Introduce tu búsqueda

  • Cenotafio faraónico.
    «Blade Runner 2049», de Denis Villeneuve.

    Especial Festival de San Sebastián.
    Cobertura completa de la 65ª edición.

    Sensualidad praxiteliana.
    «Call me by your name», de Luca Guadagnino.

    Insert Coin.
    «Good Time», de los hermanos Safdie.

    Dos ventanas al vacío.
    «A Ghost Story», de David Lowery.

    Especial Festival de Annecy 2016

    La tortuga roja

    El Festival Internacional de Cine de Annecy, que este año celebrará su 40ª edición del 13 al 18 de junio en dicha localidad francesa de la Alta-Saboya, es el certamen dedicado al cine de animación más importante del mundo. Comenzó en los años 50, como resultado de las Journées internationales du cinéma d’animation (Jica) in Annecy, con Pierre Barbin como director ejecutivo, hasta que en 1960 se convirtió en un evento competitivo bienal. Entre 1983 y 1997, sus cifras fueron experimentando crecimientos importantes, como se aprecia, por ejemplo, en el número de películas recibidas, que pasó de 386 a 1.271 (en 2016 ya han sido unos 2.600 filmes). Además, hasta 1981, la asistencia al mismo estaba constituida básicamente por miembros del cineclub de Saboya y profesionales artísticos; pero a partir de 1983, el éxito del festival atrajo a numerosos profesionales de la industria, tanto del área cultural como de la económica. Con el resultado de que en 1985 se organizara por primera vez el International Animation Film Market (Mifa), que ofrece a los trabajos presentados en la selección oficial mejores opciones para encontrar distribución. Desde ese mismo año, los estudios norteamericanos, como Warner o Disney, comenzaron a tener más presencia en la programación. Hitos alcanzados que posibilitaron una mayor apertura al público. Una circunstancia que tuvo su cénit en 1993, cuando el certamen inauguró las proyecciones al aire libre sobre el Pâquier, un gran campo en el centro de la ciudad situado frente al lago y las montañas, en el que se instaló una pantalla gigante para la exhibición de películas clásicas o modernas. Todo esto derivó en que en 1998 el Festival de Annecy se convirtiera en una celebración anual.

    El nuevo milenio ha consolidado al certamen galo. Ya el año pasado se rompieron records de número de acreditados, países representados, preestrenos y filmes recibidos. Este 2016 se han seleccionado más de 200, repartidos entre diversas retrospectivas, preestrenos, proyecciones especiales y secciones competitivas que aspiran a 18 premios oficiales. Divididas estas últimas en largometrajes, cortometrajes, películas de encargo (producidas para ser emitidas en la televisión o con fines publicitarios), de estudiantes y, desde 2002, producciones para Internet, el máximo galardón es el Cristal de Annecy, seguido del Premio Especial del Jurado, y del Premio del Público. Los laureles han sido concedidos a obras muy diversas técnica y temáticamente a lo largo de su historia, entre las que encontramos éxitos recientes como El niño y el mundo (Cristal y Premio del Público en 2014) o clásicos del nivel de Hayao Miyazaki (Porco Rosso, Cristal en 1993). Porque Japón ha estado siempre muy presente en el cuadro de honor. A otros nombres capitales del cine japonés, como el mentado Miyazaki o Isao Takahata (Pompoko, Cristal en 1995), se han unido destacadas figuras actuales como Mamoru Hosoda (La chica que saltaba a través del tiempo, Distinción especial en 2007) o Keiichi Hara (Colorful, Distinción Especial y Premio del Público en 2011; Miss Hokusai, Premio Especial del Jurado en 2015). También el festival se hace eco del cine estadounidense comercial e independiente, que va desde Henry Selick (James y el melocotón gigante, Cristal en 1997; Los mundos de Coraline, Cristal ex aequo en 2009) hasta Bill Plympton (¡Me casé con un extraño!, Cristal en 1998) o Wes Anderson (Fantástico Sr. Fox, Cristal y Premio del Público en 2010). Es estimulante, en los últimos años sobre todo, el protagonismo del cine español con trabajos como Arrugas (Distinción especial 2012) u O Apóstolo (Premio del público 2013), que después gozaron de un gran recorrido internacional.

    Psiconautas
    PSICONAUTAS de Pedro Rivero y Alberto Vázquez (España).

