Introduce tu búsqueda

  • Dos ventanas al vacío.
    A Ghost Story, de David Lowery.

    Cock-a-Doodle Dandy.
    Free Fire, de Ben Wheatley.

    En la sombra de la Bohemia.
    Especial 52º Festival de Karlovy Vary.

    Feminismo bizarro.
    Love Witch, de Anna Biller.

    Tráiler de 'Rogue One: Una historia de Star Wars', de Gareth Edwards

    Rogue One

    George Lucas siempre supo que tarde o temprano el universo Star Wars alzaría el vuelo por sí solo. Atormentado por la negativa recepción, tanto de su cuestionable —aunque no por ello menospreciable— trilogía de precuelas, como de la infantiloide serie de animación Clone Wars, terminó vendiendo los derechos a Disney el 30 de octubre de 2012. Y, claro, la todopoderosa productora no tardó ni dos minutos en anunciar la cocción, no sólo de una nueva trilogía, sino de múltiples spin-off y series de televisión. Dada la afición del estudio a explotar lo inexplotable sin esfuerzo alguno (sirva cualquiera de las secuelas de sus clásicos animados como prueba irrefutable de ello), la innumerable legión de fans de la saga galáctica se llevó las manos a la cabeza. Sin embargo, los prejuicios demostraron ser infundados con el estreno de Star Wars: el despertar de la Fuerza (2015), con la que J. J. Abrams fue —guiños cercanos al plagio aparte— generalmente aplaudido por recobrar la esencia de la trilogía clásica. Tras tan esperado estreno —el mejor de la historia—, los ojos del mundo se posaron en Rogue One: Una historia de Star Wars (2016), el primero de los probablemente interminables spin-off de la saga (sin contar el tontorrón díptico televisivo dedicado a los tiernos ewoks entre 1984 y 1985). A propósito de este, la duda generalizada lleva tiempo siendo la misma: ¿mantendrá Disney el tipo o se dejará llevar por el dinero fácil?

    Pero, pensemos: ¿por qué es The Walt Disney Company una de las empresas más importantes y adineradas del mundo? Sin duda porque tras la icónica esencia familiar que desprende la mayoría de sus producciones se encuentra un inteligente espíritu comercial que atraviesa además uno de sus mejores momentos (así lo reflejan los sendos Oscars de Frozen y Big Hero en las ediciones correspondientes a 2013 y 2014). Que el universo Star Wars es la gallina de los huevos de oro lo sabe todo el mundo, pero eso no garantiza la relevancia de Rogue One con respecto a las anteriores entregas. Y es que de su calidad dependerá que los espectadores de todo el mundo se tomen en serio la copiosa producción galáctica que les espera. A fin de cuentas, el éxito de la nueva trilogía está garantizado, pero no tanto el de cintas protagonizadas por Boba Fett, Yoda y otros personajes secundarios que nunca esperaron estar en el punto de mira; es decir, cintas que, a priori, parecen confeccionadas con el único afán de engrosar las arcas del ambicioso estudio. Por supuesto, la situación no tiene por qué ser así: en esta galaxia tan, tan lejana hay material de sobra para dar pie a producciones de todo tipo que, sin aspirar necesariamente al Óscar a mejor película —aunque, ¿por qué no?—, sean perfectos entretenimientos para todos aquellos ávidos de más y más aventuras galácticas que les permitan seguir explorando tal riqueza de planetas, culturas y seres.

    Tráiler en castellano:




    Protagonizado por la maravillosa Felicity Jones (nominada al Óscar por La teoría del todo, 2014), el esperado tráiler de Rogue One ha superado las expectativas y callado las bocas de aquellos que esperaban una producción facilona. De hecho, las emociones despertadas son muy similares a las que provocó hace un año El despertar de la Fuerza, de nuevo con una mujer como innegable protagonista (algo que, por supuesto, ha despertado absurdas polémicas que no vale la pena ni mencionar). Nos encontramos además ante un adelanto bastante más completo que aquel al permitirnos echar un rápido vistazo a una gran variedad de nuevos personajes, utensilios y localizaciones, si bien la nostalgia sigue siendo protagonista a través de la aparición de la Estrella de la Muerte (al fin y al cabo, situada entre los episodios III y IV, la cinta explora el robo de sus planos), los míticos caminantes AT-AT (icono de El imperio contraataca, 1980), el importante personaje de Mon Mothma (encarnada, al igual que en las escenas tristemente eliminadas de La venganza de los Sith (2005), por Genevieve O’Reilly) y, claro está, las notas musicales de John Williams (quien, no obstante, esta vez ha cedido la batuta al francés Alexandre Desplat, ganador del Óscar por El gran hotel Budapest (2014) y responsable de algunas de las partituras más especiales de los últimos años). Por ahora, tan sólo hay nombre para el rol de la británica Felicity Jones (Jyn Erso). El reparto de la cinta también incluye al danés Mads Mikkelsen (mejor actor de Cannes por La caza, 2012), el mexicano Diego Luna (nominado al Goya por Sólo quiero caminar, 2008) y un poderoso Forest Whitaker (ganador del Óscar por El último rey de Escocia, 2006) que, esperemos, se convierta en el primer personaje negro de la saga desarrollado. Escrita por Chris Weitz —Un niño grande (2002), La brújula dorada (2007), Cenicienta (2015)—, dirigida por Gareth Edwards —Cuatro formas de acabar con el mundo (2005), Monsters (2010), Godzilla (2014)— y filmada por Greg Fraser —Bright Star (2009), La noche más oscura (2012), Foxcather (2014)—, la película debería estar en buenas manos, con lo que habrá que esperar al estreno mundial el próximo 16 de diciembre para salir de dudas. Ciertamente, los trailers son más un arte en sí mismo que un adelanto seguro. Pero, por ahora, Rogue One promete. Y mucho.

    Tráiler en versión original:


    El fulgor efímero

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

    "Sueñen. Vean cine."

    Críticas

    Festivales

    • El cine de Olivier Assayas. Una mirada a su filmografía

      Por Ignacio Navarro / «Todo lo que se necesita para hacer una película es una mujer y una pistola. Esta frase un tanto discutible (por lo sexista) la pronunció Jean-Luc Godard, nada menos que el estandarte de esa corriente tan identificable del cine como fue la Nouvelle Vague...».
    • Las 10 mejores películas de Luis Buñuel

      Por Alberto Sáez Villarino. «A pesar de lo que pudiéramos imaginar, movidos por la falta de preocupación de unos medios de comunicación con cierta tendencia a la holgazanería a la hora de catalogar los estilos y movimientos artísticos, el período surrealista de Buñuel fue considerablemente breve. En realidad, sólo dos películas entran dentro de los esquemas político-estéticos propuestos por André Breton: Un perro andaluz y La edad de oro...».
    • Monstruos que huyen, monstruos que persiguen, monstruos que observan: M, el vampiro de Düsseldorf

      Por Elisenda N. Frisach. «Fue a mediados del siglo pasado, cuando Europa se recuperaba de la Segunda Guerra Mundial mientras se encaminaba a una tercera contienda de alcance planetario –aunque esta vez marcada por un equilibrio del terror conocido como «Guerra Fría»–, que el historiador francés Daniel Halévy publicó su libro Ensayo sobre la aceleración de la historia (1948), donde, entre otras cosas, determinaba el espíritu de nuestra época; un zeitgeist marcado por la constante transitoriedad tecnológica y científica...».

    Classics

    [12][Trailers][slider3top]