Introduce tu búsqueda

  • Cenotafio faraónico.
    «Blade Runner 2049», de Denis Villeneuve.

    Especial Festival de San Sebastián.
    Cobertura completa de la 65ª edición.

    Sensualidad praxiteliana.
    «Call me by your name», de Luca Guadagnino.

    Insert Coin.
    «Good Time», de los hermanos Safdie.

    Dos ventanas al vacío.
    «A Ghost Story», de David Lowery.

    Tráiler de Tarde para la ira, la ópera prima de Raúl Arévalo

    Tarde para la ira

    El thriller no es un terreno precisamente desconocido para el actor Raúl Arévalo, que, en los últimos años, ha conseguido algunos de sus mayores triunfos con títulos policíacos como la multipremiada La isla mínima (Alberto Rodríguez, 2014) o Cien años de perdón (Daniel Calparsoro, 2016). De su experiencia bajo las órdenes de otros realizadores, Arévalo ha adquirido la seguridad necesaria para emprender su salto a la dirección con un guion que llevaba ocho años moldeando y que, por fin, ha conseguido el sueño de materializar bajo el título de Tarde para la ira. Según sus propias palabras, este thriller sobre la violencia rodado entre Usera, Vallecas y Móstoles, pretende recuperar la esencia del hiperrealista y extremo cine quinqui de los ochenta –el de Deprisa, deprisa (Carlos Saura, 1981)–, a través de la historia de Curro, un hombre que ha cumplido ocho años de prisión por participar en el atraco a una joyería, y que, pese a su intención de comenzar una nueva vida alejado de los problemas, ve como los fantasmas del pasado vuelven a rondarle cuando se cruza en su camino José, un desconocido con un oscuro secreto, con el que se embarca en una espiral de venganza. La película promete un intenso duelo interpretativo entre el curtido en estas lides Antonio de la Torre –abonado al género esta temporada, ya que también tiene pendiente de estreno Que Dios nos perdone (Rodrigo Sorogoyen, 2016)– y un Luis Callejo en su registro más turbio. Ruth Díaz y Manolo Solo son otras caras del reparto que, sin duda, no pasarán desapercibidas, especialmente el segundo, con una impostada voz afónica en su interpretación. A la vista de las primeras imágenes, Tarde para la ira cuenta con una factura técnica enviable para una ópera prima, y tiene todas las papeletas para convertirse en una de las sensaciones del cine patrio de 2016, algo que confirmará en su presentación, el 2 de septiembre, en la sección Orizzonti del Festival de Venecia (una puesta de largo por todo lo alto), justo una semana antes de su estreno en las salas comerciales, el 9 de septiembre. (Póster oficial)


    En cuerpo y alma

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

    "Sueñen. Vean cine."

    Estrenos

    Festivales

    • Cuaderno de viaje: análisis visual y narrativo de Twin Peaks

      «Aviso al lector: este texto, como la anterior entrega que publicamos, está plagado de spoilers que detallan información de los capítulos reseñados. Está concebido con la esperanza de ser un acompañamiento a las experiencias de visionado previas de cada uno, y como tal asume la incompletitud de su análisis. Ni ofrece, ni lo pretende, una lectura totalizadora de la serie. Sino una serie de fragmentos rescatados, puestos en una relación más o menos arbitraria y leídos bajo una serie de constantes que se adivinan en Lynch, pero que quizá tengan mucho de las propias inquietudes de quien escribe...».
    • El cine de Maya Deren. Una mirada a su filmografía

      «La consolidación de la mujer en la industria del cine es algo tan reciente y, por desgracia, tan condenado a un inevitable período de reafirmación presumiblemente extenso, que resulta muy difícil establecer una lectura del papel femenino en el cine y, mucho menos, en el cine de vanguardia, pues su relación parece más coincidente que desencadenante. Sólo en las últimas entregas de los grandes festivales, ha sido motivo de indignación y debate la ausencia de una participación femenina más cuantiosa...».
    • El tedio según Sofia Coppola

      «Si nos detenemos a analizar la filmografía de Sofía Coppola, encontramos un denominador común en todas sus historias. Los personajes que retrata la realizadora neoyorquina están embriagados por el aburrimiento, por una sensación de pesadumbre que les arrastra y que, de un modo u otro, actúa como catalizador de sus actos. Puede ser un elemento impuesto, como ocurre en Las vírgenes suicidas, y del que solo hay una manera de escapar; que viene dado por el entorno, como en Lost in translation, donde se materializa en un sentimiento de extrañeza que acaba por unir a dos almas solitarias...».

    Extras

    Premios

    [12][Trailers][slider3top]