Introduce tu búsqueda

  • Unsex me.
    20th Century Women, de Mike Mills.

    Obsesión por los absolutos.
    La ciudad perdida de Z, de James Gray.

    Naderías y pasatiempos.
    Certain Women, de Kelly Reichardt.

    Romper las cuerdas.
    Lady Macbeth, de William Oldroyd.

    La parada de los monstruos.
    La alta sociedad, de Bruno Dumont.

    Videoensayo | La La Land: A Film in Red and Blue

    La La Land

    Uno de los aspectos por los que destaca la propuesta visual de Damien Chazelle en La La Land es su paleta cromática. Ya desde el número inicial identificamos un gusto por el contraste de colores, la luminosidad y una buscada viveza visual que nos sumerge de manera instantánea en el tono de la película. El número protagonizado por Emma Stone y sus tres compañeras de piso, el segundo de la cinta, vuelve a subrayarlo: cada una de ellas lleva un vestido muy parecido, pero de color diferente. Sin embargo, a lo largo de todo el metraje hay dos colores que predominan y a los que Chazelle vuelve una y otra vez. El rojo y el azul tiñen cada plano creando algunos contrastes interesantes: cuando Sebastian y Mia pasean por las noches azuladas de Los Angeles, el coche que cruza el puente es rojo; en otra noche de tonos azules, el descapotable rojo de Sebastian se dirige hacia el Observatorio Griffith después de ver Rebelde sin causa en una sala de cine donde el rojo de las butacas y de los títulos de crédito contrasta con el haz de luz azul del proyector. Aunque en ningún momento se asigne un color específico a cada personaje, lo cierto es que, en los momentos más románticos del filme, en aquellos en los que se fragua su historia, aparecen tonos rosas, lilas y violetas, fruto de la unión de ambos colores. El siguiente videoensayo viene a poner en imágenes estas consideraciones.
    Feelmakers

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

    "Sueñen. Vean cine."

    Críticas

    Festivales

    • Retrospectiva de Jacques Becker

      Por José Luis Forte / «A golpe de escoplo y martillo un hombre perfora el suelo de hormigón de una celda. Cada impacto hace saltar esquirlas y polvo de cemento en una tarea que se nos antoja imposible. Hay poco tiempo, el ruido es infernal, los guardias de la prisión pueden pasar en cualquier momento y solo la casualidad de que haya obras en el edificio permite que los golpes no llamen la atención».
    • El cine de Hou Hsiao-Hsien, un espacio para habitar. Apuntes sobre The Assassin

      Por Miguel Muñoz Garnica. «Estamos en el sur de Taiwán, a principios de los años cincuenta. Un pueblecito rural de calles sin pavimentar y casas humildes donde las duchas con agua caliente se dan calentando un barreño de agua sobre una hoguera. Un grupo de niños, descalzos y vestidos de blanco, juega con peonzas en la plaza del pueblo».
    • Las 10 mejores películas de Akira Kurosawa

      Por José Luis Forte. «De nuevo el juego está en marcha, como diría nuestro adorado Sherlock Holmes: destacar las diez mejores obras de un director de cine. En esta ocasión es el gran Akira Kurosawa el elegido, quizá el autor japonés más popular y con más merecido prestigio de la lejana isla. Y otra vez nos encontramos con la habitual problemática: dejar fuera películas que deberían incluirse en la lista».

    Premios

    Classics

    [12][Trailers][slider3top]