Introduce tu búsqueda

  • Cenotafio faraónico.
    «Blade Runner 2049», de Denis Villeneuve.

    Especial Festival de San Sebastián.
    Cobertura completa de la 65ª edición.

    Sensualidad praxiteliana.
    «Call me by your name», de Luca Guadagnino.

    Insert Coin.
    «Good Time», de los hermanos Safdie.

    Dos ventanas al vacío.
    «A Ghost Story», de David Lowery.

    Love Fifteen: tráiler de «Battle of Sexes» de Jonathan Dayton y Valerie Faris


    De tanto en tanto, en el mundo del tenis, a propósito de la igualdad en aspectos gananciales en el circuito profesional masculino y femenino, surgen cuestiones relacionadas con la duración de los partidos de Grand Slam según el sexo –al mejor de cinco sets para varones, al mejor de tres para féminas—, el impacto mediático de ambos y, la más morbosa, la supuesta supremacía de los hombres sobre sus homólogas. Preguntas como: ¿podrían las hermanas Williams ganar a un top 100?, han tenido su resonancia en las dos últimas décadas, impulsadas por la potencia de las jugadoras estadounidenses, auténticas dominadoras de su categoría. Esta incógnita se esfumó con la derrota de ambas ante un desconocido alemán, Karsten Braasch (203 del mundo), en una exhibición durante el Open de Australia de 1998. El triunfo del germano fue aplastante y las Williams cedieron en su lucha de ingresar en territorio ATP. Serena y Venus, por otra parte, no fueron las pioneras. Cinco años antes, las series que disputaron Jimmy Connors y Martina Navratilova, que se saldaron con una victoria para cada uno, ya generaron una enorme expectación, transformando el evento en un espectáculo de masas. Sin embargo, el episodio más recordado sucedió en 1973. Un machista declarado como Bobby Riggs retó a Margaret Court –la tenista con más títulos de la historia— y Billie Jean King. A la primera la ganó de forma sobrada; con la segunda, en cambio, obtuvo una severa derrota –aunque habría que añadir que la diferencia de edad entre ambos era notoria: 29 King; 55 Riggs. A todo este circo –es innegable en los tres casos—, y recreando el episodio entre Riggs (Steve Carell) y King (Emma Stone), se aproximan los directores de Pequeña Miss Sunshine, Jonathan Dayton y Valerie Faris, en Battle of Sexes, una de las películas que se verán en la próxima edición del Festival de Toronto y que suenan con fuerza para la Oscar Race. Una cinta que apelara a la comedia y a la labor de sus dos intérpretes principales. Las dudas se encuentran en su calado y en si podrá aportar algo más que un retrato histórico competente y comicidad de corte indie. Battle of Sexes se estrenará el 22 de septiembre en Estados Unidos; el 10 de noviembre en España.

    Tráiler VOSE



    Tráiler en castellano

    El jardín

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

    "Sueñen. Vean cine."

    Estrenos

    Festivales

    • Cuaderno de viaje: análisis visual y narrativo de Twin Peaks

      «Aviso al lector: este texto, como la anterior entrega que publicamos, está plagado de spoilers que detallan información de los capítulos reseñados. Está concebido con la esperanza de ser un acompañamiento a las experiencias de visionado previas de cada uno, y como tal asume la incompletitud de su análisis. Ni ofrece, ni lo pretende, una lectura totalizadora de la serie. Sino una serie de fragmentos rescatados, puestos en una relación más o menos arbitraria y leídos bajo una serie de constantes que se adivinan en Lynch, pero que quizá tengan mucho de las propias inquietudes de quien escribe...».
    • El cine de Maya Deren. Una mirada a su filmografía

      «La consolidación de la mujer en la industria del cine es algo tan reciente y, por desgracia, tan condenado a un inevitable período de reafirmación presumiblemente extenso, que resulta muy difícil establecer una lectura del papel femenino en el cine y, mucho menos, en el cine de vanguardia, pues su relación parece más coincidente que desencadenante. Sólo en las últimas entregas de los grandes festivales, ha sido motivo de indignación y debate la ausencia de una participación femenina más cuantiosa...».
    • El tedio según Sofia Coppola

      «Si nos detenemos a analizar la filmografía de Sofía Coppola, encontramos un denominador común en todas sus historias. Los personajes que retrata la realizadora neoyorquina están embriagados por el aburrimiento, por una sensación de pesadumbre que les arrastra y que, de un modo u otro, actúa como catalizador de sus actos. Puede ser un elemento impuesto, como ocurre en Las vírgenes suicidas, y del que solo hay una manera de escapar; que viene dado por el entorno, como en Lost in translation, donde se materializa en un sentimiento de extrañeza que acaba por unir a dos almas solitarias...».

    Extras

    Premios

    [12][Trailers][slider3top]