Introduce tu búsqueda

  • Dos ventanas al vacío.
    A Ghost Story, de David Lowery.

    Cock-a-Doodle Dandy.
    Free Fire, de Ben Wheatley.

    En la sombra de la Bohemia.
    Especial 52º Festival de Karlovy Vary.

    Feminismo bizarro.
    Love Witch, de Anna Biller.

    Palmarés del Festival de Karlovy Vary 2017: «Little Crusader», de Václav Kadrnka, Globo de Cristal

    Orgullo checo

    Palmarés de la 52ª edición del Festival de Karlovy Vary.

    Contra pronóstico, las competiciones de la 52ª edición del Festival de Karlovy Vary han estado muy por encima de lo esperado. Por un lado, la sección oficial ha compilado varias propuestas de un nivel notable que rompen con la arritmia narrativa que se había instalado en las últimas entregas. Filmes como el hebreo-germano The Cakemaker –que distribuirá en España Karma Films—, el turco More, el checo Little Crusader o el eslovaco The Line se han revelado como apuestas que, o bien pueden tener un buen recorrido comercial, o bien representan una línea autoral con enjundia; recuperando una personalidad que se había esfumado en el último lustro en el certamen celebrado en la capital del Karlsbad. Por otro, del segundo apartado en importancia, East of the West, han surgido títulos nada desdeñables que podrían haber destacado en las secciones homólogas de San Sebastián (Nuevos Directores) o la Berlinale (Fórum). Una victoria relativa para Karel Och y su equipo de programación, ya que en un año de aparente transición, donde incluso los filmes provenientes de Sundance o Cannes no han causado el impacto esperado en la platea checa, la lucha por el Globo de Cristal se ha saldado con una buena calificación. Todo un espaldarazo para un evento que cada año suma en lo artístico y que demanda un aumento de presupuesto para aspirar a cotas más altas. Precisamente, el cuadro de honor de esta edición ha seguido, por fortuna, esa línea. El jurado compuesto por Anna Brüggemann, Sarah Flack, Ciro Guerra, Michel Merkt & Štefan Uhrík, eso sí, con cierto riesgo, ha dictaminado que la epopeya checa Little Crusader, el viaje de un señor feudal a través de la vasta geografía local en busca de un hijo que anhela emular a los Cruzados en Tierra Santa, es la merecedora del Globo de Cristal a la mejor película. Una decisión que, sin embargo, no podrá ayudar a sacar al filme de Václav Kadrnka del estatus de inédito puesto que es una cinta de nula vocación comercial. Y, a propósito de ello, la obra con un más que probable éxito popular –podría ser un gran opción al Óscar para Israel—, The Cakemaker, como suele ocurrir en estos casos, se ha marchado de vacío. Son los dos grandes titulares de un anuncio que ha dejado con buen sabor de boca a la industria española gracias al Globo de Cristal al mejor documental para Muchos hijos, un mono y un castillo de Gustavo Salmerón, un trabajo que, a través del carisma de su protagonista, Rafaela Aparicio, retrata la caída de la burguesía durante la crisis económica. Con el palmarés, abrimos una ventana especial al Festival de Karlovy Vary durante las próximas semanas mediante críticas, reportajes y listados de todo lo que ha acontecido dentro y fuera del Hotel Thermal.

    Globo de Cristal a la mejor película: Little Crusader de Václav Kadrnka (República Checa).
    Premio especial del jurado: Men don't cry de Alen Drljević (Bosnia y Herzegovina).
    Premio a la mejor dirección: Peter Bebjak por The Line (Eslovaquia).
    Premio a la mejor actriz: ex aequo Jowita Budnik & Eliane Umuhire por Birds are singing in Kigali (Polonia).
    Premio al mejor actor: Alexander Yatsenko por Arrhythmia (Rusia).
    Mención especial del jurado a la mejor ópera prima: Keep the Change de Rachel Israel (Estados Unidos).
    Mención especial del jurado a la mejor debutante: para la actriz Voica Oltean, por su papel en Breaking News (Rumanía).

    EAST OF THE WEST


    Premio East of the West a la mejor película: How Viktor “the Garlic” Took Alexey “the Stud” to the Nursing Home de Alexander Hant (Rusia).
    Mención especial: Dede de Mariam Khatchvani (Georgia).

    DOCUMENTALES / COMPETICIÓN


    Globo de Cristal al mejor documental: Muchos hijos, un mono y un castillo de Gustavo Salmerón (España).
    Mención especial: Atelier de conversation de Bernhard Braunstein (Austria).

    PREMIOS PARALELOS


    Premio FIPRESCI: Keep the Chance de Rachel Israel (Estados Unidos).
    Premio del Jurado Ecuménico: The Cakemaker de Ofir Raul Graizer (Israel/Alemania).
    Europa Award Cinema Label: Men don't cry de Alen Drljević (Bosnia y Herzegovina).
    Premio FEDEORA: Mariţa de Cristi Iftime (Rumanía).
    FNE FIPRESCI: The Cakemaker de Ofir Raul Graizer (Israel/Alemania).
    Premio del público: Wind River de Taylor Sheridan (USA).
    President's Award: Uma Thurman, actriz; Casey Affleck y Jeremy Renner, actores; Václav Vorlíček, director.
    Globo de Cristal por su contribución artística: Ken Loach, director, y Paul Laverty, guionista.


    El fulgor efímero

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

    "Sueñen. Vean cine."

    Críticas

    Festivales

    • El cine de Olivier Assayas. Una mirada a su filmografía

      Por Ignacio Navarro / «Todo lo que se necesita para hacer una película es una mujer y una pistola. Esta frase un tanto discutible (por lo sexista) la pronunció Jean-Luc Godard, nada menos que el estandarte de esa corriente tan identificable del cine como fue la Nouvelle Vague...».
    • Las 10 mejores películas de Luis Buñuel

      Por Alberto Sáez Villarino. «A pesar de lo que pudiéramos imaginar, movidos por la falta de preocupación de unos medios de comunicación con cierta tendencia a la holgazanería a la hora de catalogar los estilos y movimientos artísticos, el período surrealista de Buñuel fue considerablemente breve. En realidad, sólo dos películas entran dentro de los esquemas político-estéticos propuestos por André Breton: Un perro andaluz y La edad de oro...».
    • Monstruos que huyen, monstruos que persiguen, monstruos que observan: M, el vampiro de Düsseldorf

      Por Elisenda N. Frisach. «Fue a mediados del siglo pasado, cuando Europa se recuperaba de la Segunda Guerra Mundial mientras se encaminaba a una tercera contienda de alcance planetario –aunque esta vez marcada por un equilibrio del terror conocido como «Guerra Fría»–, que el historiador francés Daniel Halévy publicó su libro Ensayo sobre la aceleración de la historia (1948), donde, entre otras cosas, determinaba el espíritu de nuestra época; un zeitgeist marcado por la constante transitoriedad tecnológica y científica...».

    Classics

    [12][Trailers][slider3top]