Introduce tu búsqueda

  • Dos ventanas al vacío.
    A Ghost Story, de David Lowery.

    Cock-a-Doodle Dandy.
    Free Fire, de Ben Wheatley.

    En la sombra de la Bohemia.
    Especial 52º Festival de Karlovy Vary.

    Feminismo bizarro.
    Love Witch, de Anna Biller.

    Globos de Oro 2017: Ganadores

    Emma Stone, La La Land

    Corazones rotos

    Ganadores de la 74ª edición de los Globos de Oro.

    En el cine actual es complicado hablar de milagros. Todo está medido y ajustado al máximo bajo la tiranía de cánones y patrones. La audiencia es la que manda, dicen, y por esto cualquier espectáculo audiovisual busca llegar al espectador de la forma más rápida posible, sin que este perciba el estrecho corsé que ahoga al canal. Las galas de entrega de premios son el paradigma: teleprómpter, cronómetro y discursos desenlatados. La pasada edición de los premios que entrega la prensa extranjera afincada en Hollywood –que no llega a 100 miembros—, los Globos de Oro, no son una excepción. Es por ello que se agradecen las rupturas momentáneas del molde; a veces, de quienes uno menos se lo puede esperar. El 74º capítulo transcurría sin sobresaltos, más allá de algún pronóstico roto y algún guiño social-político en los discursos de agradecimiento de Ryan Gosling y Tom Hiddleston. Con el final del segundo tercio de la celebración, apareció Ella, Meryl Streep, a priori a recoger el Cecile B. DeMille por toda su carrera; pero, también, a dejar una huella en nuestra memoria. «Como me dijo la princesa Leia: Coge tu corazón roto y conviértelo en arte», concluía la maravillosa ganadora de nueve Globos una égloga sobre la Norteamérica contemporánea, sobre el noble arte de la actuación y sobre la vida misma. Lágrimas y aplausos que quebraban la atonía propia de estos eventos; la constatación de que a Streep no solo se le ha concedido el don de la interpretación, también el de una humanidad que contrasta con la frivolidad que emana el Beverly Hilton Hotel. Precisamente, de humanidad y corazones rotos versa La La Land –reubautizada en España como La ciudad de las estrellas—, gran vencedora de la velada. Siete premios obtuvo la tercera cinta de Damien Chazelle, una película con un presupuesto mucho menor del que su envoltorio aparenta. Este musical romántico, protagonizado por Emma Stone y Ryan Gosling, batió el récord que ostentaban Alguien voló sobre el nido del cuco (One Flew Over the Cuckoo's Nest, Milos Forman, 1975) y El expreso de medianoche (Midnight Express, Alan Parker, 1978), y se erigió como el largometraje con más entorchados en la historia de la asociación. Consiguió, incluso, los laureles a mejor guion y dirección, avisando que quizá este hecho se repita dentro de mes y medio en el Dolby Theatre de Los Ángeles. Estamos ante una futura ganadora del Óscar por K.O. No podría tener mejor campaña publicitaria a cinco días de su entreno en nuestro país. Meryl Streep y La La Land acapararon todos los flashes y encabezados, pero no fueron los únicos protagonistas. El primero en someter al proscenio fue el anfitrión de marras, Jimmy Fallon. Y, como viene ocurriendo en las últimas ediciones tanto de los Globos de Oro como de los Oscars, el humorista se dejó la comedia en el backstage. Poco importó. Mucho más relevantes fueron las pequeñas sorpresas que nos dejó la noche. La primera, la más emocionante e inesperada, fue la victoria de Isabelle Huppert. Sin palabras ante una de las grandes actrices europeas. Ojalá sea el preludio de una nominación al Óscar. Igual de estimulante fue el Globo de Oro a un clásico: Paul Verhoeven. El cineasta neerlandés se impuso a la frontrunner de la carrera, Maren Ade. Lástima que este duelo no tenga una tercera parte —la primera fue en los European Film Award con dominio teutón— con la estatuilla dorada en juego. Todavía más increíble fue el galardón al mejor actor secundario para Aaron Taylor-Johnson por su papel en Animales nocturnos. Un Globo que puede funcionar como pasaporte al Óscar. El segundo trabajo de Tom Ford aún tiene mucho que decir. Y entre tantas loas a la película del año, un drama, Moonlight, que cumplió el guion casi en silencio. Chazelle y Jenkins se han saltado varias etapas y ya demandan su hueco en el pódium. Ya son dueños del presente.

