Introduce tu búsqueda

  • Dos ventanas al vacío.
    A Ghost Story, de David Lowery.

    Cock-a-Doodle Dandy.
    Free Fire, de Ben Wheatley.

    En la sombra de la Bohemia.
    Especial 52º Festival de Karlovy Vary.

    Feminismo bizarro.
    Love Witch, de Anna Biller.

    Palmarés de la 61 Seminci de Valladolid: Locas de alegría, de Paolo Virzi, Espiga de Oro

    Locas de alegría

    Resultaba casi esperada una resolución como la anunciada esta mañana durante la lectura del palmarés de la 61ª entrega de la Semana Internacional de Cine de Valladolid. Principalmente, debido a la pobre impresión que ha dejado, en líneas generales, a la prensa la competición de una Seminci que una vez más ha cumplido como un simple contenedor de las distribuidoras españolas. Un dato que no tiene que ir reñido con la calidad pero que limita sus posibilidades creativas. Que una película como Locas de alegría triunfe no debe ser sorpresa alguna. Su vitalidad y sus interpretaciones han sido suficientes para convencer al jurado integrado por el productor francés Marc Baschet; la actriz y directora española Silvia Munt; el productor indio Bobby Bedi; el director chileno Matías Bize; la periodista italiana Ángela Prodenzi, y el diseñador de sonido mexicano Martín Hernández. Pocas veces ocurre, pero la cinta italiana protagonizada por las siempre correctas Valeria Bruni-Tedeschi y Micaela Ramazzotti (ganadoras del Premio a la mejor actriz) también ha obtenido el Premio del Público, un indicativo de por dónde han ido los tiros en esta edición. Una decepción generalizada que se acrecienta cuando una propuesta como The Salesman de Asghar Farhadi, probablemente la más compleja de la selección, se ha quedado fuera del cuadro de honor. Una élite donde figuran largometrajes como la brasileña Madre solo hay una –que llegará a España gracias a Karma Films—, la argentina El ciudadano ilustre o la muy interesante –lo anunciamos desde Cannes— obra egipcia Clash. A continuación, el palmarés.

    Espiga de Oro a la mejor película: La Pazza Gioia (Locas de alegría) de Paolo Virzi (Italia).
    Espiga de Plata a la segunda mejor película: El ciudadano ilustre de Mariano Cohn y Gastón Duprat (Argentina).
    Premio a la mejor dirección: Anna Muylaert por Mae só há uma (Madre solo hay una) (Brasil).
    Premio Miguel Delibes al mejor guion: Gastón Duprat por El ciudadano ilustre (Argentina).
    Premio Pilar Miró a la mejor dirección novel: Mohamed Diab por Eshtebak (Clash) (Egipto).
    Premio a la mejor actriz: ex aequo Valeria Bruni-Tedeschi y Micaela Ramazzotti por La Pazza Gioia (Locas de alegría) (Italia).
    Premio al mejor actor: Naomi Nero por Mae só há uma (Madre sólo hay una) (Brasil).
    Premio a la mejor fotografía: Ahmed Gabr por Eshtebak (Clash) (Egipto).
    Premio del público: La Pazza Gioia (Locas de alegría) de Paolo Virzi (Italia).
    Premio FIPRESCI: Les Innocentes de Anne Fontaine (Francia).

    Durante los próximos días publicaremos las críticas más interesantes de esta edición. Pueden consultar el palmarés de las secciones paralelas en la web oficial de la Seminci.

    El fulgor efímero

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

    "Sueñen. Vean cine."

    Críticas

    Festivales

    • El cine de Olivier Assayas. Una mirada a su filmografía

      Por Ignacio Navarro / «Todo lo que se necesita para hacer una película es una mujer y una pistola. Esta frase un tanto discutible (por lo sexista) la pronunció Jean-Luc Godard, nada menos que el estandarte de esa corriente tan identificable del cine como fue la Nouvelle Vague...».
    • Las 10 mejores películas de Luis Buñuel

      Por Alberto Sáez Villarino. «A pesar de lo que pudiéramos imaginar, movidos por la falta de preocupación de unos medios de comunicación con cierta tendencia a la holgazanería a la hora de catalogar los estilos y movimientos artísticos, el período surrealista de Buñuel fue considerablemente breve. En realidad, sólo dos películas entran dentro de los esquemas político-estéticos propuestos por André Breton: Un perro andaluz y La edad de oro...».
    • Monstruos que huyen, monstruos que persiguen, monstruos que observan: M, el vampiro de Düsseldorf

      Por Elisenda N. Frisach. «Fue a mediados del siglo pasado, cuando Europa se recuperaba de la Segunda Guerra Mundial mientras se encaminaba a una tercera contienda de alcance planetario –aunque esta vez marcada por un equilibrio del terror conocido como «Guerra Fría»–, que el historiador francés Daniel Halévy publicó su libro Ensayo sobre la aceleración de la historia (1948), donde, entre otras cosas, determinaba el espíritu de nuestra época; un zeitgeist marcado por la constante transitoriedad tecnológica y científica...».

    Classics

    [12][Trailers][slider3top]