Introduce tu búsqueda

  • Dos ventanas al vacío.
    A Ghost Story, de David Lowery.

    Cock-a-Doodle Dandy.
    Free Fire, de Ben Wheatley.

    En la sombra de la Bohemia.
    Especial 52º Festival de Karlovy Vary.

    Feminismo bizarro.
    Love Witch, de Anna Biller.

    Tráiler de Una, de Benedict Andrews

    Una

    El dramaturgo escocés David Harrower se inspiró en el crimen sexual cometido por el exmarine Toby Studebaker contra una niña de 12 años, a la que secuestró tras seducirla a través de internet, para escribir su aclamada obra teatral Blackbird en 2005. La historia exponía el explosivo reencuentro entre Una, una joven de 27 años, y Ray (el verdadero nombre que se encuentra tras Peter), un hombre de mediana edad, quince años después de que él mantuviese relaciones sexuales con ella cuando no era más que una niña de doce años. Aquel doloroso suceso del pasado regresa con fuerza al presente de sus protagonistas, sacudiendo sus actuales vidas y despertando sentimientos encontrados que parecían enterrados para siempre, desde el momento en que la joven reconozca por una fotografía a su abusador y se presente en su lugar de trabajo con la firme intención de buscar respuestas a lo que sucedió. El propio Harrower ha sido el encargado de trasladar Blackbird de las tablas al cine, adaptando el guion de Una, un thriller de corte dramático que ha significado el debut como realizador del australiano Benedict Andrews, quien, no obstante, contaba con una amplia experiencia teatral a sus espaldas. Rooney Mara, consolidada como una de las actrices más sensibles de su generación tras su aclamado papel de Therese Belivet en Carol (Todd Haynes, 2015) y el siempre inquietante Ben Mendelsohn –de plena actualidad gracias a su excelente labor como Orson Krennic, el villano de –Rogue One: Una historia de Star Wars (Gareth Edwards, 2016)– forman la pareja protagonista de alto voltaje en una cinta que levantó más de una ampolla en su paso por el Festival de Toronto –con abandonos de la sala incluidos–, a causa de la controvertida temática que trata (el de los depredadores sexuales y el abuso a menores) y que la emparentaría con otros filmes espinosos como Hard Candy (David Slade, 2005), Juegos secretos (Todd Field, 2006) o La habitación (Lenny Abrahamson, 2015). El primer tráiler de la cinta, que llega acompañada de estupendas críticas, apunta a intenso duelo interpretativo entre Mara y Mendelsohn. Habrá que esperar al 19 de enero, fecha en la que desembarcará en los cines de Estados Unidos (curiosamente, dos semanas después de estrenarse en Hong Kong), para averiguar si tanta polémica está justificada.
    Feelmakers

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

    "Sueñen. Vean cine."

    Críticas

    Festivales

    • El cine de Olivier Assayas. Una mirada a su filmografía

      Por Ignacio Navarro / «Todo lo que se necesita para hacer una película es una mujer y una pistola. Esta frase un tanto discutible (por lo sexista) la pronunció Jean-Luc Godard, nada menos que el estandarte de esa corriente tan identificable del cine como fue la Nouvelle Vague...».
    • Las 10 mejores películas de Luis Buñuel

      Por Alberto Sáez Villarino. «A pesar de lo que pudiéramos imaginar, movidos por la falta de preocupación de unos medios de comunicación con cierta tendencia a la holgazanería a la hora de catalogar los estilos y movimientos artísticos, el período surrealista de Buñuel fue considerablemente breve. En realidad, sólo dos películas entran dentro de los esquemas político-estéticos propuestos por André Breton: Un perro andaluz y La edad de oro...».
    • Monstruos que huyen, monstruos que persiguen, monstruos que observan: M, el vampiro de Düsseldorf

      Por Elisenda N. Frisach. «Fue a mediados del siglo pasado, cuando Europa se recuperaba de la Segunda Guerra Mundial mientras se encaminaba a una tercera contienda de alcance planetario –aunque esta vez marcada por un equilibrio del terror conocido como «Guerra Fría»–, que el historiador francés Daniel Halévy publicó su libro Ensayo sobre la aceleración de la historia (1948), donde, entre otras cosas, determinaba el espíritu de nuestra época; un zeitgeist marcado por la constante transitoriedad tecnológica y científica...».

    Classics

    [12][Trailers][slider3top]