Introduce tu búsqueda

  • In sanguis veritas.
    The neon demon, de Nicolas Winding Refn.

    ¿Cuántos poetas se necesitan para elogiar a una ciudad?
    Paterson, de Jim Jarmusch.

    El castigo de Hedoné.
    La doncella, de Park Chan-wook.

    Especial Oscar Race 2017.

    Epicedio appassionato.
    Solo el fin del mundo, de Xavier Dolan.

    Crítica en serie | Vinyl (T1)

    Vinyl

    Difusa crónica de principios de los 70

    crítica de Vinyl / Primera temporada.

    HBO / 1ª temporada: 10 capítulos | EE.UU, 2016. Creadores: Rich Cohen & Mick Jagger & Martin Scorsese & Terence Winter. Directores: Martin Scorsese, Allen Coulter, Mark Romanek, S.J. Clarkson, Peter Sollett, Nicole Kassell, Jon S. Baird, Carl Franklin. Guionistas: Terence Winter, Debora Cahn, Adam Rapp, George Mastras, Jonathan Tropper, Carl Capotorto, Erin Cressida Wilson, David Matthews, Riccardo DiLoreto, Michael Mitnick y Rich Cohen & Mick Jagger & Martin Scorsese como argumentistas. Reparto: Bobby Cannavale, P. J. Byrne, Max Casella, J. C. MacKenzie, Jack Quaid, Ray Romano, Juno Temple, James Jagger, Olivia Wilde, Paul Ben-Victor, Ato Essandoh, Birgitte Hjort Sørensen, Susan Heyward, Emily Tremaine, MacKenzie Meehan, Griffin Newman, Ephraim Sykes, Thomas Garner, Jack Doyle Smith, Annie Parisse, Bo Dietl, Jason Cottle, Jay Klaitz, Belle Smith, Michael Drayer, Armen Garo, Alex Bento, Robert Funaro, Dustin Payseur, Val Emmich, Christian Navarro, Joe Caniano, Sandra Elizabeth Rodriguez, Tommy Davidson, John Cameron Mitchell, Lena Olin, Ken Marino, Douglas Smith, Jill Larson, David Proval. Fotografía: Reed Morano, David Franco, Rodrigo Prieto.

    HBO lleva unos años teniendo algunos problemas a la hora de entregar un drama redondo, de esos memorables que la ayuden a perpetuar su imagen –tan merecida como discutible– de gigante dentro de la industria televisiva. Las ilusiones puestas tanto por sus directivos como por los propios espectadores de que Vinyl fuera ese nuevo e indiscutible tanto para sus marcadores han quedado finalmente en agua de borrajas. La serie no es mala ni se acerca, y a muchas les gustaría tener problemas de la índole de esta notable producción, pero de algo que viene avalado por la celebérrima cadena, en base a una idea de Martin Scorsese y Mick Jagger y desarrollada por el mayúsculo guionista Terence Winter se debe pedir más. No puede tener tramas que parecen descarado relleno, personajes fijos unidimensionales o tantos problemas de interés. No puede empezar tan arriba (el casi perfecto arranque que dirige Scorsese y que dura casi dos vibrantes horas) y desbarrar tanto en el medio, por muy en vanguardia que vuelva a acabar. Como contrapunto está la gloriosa música y la decidida y conocida apuesta de HBO por rodar como cine, algo que aquí se potencia con la elección de más de un director del medio o incluso con experiencia en el mundo del videoclip. Bastar con seguir la pauta que el italoamericano y su director de fotografía Rodrigo Prieto establecen en el piloto, y tener el margen suficiente para la ocasional demostración de músculo fílmico –el accidente de coche–.

    Vinyl cuenta la historia de Richie Finnestra (un estupendo y enérgico Bobby Cannavale), presidente de una compañía discográfica en pleno 1972, que decide abortar la misión de vender su imperio tras una intensa noche de fiesta. Sus compañeros de trabajo, su mujer y parte de su entorno no entienden su súbito cambio de parecer, que tiene que ver tanto con volver a amar la música como con no perder su vida de excesos, drogas incluidas. Flashbacks nos mostrarán el camino que llevaron a Richie y su mujer Devon a estar en esa situación, para más tarde ser abandonado el recurso para centrarse en las múltiples subtramas, sirviendo a doce personajes fijos –a algunos mal, como ya hemos dicho– y otros tantos recurrentes, con la intención de componer una panorámica sobre el Nueva York de la época y el negocio de la música, ya preocupado por equilibrar el arte con lo comercial. Ejecutivos, publicitarios, cazatalentos y la fauna y flora del negocio, con figuras reales y ficticias interactuando en la escena musical del momento, y muchísimos guiños que hacen las delicias del entendido.

    Vinyl

    «Hay mucho potencial aquí, y la serie es más que buena, pero para brillar como puede necesita más concreción. La salida del talentoso Winter quizá no sea la mejor solución, pero habrá que ver qué nos depara la nueva tanda antes de juzgarlo. Que la música no pare, aunque sea una melodía irregular».


