Introduce tu búsqueda

  • Cenotafio faraónico.
    «Blade Runner 2049», de Denis Villeneuve.

    Especial Festival de San Sebastián.
    Cobertura completa de la 65ª edición.

    Sensualidad praxiteliana.
    «Call me by your name», de Luca Guadagnino.

    Insert Coin.
    «Good Time», de los hermanos Safdie.

    Dos ventanas al vacío.
    «A Ghost Story», de David Lowery.

    Programa de la 52ª edición del Festival de Karlovy Vary


    Little Crusader de Václav Kadrnka.

    No para el circuito de certámenes. Esta mañana se ha anunciado la programación de las secciones competitivas de la 52ª edición del Festival de Karlovy Vary, el evento cinematográfico más importante del mes de julio que para esta entrega depara algún que otro retorno ilustre. George Ovashvili, ganador del Globo de Cristal en 2014 con la sensacional Corn Island, vuelve a competir por el máximo galardón checo con la esperada Khibula, un drama histórico sobre Zviad Gamsakhurdia, el primer presidente de Georgia elegido democráticamente. Se esperaba que Ovashvili, con el que es su quinto largometraje, este año subiera un escalón mediático pero, finalmente, será la ciudad del Karlsbad la que acogera la premiere mundial de una de las cintas más esperadas de la temporada dentro del cine independiente. Esta no será la única visita ilustre. El KVIFF proyectará la última película del fallecido Krzysztof Krauze, Birds Are Singing in Kigali, editada por su mujer Joanna Kos, que ya codirigió junto a él propuestas como Plaza del Salvador (2006) o Papusza, una de las mejores películas que pasaron por la edición 2013. Ambas serán las cabezas de cartel de una competición con doce títulos, donde también destacan las presencias de Boris Khlebnikov, Rachel Israel (con la cinta ganadora en Tribeca) y el local Václav Kadrnka. Del resto de la line-up: incertidumbre por la calidad en East of the West —ya el año pasado se aguardaba un mayor nivel tras la eliminación de Forum of Independents; y escasa participación hispana —el KVIFF había tanteado numerosas producciones tanto españolas como latinoamericanas—; solo el documental de Gustavo Salmerón, Muchos hijos, un mono y un castillo, representará a España en su categoría. Esperemos que tenga más suerte que la fantástica El último verano, su homóloga hace 12 meses. El Festival de Karlovy Vary se celebrará del 30 de junio al 8 de julio. Se lo contaremos en EAM:

    Official Selection – Competition

    Arrhythmia de Boris Khlebnikov (Rusia).
    Breaking News de Iulia Rugină (Rumanía).
    The Cakemaker de Ofir Raul Graizer (Israel).
    The Line de Peter Bebjak (Eslovaquia).
    Corporate de Nicolas Silhol (Francia).
    More de Onur Saylak (Turquía).
    Keep The Change de Rachel Israel (Estados Unidos).
    Khibula de George Ovashvili (Georgia).
    Little Crusader de Václav Kadrnka (República Checa).
    Men Don’t Cry de Alen Drljević (Bosnia y Herzegovina).
    Birds Are Singing in Kigali de Joanna Kos-Krauze, Krzysztof Krauze (Polonia).
    Ralang Road de Karma Takapa (India).

    Out of Competition

    Juze de Miransha Naik (India).
    November de Rainer Sarnet (Estonia).
    Song of Granite de Pat Collins (Irlanda).
    Free and Easy (Jun Geng) de Jun Geng (Hong Kong).

    East of the West - Competition

    Absence of Closeness de Josef Tuka (República Checa).
    Blue Silence de Bülent Öztürk (Turquía).
    Dede de Mariam Khatchvani (Georgia).
    How Viktor “the Garlic” took Alexey “the Stud” to the Nursing Home de Alexander Hant (Rusia).
    The End of The Chain de Priit Pääsuke (Estonia).
    Mariţa de Cristi Iftime (Rumanía).
    The Man Who Looks Like de Katrin Maimik, Andres Maimik (Estonia).
    Pomegranate Orchard de Ilgar Najaf (Azerbaiján) (Inauguración).
    Nina de Juraj Lehotský (Eslovaquia).
    Falling de Marina Stepanska (Ucrania).
    Unwanted de Edon Rizvanolli (Kosovo).
    The Stone de Orhan Eskiköy (Turquía).

    Documentary films – Competition

    Another News Story (Další čerstvá zpráva) de Orban Wallace (Reino Unido).
    Atelier de conversation de Bernhard Braunstein (Austria).
    Before Summer Ends de Maryam Goormaghtigh (Suiza).
    A Campaign of Their Own de Lionel Rupp (Suiza).
    Land of the Free de Camilla Magid (Dinamarca).
    A Memory in Khaki de Alfoz Tanjour (Catar).
    My Life without Air de Bojana Burnać (Croacia).
    Muchos hijos, un mono y un castillo de Gustavo Salmerón (España).
    Tarzan’s Testicles de Alexandru Solomon (Rumanía).
    Richard Müller: Unknown de Miro Remo (Eslovaquia).
    The White World According to Daliborek de Vít Klusák (República Checa).
    En cuerpo y alma

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

    "Sueñen. Vean cine."

    Estrenos

    Festivales

    • Cuaderno de viaje: análisis visual y narrativo de Twin Peaks

      «Aviso al lector: este texto, como la anterior entrega que publicamos, está plagado de spoilers que detallan información de los capítulos reseñados. Está concebido con la esperanza de ser un acompañamiento a las experiencias de visionado previas de cada uno, y como tal asume la incompletitud de su análisis. Ni ofrece, ni lo pretende, una lectura totalizadora de la serie. Sino una serie de fragmentos rescatados, puestos en una relación más o menos arbitraria y leídos bajo una serie de constantes que se adivinan en Lynch, pero que quizá tengan mucho de las propias inquietudes de quien escribe...».
    • El cine de Maya Deren. Una mirada a su filmografía

      «La consolidación de la mujer en la industria del cine es algo tan reciente y, por desgracia, tan condenado a un inevitable período de reafirmación presumiblemente extenso, que resulta muy difícil establecer una lectura del papel femenino en el cine y, mucho menos, en el cine de vanguardia, pues su relación parece más coincidente que desencadenante. Sólo en las últimas entregas de los grandes festivales, ha sido motivo de indignación y debate la ausencia de una participación femenina más cuantiosa...».
    • El tedio según Sofia Coppola

      «Si nos detenemos a analizar la filmografía de Sofía Coppola, encontramos un denominador común en todas sus historias. Los personajes que retrata la realizadora neoyorquina están embriagados por el aburrimiento, por una sensación de pesadumbre que les arrastra y que, de un modo u otro, actúa como catalizador de sus actos. Puede ser un elemento impuesto, como ocurre en Las vírgenes suicidas, y del que solo hay una manera de escapar; que viene dado por el entorno, como en Lost in translation, donde se materializa en un sentimiento de extrañeza que acaba por unir a dos almas solitarias...».

    Extras

    Premios

    [12][Trailers][slider3top]