Introduce tu búsqueda

  • Dos ventanas al vacío.
    A Ghost Story, de David Lowery.

    Cock-a-Doodle Dandy.
    Free Fire, de Ben Wheatley.

    En la sombra de la Bohemia.
    Especial 52º Festival de Karlovy Vary.

    Feminismo bizarro.
    Love Witch, de Anna Biller.

    Tráiler de The Beguiled, lo nuevo de Sofia Coppola

    The Beguiled

    Dentro de la fructífera colaboración profesional que establecieron el director Don Siegel y el actor Clint Eastwood a lo largo de las décadas de los 70 y los 80, con celebrados thrillers como La jungla humana (1969), Harry el sucio (1971) o Fuga de Alcatraz (1979) o el western cómico Dos mulas y una mujer (1970), destacó una verdadera joya del cine, turbadora y cargada de sensualidad, basada en una novela de Thomas Cullinan. Su título: El seductor (1971). La historia nos situaba en tiempos de la Guerra de Secesión norteamericana, en la Virginia de 1864, con un soldado yanqui herido que era rescatado por una joven y trasladado a un internado de señoritas del Sur. Una vez allí, pasado el temor inicial de las habitantes, el ambiente se irá enrareciendo desde el momento en que el extraño comience a seducir a todas y cada una de las mujeres, hasta entonces víctimas de una enfermiza represión sexual, provocando un torbellino de celos, envidias y violencia. Sofia Coppola, una de las realizadoras más personales del nuevo Hollywood, explotadora como pocas del universo femenino en pantalla a través de obras como Las vírgenes suicidas (1999) o María Antonieta (2006), es la encargada de llevar de nuevo el relato de Cullinan al cine. Una elección que, a priori, parece muy acertada, ya que The Beguiled encuentra ecos de su aclamada ópera prima en ese grupo de hermosas ninfas capitaneadas por las lanzadísimas Elle Fanning y Angourie Rice, la adolescente que eclipsó a Russell Crowe y Ryan Gosling en Dos buenos tipos (Shane Black, 2016). Nicole Kidman y Kirsten Dunst –actriz fetiche de la directora– son algunas de sus contrincantes para hacerse con las atenciones del atractivo huésped, encarnado en esta ocasión por Colin Farrell. Un primer vistazo a su excelente tráiler nos hace presagiar un intenso duelo interpretativo entre las actrices, en una película muy cuidada (como es habitual en la obra de Coppola) a nivel estético y con una labor en la fotografía maravillosa por parte de Philippe Le Sourd. El filme verá la luz en los cines norteamericanos el 23 de junio, mientras que en España tendremos que esperar hasta el 7 de julio para comprobar si la cineasta volverá a conquistar a la crítica como lo hizo con Lost in Translation (2003).


    Feelmakers

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

    "Sueñen. Vean cine."

    Críticas

    Festivales

    • El cine de Olivier Assayas. Una mirada a su filmografía

      Por Ignacio Navarro / «Todo lo que se necesita para hacer una película es una mujer y una pistola. Esta frase un tanto discutible (por lo sexista) la pronunció Jean-Luc Godard, nada menos que el estandarte de esa corriente tan identificable del cine como fue la Nouvelle Vague...».
    • Las 10 mejores películas de Luis Buñuel

      Por Alberto Sáez Villarino. «A pesar de lo que pudiéramos imaginar, movidos por la falta de preocupación de unos medios de comunicación con cierta tendencia a la holgazanería a la hora de catalogar los estilos y movimientos artísticos, el período surrealista de Buñuel fue considerablemente breve. En realidad, sólo dos películas entran dentro de los esquemas político-estéticos propuestos por André Breton: Un perro andaluz y La edad de oro...».
    • Monstruos que huyen, monstruos que persiguen, monstruos que observan: M, el vampiro de Düsseldorf

      Por Elisenda N. Frisach. «Fue a mediados del siglo pasado, cuando Europa se recuperaba de la Segunda Guerra Mundial mientras se encaminaba a una tercera contienda de alcance planetario –aunque esta vez marcada por un equilibrio del terror conocido como «Guerra Fría»–, que el historiador francés Daniel Halévy publicó su libro Ensayo sobre la aceleración de la historia (1948), donde, entre otras cosas, determinaba el espíritu de nuestra época; un zeitgeist marcado por la constante transitoriedad tecnológica y científica...».

    Classics

    [12][Trailers][slider3top]