Introduce tu búsqueda

  • Especial Festival de Sundance.
    Cobertura completa de la edición 2018.

    Repetir lo irrepetible.
    «En la playa sola de noche», de Hong Sang-soo.

    Sensualidad praxiteliana.
    «Call me by your name», de Luca Guadagnino.

    Insert Coin.
    «Good Time», de los hermanos Safdie.

    El 64 Festival de San Sebastián apuesta por el riesgo en su Sección Oficial

    Nocturama

    El evidente papel secundario del Festival de San Sebastián dentro de los grandes de categoría A no lo marca su organización, ni el despliegue de medios en la capital donostiarra. Lo hace la programación de su sección oficial, que, dejando a un lado la cosecha de cine español, está copada de cintas que tuvieron su estreno en otros certámenes. El Donostia Zinemaldia, pese a apostar este año por una línea estilística más arriesgada, debe aspirar a premieres mundiales; es la única forma de poder competir en interés internacional con Berlín, Venecia y, por supuesto, Cannes. En los últimos cursos, Toronto se ha impuesto. Y prueba de ello es la selección para el concurso de filmes como American Pastoral, The Oath, Lady Macbeth, Nocturama, Orpheline, I am not Madame Bovary, entre otros. Gracias al TIFF también conocemos la pobre acogida de los trabajos de McGregor y Bonello, un anticipo nada halagüeño y que remarca la necesidad de exclusividad del SSIFF. Dejando la carta al director a un lado, y centrándonos en las películas que lucharán por la Concha de Oro —que seleccionará un jurado presidido por Bille August y completado por Jia Zhang-ke, Anahí Berneri, Esther García, Bina Daigeler, Matthew Libatique y Nadia Turincev—, como decíamos líneas atrás, San Sebastián se apunta al riesgo con la presencia de varias óperas primas –Emiliano Torres, William Oldroyd, Miles Joris-Peyrafitte, Bartosz M. Kowalski, Johannes Nyholm o el mentado McGregor— y refrescantes propuestas, como lo último de Hong Sang-soo –cabeza de cartel por méritos propios—, Xiaogang Feng y Lee Sang-il. Parece, pues, que la producción asiática será el principal rival de la representación española, que buscará emular a Carlos Vermut —último vencedor patrio hace un par de años—, y llevarse una Concha que podría otorgar una mayor repercusión mediática previa a su recorrido comercial. Fuera de la competición, varios platos fuertes: Snowden de Oliver Stone –que, cómo no, viene precedida de malas críticas—, Un monstruo viene a verme de Juan Antonio Bayona –el reverso de la obra de Stone en cuanto a recepción—, y, sobre todo, Colossal, la vuelta de Nacho Vigalondo que promete hacer disfrutar a un respetable entregado. Todo se lo contaremos en EAM del 16 al 25 de septiembre. Allí estarán Víctor Blanes, Miguel Muñoz Garnica, Emilio Luna, Sofía Pérez, José Luis Forte y Juan Roures. Todo un desembarco para trasladarles lo que acontezca en el festival más importante en territorio español.

    Sección oficial

    El hombre de las mil caras, de Alberto Rodríguez (España).
    La doctora de Brest (La fille de Brest), de Emmanuelle Bercot (Francia). (Inauguración a concurso).
    La reconquista, de Jonás Trueba (España).
    Pastoral americana (American Pastoral), de Ewan McGregor (Estados Unidos).
    Que dios nos perdone, de Rodrigo Sorogoyen (España).
    As you are, de Miles Joris-Peyrafitte (Estados Unidos).
    Lo tuyo y tú (Dangsinjasingwa dangsinui geot / Yourself and Your), de Hong Sang-soo (Corea del Sur).
    Eiðurinn (The Oath), de Baltazar Kormákur (Islandia).
    El invierno, de Emiliano Torres (Argentina).
    Ikari (Rage), de Lee Sang-il (Japón).
    Jesús, de Fernando Guzzoni (Chile).
    Jätten (The Giant), de Johannes Nyholm (Suecia).
    Lady Macbeth, de William Oldroyd (Reino Unido).
    Nocturama, de Bertrand Bonello (Francia).
    Orpheline, de Arnaud Des Pallières (Francia).
    Plac Zabaw (Playground), de Bartosz M. Kowalski (Polonia).
    I am not Madame Bovary, de Xiaogang Feng (China).

    Fuera de competición

    Un monstruo viene a verme (A monster calls), de Juan Antonio Bayona (España).
    L'Odyssée, de Jérôme Salle (Francia). (Clausura).
    Snowden, de Oliver Stone (Estados Unidos).

    Proyecciones especiales

    Manda huevos, de Diego Galán (España).
    Vivir y otras ficciones, de Jo Sol (España).
    Bigas por Bigas, de Bigas Luna, Santiago Garrido Rua (España).
    Colossal, de Nacho Vigalondo (Canadá).
    Kimi no Na wa (Your name), de Makoto Shinkai (Japón).

    Tierra de Dios

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

    "Sueñen. Vean cine."

    Estrenos

    Premios

    • Cuaderno de viaje: análisis visual y narrativo de Twin Peaks

      «Aviso al lector: este texto, como la anterior entrega que publicamos, está plagado de spoilers que detallan información de los capítulos reseñados. Está concebido con la esperanza de ser un acompañamiento a las experiencias de visionado previas de cada uno, y como tal asume la incompletitud de su análisis. Ni ofrece, ni lo pretende, una lectura totalizadora de la serie. Sino una serie de fragmentos rescatados, puestos en una relación más o menos arbitraria y leídos bajo una serie de constantes que se adivinan en Lynch, pero que quizá tengan mucho de las propias inquietudes de quien escribe...».
    • El cine de Maya Deren. Una mirada a su filmografía

      «La consolidación de la mujer en la industria del cine es algo tan reciente y, por desgracia, tan condenado a un inevitable período de reafirmación presumiblemente extenso, que resulta muy difícil establecer una lectura del papel femenino en el cine y, mucho menos, en el cine de vanguardia, pues su relación parece más coincidente que desencadenante. Sólo en las últimas entregas de los grandes festivales, ha sido motivo de indignación y debate la ausencia de una participación femenina más cuantiosa...».
    • El tedio según Sofia Coppola

      «Si nos detenemos a analizar la filmografía de Sofía Coppola, encontramos un denominador común en todas sus historias. Los personajes que retrata la realizadora neoyorquina están embriagados por el aburrimiento, por una sensación de pesadumbre que les arrastra y que, de un modo u otro, actúa como catalizador de sus actos. Puede ser un elemento impuesto, como ocurre en Las vírgenes suicidas, y del que solo hay una manera de escapar; que viene dado por el entorno, como en Lost in translation, donde se materializa en un sentimiento de extrañeza que acaba por unir a dos almas solitarias...».

    Festivales

    Extras

    [12][Trailers][slider3top]