Introduce tu búsqueda

  • In sanguis veritas.
    The neon demon, de Nicolas Winding Refn.

    ¿Cuántos poetas se necesitan para elogiar a una ciudad?
    Paterson, de Jim Jarmusch.

    El castigo de Hedoné.
    La doncella, de Park Chan-wook.

    Especial Oscar Race 2017.

    Epicedio appassionato.
    Solo el fin del mundo, de Xavier Dolan.

    Crítica | Capitán América: Civil War

    Capitán América: Civil War

    Dos bandos, mismo heroísmo

    crítica de Capitán América: Civil War (Captain America: Civil War, Anthony Russo, Joe Russo, EE. UU, 2016).

    El ambicioso proyecto de los Estudios Marvel de expandir el generoso universo de sus cómics en la gran pantalla continúa su imparable camino a pasos agigantados. Se cumple casi una década desde que los primeros asaltos individuales de Iron Man (Jon Favreau, 2008), Thor (Kenneth Branagh, 2011) o Capitán América: El primer vengador (Joe Johnston, 2011) irrumpieran en las taquillas de todo el mundo con la fuerza de una apisonadora, convirtiéndose en los seminales inicios de una serie de sagas destinadas a cruzar sus caminos en algún momento. Tras dos prescindibles secuelas de las peripecias de Tony Stark y una flojísima segunda incursión del hijo de Odín, recayó sobre los hombros del director y guionista Joss Whedon la difícil empresa de reunir en una misma superproducción a todos estos personajes, con la consecuente lucha de egos que acarreaba. Los Vengadores (2012) salió airosa a la hora de combinar con mano maestra acción, efectos especiales y bastante humor, a la vez que acertaba a la hora de repartir de manera equitativa el lucimiento de sus distintos héroes –de hecho, Robert Downey Jr. consiguió brillar más en su encarnación del sarcástico Stark en aquel filme coral que en los que le tuvieron como protagonista individual–. Así, junto a Thor (Chris Hemsworth), Capitán América (Chris Evans), Viuda Negra (Scarlett Johansson), Ojo de Halcón (Jeremy Renner) y Hulk (Mark Ruffalo tomando el relevo a Eric Bana y Edward Norton), conformó el equipo reclutado por Nick Fury (Samuel L. Jackson), director de la Agencia S.H.I.E.L.D. para proteger al mundo. Curiosamente, tras el triunfo comercial (y artístico) de la cinta, su continuación Vengadores: La era de Ultrón (Joss Whedon, 2015) se dejó llevar un tanto por los excesos pirotécnicos en detrimento de un guion bastante más flojo que el de su antecesora –incorporando a sus filas, eso sí, a nuevos fichajes como Visión (Paul Bettany), Falcon (Anthony Mackie) o Wanda, la Bruja Escarlata (Elizabeth Olsen)– , haciendo que su recibimiento crítico fuese menos entusiasta. Para colmo, los hermanos Anthony y Joe Russo habían entregado un año antes Capitán América: El soldado de invierno (2014), una segunda incursión en la figura de Steve Rogers que sorprendió, además de por unas vibrantes escenas de acción, por una mayor complejidad argumental y un tono serio más propio del thriller de espionaje, siendo saludada de manera inmediata como el mejor título de Marvel estrenado hasta la fecha.

    Ante semejantes resultados, no era de extrañar que se volviera a contar con los mismos realizadores para Capitán América: Civil War (2016), una curiosa entrega que funciona a la vez como continuación de El soldado de invierno y como consecuencia inmediata de los acontecimientos reflejados ese clímax final en la ciudad de Sokovia de Vengadores: La era de Ultrón. No obstante, la plana mayor de los personajes de ésta última vuelve a hacer aparición (salvo las bajas de Thor y Hulk) en una historia que, a partir del cómic de Mark Millar, divide a los Vengadores en dos bandos enfrentados. Los terribles daños colaterales de las actuación de los héroes contra el villano Crossbones (Frank Grillo) en Nigeria hace que la ONU deba tomar cartas en el asunto, consiguiendo que éstos firmen un tratado que les obliga a no volver a actuar por su cuenta y a aceptar someterse a la disciplina del gobierno americano, así como a responsabilizarse de las bajas civiles que puedan producirse en el futuro. Mientras Tony Stak, Viuda Negra, Visión y Máquina de Guerra (Don Cheadle) acceden al pacto, Capitán América, Falcon, Wanda y Ojo de Halcón están dispuestos a seguir por libre, provocando la ruptura del equipo. Civil War toma lo mejor de Soldado de invierno y del díptico de Los Vengadores para escalar un peldaño más en ese camino emprendido por Marvel para conseguir su obra más redonda. La película cuenta con algunas de las secuencias de acción más espectaculares vistas en el género, así como con unas coreografías de peleas de lo más creativas. El guion, obra de Christopher Markus y Stephen McFeely, es muy sólido y consigue darle su espacio a todos y cada uno de sus personajes. Chris Evans vuelve a ser un sólido Capitán América, mientras que a Robert Downey Jr. le toca en esta ocasión descubrirnos facetas tan desconocidas de la psicología de Stark como esa juventud atormentada que vuelve con fuerza a sus recuerdos, reduciendo sus habituales comentarios irónicos de forma considerable. Como notables incorporaciones al equipo tenemos a un furioso Pantera Negra (Chadwick Boseman) –espectacular en su debut en celuloide– y unos Ant-Man (Paul Rudd) y Spider-Man (Tom Holland) –en versión adolescente y de verborrea incontrolada– menos secundarios de lo previsto y absolutamente sensacionales, que aportan el contrapunto más cómico a la prodigiosa secuencia del choque entre los dos bandos en el aeropuerto.

