Introduce tu búsqueda

  • Especial Festival de San Sebastián.
    Cobertura completa de la 65ª edición.

    Down by Earth.
    «Song to Song», de Terrence Malick.

    Sensualidad praxiteliana.
    «Call me by your name», de Luca Guadagnino.

    Insert Coin.
    «Good Time», de los hermanos Safdie.

    Dos ventanas al vacío.
    «A Ghost Story», de David Lowery.

    Crítica | Hotel Cambridge

    Activismo de lo cotidiano

    Crítica ★★★ de Hotel Cambridge (Era o Hotel Cambridge, Eliane Caffé, Brasil, 2015).

    En una de las asambleas a las que acuden todos los habitantes del enorme y céntrico edificio del Hotel Cambridge, pronto aparecen los comentarios claramente racistas que algunos de ellos profieren: habría que preocuparse y ocuparse solo de los brasileños. En ese momento, Hassan, un poeta palestino que reside desde hace años en el país sudamericano, realiza una de las más interesantes reflexiones de toda la cinta: puede que ellos sean refugiados políticos provenientes de otros países, pero los brasileños son refugiados en su propio país, y eso, por lo menos, debería servir para eliminar de un plumazo cualquier otra consideración racial o cultural. En Hotel Cambridge, ganador de Cine en Construcción del Festival de San Sebastián de 2015, Eliane Caffé se adentra en un edificio ocupado de Sao Paulo para retratar a través de una ficción con voluntad y aspecto de documental el día a día de este grupo de personas que han creado su propia estructura organizativa como refugio ante una sociedad que les ha negado sus derechos. Por el hueco de la escalera se cuela en todo momento la dificultad ya no solo de convivir a la fuerza con un grupo tan variado de personas, sino también de compartir la misma visión política de la vida. Lo cierto es que todos y cada uno de ellos son refugiados, provengan de donde provengan, por el simple hecho de haber tenido que recurrir a la ocupación de un edificio abandonado para poder reivindicar unos derechos que, en teoría, les son inalienables. Así, el Frente de Luita por Moradia realiza las labores que se antojarían propias de un Estado. Cuida y mima a sus componentes, se parte la cara por ellos, les arenga en sus luchas y se frustra por la indiferencia de algunos. El riguroso trabajo de representación de los movimientos que reivindican el derecho a una vivienda digna en el país carioca sirve en este caso, a un nivel incluso extracinematográfico, para poner de manifiesto el gran tejido de movimientos sociales que pueblan el país.

    El cuarto largometraje de la directora podría funcionar como ejemplo de la admirable dedicación y la incansable fuerza reivindicativa de este tipo de organizaciones. «Porque quien no lucha… ¡Está muerto!», se empeñan en gritar a modo de revulsivo ante cualquier atisbo de duda. Se trata de colectivos perfectamente organizados, asamblearios, donde cada uno tiene su papel. Porque si alguien esperaba que dentro de este enorme bloque de hormigón reinara el caos y la indecencia se equivoca. Doña Carmen actúa como líder del grupo y dirige con una mezcla de mano dura y paciencia a gentes de todo tipo: la joven pareja brasileña con un hijo; Krak y Ngandú, los refugiados congoleños; la señora Gilda que intenta enseñar portugués a los recién llegados… Caffé construye un relato en el que siempre se parte de lo personal. El punto de partida es el personaje, la intimidad cotidiana de estos luchadores. Así, consigue que, más allá de concentrar el peso narrativo sobre un protagonista, la película recaiga sobre un grupo coral de personajes a los que le presta la suficiente atención para no caer en la caricatura ni la superficialidad. Estas personas están obligadas a vivir como entes políticos, exprimiendo cada segundo de su existencia en continua reivindicación: son activistas casi por obligación. Pero bajo la lente de la directora ese activismo se entremezcla con la necesidad de vivir de una manera trivial como cualquier hijo de vecino, de dejarse llevar por sus relaciones, de encontrar un espacio donde el día a día sea algo más que una lucha constante por sobrevivir. Es ahí donde Hotel Cambridge se aleja de esa horrible etiqueta de «cine necesario» y evita subrayar su condición de cine social para sacar a relucir una historia de personajes y situaciones. Con el miedo al desalojo como motor de la trama, el gran acierto de Caffé es colocar su narración siempre a la altura de los ojos de sus protagonistas, cambiando de espacios, momentos y estados de ánimo en cada escena, intercalando el discurso político con el conflicto personal y emocional de manera orgánica, borrando las fronteras entre uno y otro. De este modo, los habitantes del hotel bien montan un taller de teatro como organizan un desfile de moda; bien preparan un sancocho para el recién llegado como discuten con sus familiares al otro lado del mundo a través de una pantalla de ordenador.

