencia de una participación femenina más cuantiosa...».
    • El tedio según Sofia Coppola

      «Si nos detenemos a analizar la filmografía de Sofía Coppola, encontramos un denominador común en todas sus historias. Los personajes que retrata la realizadora neoyorquina están embriagados por el aburrimiento, por una sensación de pesadumbre que les arrastra y que, de un modo u otro, actúa como catalizador de sus actos. Puede ser un elemento impuesto, como ocurre en Las vírgenes suicidas, y del que solo hay una manera de escapar; que viene dado por el entorno, como en Lost in translation, donde se materializa en un sentimiento de extrañeza que acaba por unir a dos almas solitarias...».

    Extras

    Premios

    [12][Trailers][slider3top]