Introduce tu búsqueda

  • Especial Festival de Sundance.
    Cobertura completa de la edición 2018.

    Repetir lo irrepetible.
    «En la playa sola de noche», de Hong Sang-soo.

    Sensualidad praxiteliana.
    «Call me by your name», de Luca Guadagnino.

    Insert Coin.
    «Good Time», de los hermanos Safdie.

    Palmarés de la 67ª edición de la Berlinale: On body and soul, de Ildikó Enyedi, Oso de Oro

    Ildikó Enyedi

    Un Oso devaluado

    Palmarés de la 67ª edición de la Berlinale.

    No podría ser de otra manera. Esta edición de la Berlinale debía terminar con un palmarés en consonancia al nivel de estos diez días. Ya les avisábamos que los jurados son difíciles de entender. Poco importa la calidad del programa en cuestión. Filmes como Félicité –sobre una mujer congoleña que lucha por la supervivencia de lo que queda de familia–, Spoor –alegato animalista revestido de thriller—, o Bright Nights –la cuota germánica— tenían un hueco asegurado en el cuadro de honor. Solo faltaba conocer quién se llevaría el Oso de Oro: ¿Hong Sang-soo? ¿Sebastián Lelio? ¿Aki Kaurismäki? Por desgracia para el propio certamen, todos ellos ocuparon un lugar secundario. El máximo galardón del Festival de Berlín fue a para a la húngara On body and soul, un drama con elementos mágicos que defiende una sociedad igualitaria. No ha sido el peor largometraje exhibido en el Palast pero queda muy lejos de los autores nombrados con anterioridad. Una lástima.

    Oso de Oro a la mejor película: On body and soul de Ildikó Enyedi (Hungría).
    Oso de Plata / Gran Premio del Jurado: Félicité, de Alain Gomis (Francia).
    Oso de Plata / Premio Alfred Bauer: Spoor de Agnieszka Holland (Polonia).
    ■ Oso de Plata a la mejor dirección: Aki Kaurismäki por The other side of hope (Finlandia).
    Oso de Plata a la mejor actriz: Kim Min-hee por On the beach at night alone (Corea del Sur).
    Oso de Plata al mejor actor: Georg Friedrich por Bright Nights (Alemania).
    Oso de Plata a la mejor contribución técnica: el montaje de Dana Bunescu para Ana, mon amour (Rumanía).
    Oso de Plata al mejor guion: Sebastián Lelio y Gonzalo Maza por Una mujer fantástica (Chile).
    Premio a la mejor ópera prima: Estiu 1993, de Carla Simón (España).
    Premio al mejor documental: Ghost Hunting de Raed Antoni  (Palestina).
    Oso de Cristal a la mejor película Generation: Piata Lod, de Iveta Grófová (Eslovenia).
    Premio FIPRESCI: On body and soul de Ildikó Enyedi (Hungría).

    Todos los premiados.

    Tierra de Dios

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

    "Sueñen. Vean cine."

    Estrenos

    Premios

    • Cuaderno de viaje: análisis visual y narrativo de Twin Peaks

      «Aviso al lector: este texto, como la anterior entrega que publicamos, está plagado de spoilers que detallan información de los capítulos reseñados. Está concebido con la esperanza de ser un acompañamiento a las experiencias de visionado previas de cada uno, y como tal asume la incompletitud de su análisis. Ni ofrece, ni lo pretende, una lectura totalizadora de la serie. Sino una serie de fragmentos rescatados, puestos en una relación más o menos arbitraria y leídos bajo una serie de constantes que se adivinan en Lynch, pero que quizá tengan mucho de las propias inquietudes de quien escribe...».
    • El cine de Maya Deren. Una mirada a su filmografía

      «La consolidación de la mujer en la industria del cine es algo tan reciente y, por desgracia, tan condenado a un inevitable período de reafirmación presumiblemente extenso, que resulta muy difícil establecer una lectura del papel femenino en el cine y, mucho menos, en el cine de vanguardia, pues su relación parece más coincidente que desencadenante. Sólo en las últimas entregas de los grandes festivales, ha sido motivo de indignación y debate la ausencia de una participación femenina más cuantiosa...».
    • El tedio según Sofia Coppola

      «Si nos detenemos a analizar la filmografía de Sofía Coppola, encontramos un denominador común en todas sus historias. Los personajes que retrata la realizadora neoyorquina están embriagados por el aburrimiento, por una sensación de pesadumbre que les arrastra y que, de un modo u otro, actúa como catalizador de sus actos. Puede ser un elemento impuesto, como ocurre en Las vírgenes suicidas, y del que solo hay una manera de escapar; que viene dado por el entorno, como en Lost in translation, donde se materializa en un sentimiento de extrañeza que acaba por unir a dos almas solitarias...».

    Festivales

    Extras

    [12][Trailers][slider3top]