    En su 40 aniversario, el Festival se inaugurará con La tortuga roja (Michaël Dudok de Wit), coproducida por Wild Bunch y Studio Ghibli, y recientemente presentada en el Festival de Cannes. El jurado de los distintos premios está formado de nuevo por especialistas en todos los campos del género. Una selección de lo más democrática, que se traduce en un Palmarés que suele ser muy rico en su heterogeneidad. Este año, el jurado de largometrajes, entre los que destaca la presencia de la española Psiconautas (Pedro Rivero, Alberto Vázquez), o Seoul Station, el nuevo trabajo del coreano Sangho Yeon, director de The fake (2013), lo compondrán Tiphaine de Raguenel, directora ejecutiva de France 4, el compositor Bruno Coulais y la directora, productora y guionista Sarah Smith; y el de cortometrajes, la directora y guionista Brenda Chapman, Éric Libiot, editor de L'Express y Studio Ciné Live, y el productor japonés Shuzo John Shiota. En cuanto a los premios para las producciones televisivas y de encargo, serán decididos por el guionista y director Cédric Babouche Writer, la directora, productora y guionista georgiana Nana Janelidze y la productora Andrea Miloro. También se otorgarán galardones a los trabajos de estudiantes, cuya deliberación correrá a cargo del director sirio Jalal Maghout, la programadora austriaca Wiktoria Pelzer y Cecilia Traslavina, profesora de la Xavierian University de Colombia, y a la mejor música original en un cortometraje, por el director artístico Marcel Jean y el compositor Olivier Militon. Un amplio jurado decidirá el Premio André Martin al mejor corto y mejor largo franceses de 2015, formado por Marco de Blois (Programador de la Cinémathèque québécoise) Florian Deleporte (Director del cine Studio des Ursulines), Stéphane Dreyfus (editor de La Croix), Nicolas Thys (periodista en Écran Large), Isabelle Vanini (programadora de Forum des Images), Vanessa Ventura (Porgramadora de Casa Da Animação) y Peggy Zegman-Lecarme (directora de proyectos cinematográficos del Consejo de Cultura de Alta-Saboya). Por último, el premio Festivals Connexion – Région Auvergne-Rhône-Alpes lo concederá un equipo formado por tres miembros de importantes festivales de cortometrajes de dicha área.

    Largometrajes que lucharán por Le Cristal

    Window horses de Ann Marie Fleming (Canadá).
    Nuts! de Penny Lane (EE.UU.).
    25 april de Leanne Pooley (Nueva Zelanda).
    Psiconautas de Pedro Rivero y Alberto Vázquez (España).
    Ma vie de courgette de Claude Barras (Francia, Suiza).
    La guerre des Tuques de Jean-François Pouliot y François Brisson (Francia).
    Seoul Station de Sangho Yeon (Corea del Sur).
    Sheep and wolves de Maxim Volkov (Federación Rusa).

    En cuanto a las proyecciones del Pâquier, que se celebrarán cada noche, se verán algunas de las ganadoras el año pasado, como Avril et le monde truqué (Christian Desmares, Franck Ekinci) o Tout en haut du mond —El gran viaje de Sasha al Polo Norte— (Rémi Chayé), así como otras estrenadas en España, como El niño y la bestia (del mencionado Hosoda), o clásicos actuales como Ice Age: La edad de hielo (2002) y Buscando a Nemo (2003), que acompañarán a los preestrenos de Buscando a Dory y de Ice Age: Collision Course. El Premio Honorífico será para el productor Didier Brunner, fundador del estudio Les Armateurs, que llevó a cabo entre otras de la trilogía de Kirikú (cuya primera parte, Kirikú y la bruja, ganó el Cristal en 1999, y la tercera, Kirikú et les hommes et les femmes —2012— se verá este año en el Pâquier), El secreto del libro de Kells (Premio del Público en 2009) o Ernest & Célestine (2012). Asimismo, el premio Mifa & Variety’s Animation Personality of the Year se otorgará a Peter Lord y David Sproxton, los fundadores del famoso estudio británico Aardman Animations, creador de los personajes de Wallace and Gromit o la oveja Shaun. Todo ello completado con un foco dedicado a la propia Francia y a la visión de su animación que se tiene fuera de las fronteras, diversas exposiciones, encuentros con animadores, y análisis diario de las películas a competición través de periodistas cinematográficos, que iniciarán debates en torno a la realización técnica, la producción y la distribución. Un excelente programa que convierte al Festival de Annecy en una cita cinematográfica imprescindible.

    El jardín

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

    "Sueñen. Vean cine."

    Estrenos

    Festivales

    • Cuaderno de viaje: análisis visual y narrativo de Twin Peaks

      «Aviso al lector: este texto, como la anterior entrega que publicamos, está plagado de spoilers que detallan información de los capítulos reseñados. Está concebido con la esperanza de ser un acompañamiento a las experiencias de visionado previas de cada uno, y como tal asume la incompletitud de su análisis. Ni ofrece, ni lo pretende, una lectura totalizadora de la serie. Sino una serie de fragmentos rescatados, puestos en una relación más o menos arbitraria y leídos bajo una serie de constantes que se adivinan en Lynch, pero que quizá tengan mucho de las propias inquietudes de quien escribe...».
    • El cine de Maya Deren. Una mirada a su filmografía

      «La consolidación de la mujer en la industria del cine es algo tan reciente y, por desgracia, tan condenado a un inevitable período de reafirmación presumiblemente extenso, que resulta muy difícil establecer una lectura del papel femenino en el cine y, mucho menos, en el cine de vanguardia, pues su relación parece más coincidente que desencadenante. Sólo en las últimas entregas de los grandes festivales, ha sido motivo de indignación y debate la ausencia de una participación femenina más cuantiosa...».
    • El tedio según Sofia Coppola

      «Si nos detenemos a analizar la filmografía de Sofía Coppola, encontramos un denominador común en todas sus historias. Los personajes que retrata la realizadora neoyorquina están embriagados por el aburrimiento, por una sensación de pesadumbre que les arrastra y que, de un modo u otro, actúa como catalizador de sus actos. Puede ser un elemento impuesto, como ocurre en Las vírgenes suicidas, y del que solo hay una manera de escapar; que viene dado por el entorno, como en Lost in translation, donde se materializa en un sentimiento de extrañeza que acaba por unir a dos almas solitarias...».

    Extras

    Premios

    [12][Trailers][slider3top]