    Capitán América: Civil War

    «Si hay algo que destaca de Civil War por encima de su perfecta ejecución técnica y su condición de montaña rusa de primerísimo orden, es la forma en que sus superhéroes conectan con el espectador con una familiaridad que ha sido estudiadamente forjada título tras título».


    Civil War es también (como Los Vengadores) una aventura en la que no faltan los diálogos divertidos e ingeniosos y alguna que otra celebrada referencia cinéfila –ni la saga Star Wars se libra de sus dardos–, pero, en esta ocasión, sus responsables han optado por añadir interesantes conflictos dramáticos que enriquecen más a sus héroes y afectan de distintas maneras a los lazos de amistad y camaradería que entre ellos existían. Dolorosos pasados familiares, desengaños amorosos, sentimientos de culpabilidad por las víctimas inocentes y el miedo que genera en la población unos seres que con semejante poder podrían actuar como armas de destrucción masiva (también el temor de éstos al no saber dosificar ese poder), son algunos de los temas que contribuyen a que el filme, sin alcanzar el nivel de oscuridad de, por ejemplo, Batman v. Superman: El amanecer de la justicia (Zack Snyder, 2016), su competencia directa desde DC, sí tenga una carga emocional y violenta superior a lo acostumbrado en Marvel / Disney. Los hermanos Russo, tras una primera hora repleta de esa intriga y acción deudora de la saga Jason Bourne propias de El soldado de invierno, recuperan buena parte de la ligereza y el espíritu lúdico de los mejores momentos de Los Vengadores, para culminar con una confrontación final entre Iron Man y Capitán América, tan épica como emocionante. Un enfrentamiento que demuestra que el rival a batir más difícil no es ese Barón Zemo interpretado por un correcto Daniel Brühl (un tanto desaprovechado y, tal vez, el eslabón más débil de la cadena), sino ese amigo y compañero con el que tantas batallas has compartido contra amenazas como las de Loki o Ultrón. Y es que si hay algo que destaca de Civil War por encima de su perfecta ejecución técnica y su condición de montaña rusa de primerísimo orden, es la forma en que sus superhéroes conectan con el espectador con una familiaridad que ha sido estudiadamente forjada título tras título. Ya tenemos nuevo techo de las adaptaciones marvelitas que superar... tal vez con esa Los Vengadores 3: Infinity War que, dividida en dos partes también dirigidas por Anthony y Joe Russo, llegará a los cines en 2018 y 2019. | ★★★★ |


    José Martín León
    © Revista EAM / Madrid


    Ficha técnica
    Estados Unidos. 2016. Título original: Captain America: Civil War. Directores: Anthony Russo, Joe Russo. Guion: Christopher Markus, Stephen McFeely (Cómic: Mark Millar)(Personajes: Joe Simon, Jack Kirby). Productor: Kevin Feige. Productoras: Marvel Studios / Marvel Entertainment / Sony Pictures Imageworks (SPI). Fotografía: Trent Opaloch. Música: Henry Jackman. Montaje: Jeffrey Ford, Matthew Schmidt. Dirección artística: Greg Berry, Gregory S. Hooper, David Scott. Vestuario: Judianna Makovsky. Reparto: Chris Evans, Robert Downey Jr., Scarlett Johansson, Sebastian Stan, Elizabeth Olsen, Anthony Mackie, Don Cheadle, Jeremy Renner, Paul Bettany, Chadwick Boseman, Emily VanCamp, Daniel Brühl, Paul Rudd, Tom Holland, William Hurt, Martin Freeman, Marisa Tomei, Hope Davis, John Slattery, Alfre Woodard, Frank Grillo, John Kani.

    Póster: Capitán América: Civil War
    Feelmakers

    0 comentarios:

    Publicar un comentario en la entrada

    "Sueñen. Vean cine."

    Críticas

    Classics

    • Retrospectiva de Jacques Becker

      Por José Luis Forte / «A golpe de escoplo y martillo un hombre perfora el suelo de hormigón de una celda. Cada impacto hace saltar esquirlas y polvo de cemento en una tarea que se nos antoja imposible. Hay poco tiempo, el ruido es infernal, los guardias de la prisión pueden pasar en cualquier momento y solo la casualidad de que haya obras en el edificio permite que los golpes no llamen la atención. Como un péndulo que marca los segundos con una perfección milimétrica, como gotas de agua que fueran cayendo de un grifo inagotable, la secuencia del trabajo se desarrolla maquinalmente, pero es un hombre quien incansable mantiene el hipnótico ritmo».
    • El cine de Hou Hsiao-Hsien, un espacio para habitar. Apuntes sobre The Assassin

      Por Miguel Muñoz Garnica. «Estamos en el sur de Taiwán, a principios de los años cincuenta. Un pueblecito rural de calles sin pavimentar y casas humildes donde las duchas con agua caliente se dan calentando un barreño de agua sobre una hoguera. Un grupo de niños, descalzos y vestidos de blanco, juega con peonzas en la plaza del pueblo».
    • Las 10 mejores películas de Akira Kurosawa

      Por José Luis Forte. «De nuevo el juego está en marcha, como diría nuestro adorado Sherlock Holmes: destacar las diez mejores obras de un director de cine. En esta ocasión es el gran Akira Kurosawa el elegido, quizá el autor japonés más popular y con más merecido prestigio de la lejana isla. Y otra vez nos encontramos con la habitual problemática: dejar fuera películas que deberían incluirse en la lista».

    Premios

    Festivales

    [12][Trailers][slider3top]