    «Una lucha apasionada, intensa y volcada tanto en la reivindicación como en la necesidad de vivir que la directora consigue capturar en cada rellano de ese refugio». 


    Son los momentos en los que el engranaje narrativo se asienta sobre lo humano y lo cotidiano para hacerlos prevalecer frente a la violencia de la política y su burocracia cuando Caffé encuentra el espacio de creación cinematográfica que requiere la historia. Sin embargo, en su conjunto, uno tiene la sensación que le falta arrojo para jugarse todas las cartas a esa idea y concebir la película como un ente puramente de personajes. Elementos como el abstracto inicio del film o el uso de los números y la música para tímidamente construir una división en capítulos empujan a la puesta en escena hacia un terreno totalmente distinto al que de manera natural se entrega Hotel Cambridge. Pequeños detalles que restan, aunque solo sea algún que otro ápice, esa naturalidad ficcionada que busca en todo momento Caffé, materializada, por ejemplo, en un reparto formado por actores profesionales y personas reales que sufren esta situación. Porque en cada momento en el que la huella de la directora se hace patente en la imagen la película pierde una pequeña porción de su razón de ser. Aun así, estos desequilibrios se compensan con los retazos de una lucha apasionada, intensa y volcada tanto en la reivindicación como en la necesidad de vivir que consigue capturar en cada rellano de ese refugio llamado Hotel Cambridge. | ★★★ |


    Víctor Blanes Picó
    © Revista EAM / Barcelona


    Ficha técnica
    Brasil, Francia, España, 2017. Título original: Era O Hotel Cambridge. Dirección: Eliana Caffé. Guión: Eliana Caffé, Luis Alberto de Abreu, Inês Figueró. Fotografía: Bruno Risas. Operador de cámara: Tiago Tambelli. Producción: André Montenegro, Rui Pires. Compañías productoras: Aurora Filmes / Tu Vas Voir. Distribuidora española: Wanda Vision. Montaje: Márcio Hashimoto Soares. Dirección artística: Carla Caffé. Sonido: Patricia Milanesi. Reparto: Carmen Silva, Isam Ahmad Issa, José Dumont, Suely Franco, Paulo Américo, Thais Carvalho, Lucia Pulido, Mariana Raposo. Presentación oficial: Festival de Río de Janeiro. Duración: 100 minutos. (CARTEL)


    El fulgor efímero

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

    "Sueñen. Vean cine."

    Estrenos

    Festivales

    • Cuaderno de viaje: análisis visual y narrativo de Twin Peaks

      «Aviso al lector: este texto, como la anterior entrega que publicamos, está plagado de spoilers que detallan información de los capítulos reseñados. Está concebido con la esperanza de ser un acompañamiento a las experiencias de visionado previas de cada uno, y como tal asume la incompletitud de su análisis. Ni ofrece, ni lo pretende, una lectura totalizadora de la serie. Sino una serie de fragmentos rescatados, puestos en una relación más o menos arbitraria y leídos bajo una serie de constantes que se adivinan en Lynch, pero que quizá tengan mucho de las propias inquietudes de quien escribe...».
    • El cine de Maya Deren. Una mirada a su filmografía

      «La consolidación de la mujer en la industria del cine es algo tan reciente y, por desgracia, tan condenado a un inevitable período de reafirmación presumiblemente extenso, que resulta muy difícil establecer una lectura del papel femenino en el cine y, mucho menos, en el cine de vanguardia, pues su relación parece más coincidente que desencadenante. Sólo en las últimas entregas de los grandes festivales, ha sido motivo de indignación y debate la ausencia de una participación femenina más cuantiosa...».
    • El tedio según Sofia Coppola

      «Si nos detenemos a analizar la filmografía de Sofía Coppola, encontramos un denominador común en todas sus historias. Los personajes que retrata la realizadora neoyorquina están embriagados por el aburrimiento, por una sensación de pesadumbre que les arrastra y que, de un modo u otro, actúa como catalizador de sus actos. Puede ser un elemento impuesto, como ocurre en Las vírgenes suicidas, y del que solo hay una manera de escapar; que viene dado por el entorno, como en Lost in translation, donde se materializa en un sentimiento de extrañeza que acaba por unir a dos almas solitarias...».

    Extras

    Premios

    [12][Trailers][slider3top]