    Así, David Bowie, Alice Cooper o Elvis Presley (en una escena magnífica entre el Rey y Richie) cantan junto a “Hannibal”, “The Nasty Beats” o “Xavier”, trasuntos de personas de verdad que se ficcionalizan para sacarles un mayor jugo dramático, sobre todo la banda que lidera en la serie James Jagger, de talento limitado pero look y parentesco apropiado. Es una estrategia clásica de muchos productos que miran al pasado, y que aquí da resultados muy interesantes. Mención especial merece el director y actor John Cameron Mitchell dando vida maravillosamente a Andy Warhol en varios episodios, y logrando un equilibrio perfecto entre la inteligencia y fragilidad del artista. La parte musical de Vinyl no da por tanto ningún problema, pero su mezcla de historias de mafia, amistades traicionadas, relaciones rotas y problemas familiares en el contexto que describe es demasiado volátil como para funcionar de manera compacta. En el cine de Scorsese sale bien, pero este cóctel de Malas calles (Mean Streets, 1973), No Direction Home (1978), Uno de lo nuestros (Goodfellas, 1990) y El lobo de Wall Street (The Wolf of Wall Street, 2013) debe arraigar su desmesura para que no sea tan dispersa.

    La base emocional es efectiva (el impresionante derrumbe de Devon ante la cámara de Warhol o la toma de conciencia de Zak sobre el engaño en Las Vegas), pero el resto funciona a rachas, con solo Cannavale, Olivia Wilde, Juno Temple y Annie Parisse siendo capaces de darles alma a sus personajes. El resto son arquetipos o están desaprovechados –Lester e Ingrid–, sin tener mucho que hacer más allá de ocasionales escenas de lucimiento. Y así avanza la temporada, a trompicones de ritmo e interés, puntuando el camino con estupendos montajes musicales o actuaciones pero con tramas que no siguen a la zaga, que en algunos casos producen déjà-vu (el eterno personaje mafioso) y en otros necesitan más información para enganchar (la relación de Jamie con su madre). Si estuviera en otra cadena o su equipo creativo fuera distinto, Vinyl podría parecer mejor serie de lo que es, pero muchas de sus partes son un reciclaje del trabajo previo de Winter o Scorsese, y de una empresa como HBO se espera un mayor rigor. Las audiencias no han acompañado mucho tampoco, de ahí que de cara a la segunda temporada, concedida tras la emisión del piloto como demostración de fe en un proyecto tan caro, Winter haya dejado de ser el showrunner y un nuevo dúo (Scott Z. Burns y Max Borenstein) haya sido contratado para tratar de hacer un drama más atractivo. Hay mucho potencial aquí, y la serie es más que buena, pero para brillar como puede necesita más concreción. La salida del talentoso Winter quizá no sea la mejor solución, pero habrá que ver qué nos depara la nueva tanda antes de juzgarlo. Que la música no pare, aunque sea una melodía irregular. | ★★★ |


    Adrián González Viña
    © Revista EAM / Sevilla



    Feelmakers

    0 comentarios:

    Publicar un comentario en la entrada

    "Sueñen. Vean cine."

    Críticas

    Classics

    • Retrospectiva de Jacques Becker

      Por José Luis Forte / «A golpe de escoplo y martillo un hombre perfora el suelo de hormigón de una celda. Cada impacto hace saltar esquirlas y polvo de cemento en una tarea que se nos antoja imposible. Hay poco tiempo, el ruido es infernal, los guardias de la prisión pueden pasar en cualquier momento y solo la casualidad de que haya obras en el edificio permite que los golpes no llamen la atención. Como un péndulo que marca los segundos con una perfección milimétrica, como gotas de agua que fueran cayendo de un grifo inagotable, la secuencia del trabajo se desarrolla maquinalmente, pero es un hombre quien incansable mantiene el hipnótico ritmo».
    • El cine de Hou Hsiao-Hsien, un espacio para habitar. Apuntes sobre The Assassin

      Por Miguel Muñoz Garnica. «Estamos en el sur de Taiwán, a principios de los años cincuenta. Un pueblecito rural de calles sin pavimentar y casas humildes donde las duchas con agua caliente se dan calentando un barreño de agua sobre una hoguera. Un grupo de niños, descalzos y vestidos de blanco, juega con peonzas en la plaza del pueblo».
    • Las 10 mejores películas de Akira Kurosawa

      Por José Luis Forte. «De nuevo el juego está en marcha, como diría nuestro adorado Sherlock Holmes: destacar las diez mejores obras de un director de cine. En esta ocasión es el gran Akira Kurosawa el elegido, quizá el autor japonés más popular y con más merecido prestigio de la lejana isla. Y otra vez nos encontramos con la habitual problemática: dejar fuera películas que deberían incluirse en la lista».

    Premios

    Festivales

    [12][Trailers][slider3top]