    Mejor película (drama): Moonlight, de Barry Jenkins (A24).
    Mejor película (comedia o musical): La La Land, de Damien Chazelle (Lionsgate).
    Mejor director: Damien Chazelle por La La Land.
    Mejor actor (drama): Casey Affleck por Mánchester frente al mar.
    Mejor actriz (drama): Isabelle Huppert por Elle.
    Mejor actor (comedia o musical): Ryan Gosling por La La Land.
    Mejor actriz (comedia o musical): Emma Stone por La La Land.
    Mejor actor secundario: Aaron Taylor-Johnson por Animales nocturnos.
    Mejor actriz secundaria: Viola Davis por Fences.
    Mejor guion: Damien Chazelle por La La Land.
    Mejor película de animación: Zootrópolis, de Byron Howard, Rich Moore & Jared Bush (Walt Disney Pictures).
    Mejor película extranjera: Elle, de Paul Verhoeven (Francia) (Sony Pictures Classics).
    Mejor banda sonora: Justin Hurwitz por La La Land.
    Mejor canción original: "City of Stars" de La La Land.
    Cecille B. DeMille a toda una carrera: Meryl Streep, actriz ganadora de nueve Globos de Oro.

    De izqda a dcha: Damien Chazelle, Meryl Streep, el equipo de Moonlight (encabezado por Barry Jenkins), Isabelle Huppert, Ryan Gosling y Paul Verhoeven.

    Claire Foy

    Televisión

    Se confirma el relevo. Pero también cierta deriva en la producción televisiva actual. ¿El nivel ha bajado? No, simplemente que nunca estuvo tan alto. Los premiados de los Globos de Oro así lo atestiguan. Nuevas series de televisión han arribado a la parrilla buscando ser los sucesores de…, pero con la sensación de que las ideas no son tan lúcidas. The Crown, el segmento American Crime Story: The people v. O.J. Simpson, Atlanta o Goliath son unos buenos ejemplos de ello. Ni siquiera Westworld, que anoche se fue de vacío, se acerca a la mal llamada Edad de Oro televisiva estadounidense. La fidelidad del público, en plena Era Netflix o HBO, no está en duda, pero muy lejos quedan esas afirmaciones que remarcaban que los mejores guionistas ahora habitaban la pequeña pantalla. Que la miniserie británica para AMC El infiltrado (The night manager) sea considerada la triunfadora de la noche es todo un aviso. La goma tras unos años al límite vuelve a su longitud normal por mucho que las estrellas y los festivales se empeñen en lo contrario.

    Mejor serie (drama): The Crown (Netflix).
    Mejor serie (comedia o musical): Atlanta (FX).
    Mejor Tv-movie o miniserie: American Crime Story: The People v OJ Simpson (FX).
    Mejor actor (drama): Billy Bob Thornton por Goliath.
    Mejor actriz (drama): Claire Foy por The Crown.
    Mejor actor (comedia o musical): Donald Glover por Atlanta.
    Mejor actriz (comedia o musical): Tracee Ellis Ross por Blackish.
    Mejor actor (Tv-movie o miniserie): Tom Hiddleston por El infiltrado.
    Mejor actriz (Tv-movie o miniserie): Sarah Paulson por American Crime Story: The People v OJ Simpson.
    Mejor actor secundario (serie, Tv-movie o miniserie): Hugh Laurie por El infiltrado.
    Mejor actriz secundaria (serie, Tv-movie o miniserie): Olivia Colman por El infiltrado.

    Apertura



    Highlights



    Feelmakers

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

    "Sueñen. Vean cine."

    Críticas

    Festivales

    • El cine de Olivier Assayas. Una mirada a su filmografía

      Por Ignacio Navarro / «Todo lo que se necesita para hacer una película es una mujer y una pistola. Esta frase un tanto discutible (por lo sexista) la pronunció Jean-Luc Godard, nada menos que el estandarte de esa corriente tan identificable del cine como fue la Nouvelle Vague...».
    • Las 10 mejores películas de Luis Buñuel

      Por Alberto Sáez Villarino. «A pesar de lo que pudiéramos imaginar, movidos por la falta de preocupación de unos medios de comunicación con cierta tendencia a la holgazanería a la hora de catalogar los estilos y movimientos artísticos, el período surrealista de Buñuel fue considerablemente breve. En realidad, sólo dos películas entran dentro de los esquemas político-estéticos propuestos por André Breton: Un perro andaluz y La edad de oro...».
    • Monstruos que huyen, monstruos que persiguen, monstruos que observan: M, el vampiro de Düsseldorf

      Por Elisenda N. Frisach. «Fue a mediados del siglo pasado, cuando Europa se recuperaba de la Segunda Guerra Mundial mientras se encaminaba a una tercera contienda de alcance planetario –aunque esta vez marcada por un equilibrio del terror conocido como «Guerra Fría»–, que el historiador francés Daniel Halévy publicó su libro Ensayo sobre la aceleración de la historia (1948), donde, entre otras cosas, determinaba el espíritu de nuestra época; un zeitgeist marcado por la constante transitoriedad tecnológica y científica...».

    Classics

    [12][Trailers][slider3top]