Introduce tu búsqueda

  • Especial Festival de San Sebastián.
    Cobertura completa de la 65ª edición.

    Down by Earth.
    «Song to Song», de Terrence Malick.

    Sensualidad praxiteliana.
    «Call me by your name», de Luca Guadagnino.

    Insert Coin.
    «Good Time», de los hermanos Safdie.

    Dos ventanas al vacío.
    «A Ghost Story», de David Lowery.

    Videoensayo | La La Land: A Film in Red and Blue

    La La Land

    Uno de los aspectos por los que destaca la propuesta visual de Damien Chazelle en La La Land es su paleta cromática. Ya desde el número inicial identificamos un gusto por el contraste de colores, la luminosidad y una buscada viveza visual que nos sumerge de manera instantánea en el tono de la película. El número protagonizado por Emma Stone y sus tres compañeras de piso, el segundo de la cinta, vuelve a subrayarlo: cada una de ellas lleva un vestido muy parecido, pero de color diferente. Sin embargo, a lo largo de todo el metraje hay dos colores que predominan y a los que Chazelle vuelve una y otra vez. El rojo y el azul tiñen cada plano creando algunos contrastes interesantes: cuando Sebastian y Mia pasean por las noches azuladas de Los Angeles, el coche que cruza el puente es rojo; en otra noche de tonos azules, el descapotable rojo de Sebastian se dirige hacia el Observatorio Griffith después de ver Rebelde sin causa en una sala de cine donde el rojo de las butacas y de los títulos de crédito contrasta con el haz de luz azul del proyector. Aunque en ningún momento se asigne un color específico a cada personaje, lo cierto es que, en los momentos más románticos del filme, en aquellos en los que se fragua su historia, aparecen tonos rosas, lilas y violetas, fruto de la unión de ambos colores. El siguiente videoensayo viene a poner en imágenes estas consideraciones.
    El fulgor efímero

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

    "Sueñen. Vean cine."

    Estrenos

    Festivales

    • Cuaderno de viaje: análisis visual y narrativo de Twin Peaks

      «Aviso al lector: este texto, como la anterior entrega que publicamos, está plagado de spoilers que detallan información de los capítulos reseñados. Está concebido con la esperanza de ser un acompañamiento a las experiencias de visionado previas de cada uno, y como tal asume la incompletitud de su análisis. Ni ofrece, ni lo pretende, una lectura totalizadora de la serie. Sino una serie de fragmentos rescatados, puestos en una relación más o menos arbitraria y leídos bajo una serie de constantes que se adivinan en Lynch, pero que quizá tengan mucho de las propias inquietudes de quien escribe...».
    • El cine de Maya Deren. Una mirada a su filmografía

      «La consolidación de la mujer en la industria del cine es algo tan reciente y, por desgracia, tan condenado a un inevitable período de reafirmación presumiblemente extenso, que resulta muy difícil establecer una lectura del papel femenino en el cine y, mucho menos, en el cine de vanguardia, pues su relación parece más coincidente que desencadenante. Sólo en las últimas entregas de los grandes festivales, ha sido motivo de indignación y debate la ausencia de una participación femenina más cuantiosa...».
    • El tedio según Sofia Coppola

      «Si nos detenemos a analizar la filmografía de Sofía Coppola, encontramos un denominador común en todas sus historias. Los personajes que retrata la realizadora neoyorquina están embriagados por el aburrimiento, por una sensación de pesadumbre que les arrastra y que, de un modo u otro, actúa como catalizador de sus actos. Puede ser un elemento impuesto, como ocurre en Las vírgenes suicidas, y del que solo hay una manera de escapar; que viene dado por el entorno, como en Lost in translation, donde se materializa en un sentimiento de extrañeza que acaba por unir a dos almas solitarias...».

    Extras

    Premios

    [12][Trailers][slider3top]