Introduce tu búsqueda

  • Dos ventanas al vacío.
    A Ghost Story, de David Lowery.

    Cock-a-Doodle Dandy.
    Free Fire, de Ben Wheatley.

    En la sombra de la Bohemia.
    Especial 52º Festival de Karlovy Vary.

    Feminismo bizarro.
    Love Witch, de Anna Biller.

    Amour fou en Túnez: tráiler de 'Hedi', ópera prima de Mohamed Ben Attia premiada en la Berlinale

    Hedi

    La pasada edición del Festival Internacional de Cine de Berlín ofreció una muy amplia muestra de los nuevos trabajos cinematográficos tanto de autores ya consagrados —Lav Díaz, Danis Tanović, Thomas Vinterberg, Terence Davies—, como de los más jóvenes —Mia Hansen-Løve, Tomasz Wasilewski—. En este contexto conocimos la opera prima del director Mohamed Ben Attia, Hedi (Inhebek Hedi, 2016), una de las diez mejores películas proyectadas en el festival. El título alude al nombre del protagonista, a través de cuyos ojos asistimos a una existencia gris, sin sorpresas ni motivación, en medio del desencanto producido tras la Revolución de los Jazmines en Túnez. Hedi se encuentra sumido entre una rutina insoportable y el matrimonio arreglado con una mujer que apenas conoce. Con una sutileza magistral, Ben Attia lleva de la mano al espectador por un paisaje emocional previsible que sufre intempestivamente la colisión con el “amour fou" en un hotel de vacaciones, y provoca la oscilación de toda una estructura vital regida por la autoridad materna y las convenciones socioculturales. Berlín supo valorar la brillantez de Hedi, concediéndole el Premio a la Mejor Ópera Prima y el Oso de Plata al mejor actor, Majd Mastoura. En España llegará gracias a Golem Distribución.

    Adjuntamos un extracto de nuestra crítica de Hedi escrita durante la 66ª Berlinale.

    «[…] En esta historia de argumento sencillo, cuyo virtuosismo radica precisamente en la exhibición de la belleza de la cotidianidad, Hedi muta progresivamente, adquiere expresividad, rabia o dicha, y se enfrenta a la dureza de tener que afrontar las consecuencias de la voluntad individual. La fotografía y la música acompañan en perfecta sintonía el planteamiento sutil. La cámara no persigue más capricho estético que la contemplación del mar como metáfora de la liberación. Asimismo, el espectador no verá aquí “Deus ex machina” ni apoteosis final. Cuando el cine se presta al servicio de la imitación de la realidad, comprobamos que a veces la vida es más compleja de lo que parece y no hay nada más hermoso que lo tangiblemente humano, el drama dentro del que cualquiera de nosotros se espeja».

    Tráiler en versión original subtitulado en francés:



    Cartelería:

    Póster: Hedi

    Feelmakers

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

    "Sueñen. Vean cine."

    Críticas

    Festivales

    • El cine de Olivier Assayas. Una mirada a su filmografía

      Por Ignacio Navarro / «Todo lo que se necesita para hacer una película es una mujer y una pistola. Esta frase un tanto discutible (por lo sexista) la pronunció Jean-Luc Godard, nada menos que el estandarte de esa corriente tan identificable del cine como fue la Nouvelle Vague...».
    • Las 10 mejores películas de Luis Buñuel

      Por Alberto Sáez Villarino. «A pesar de lo que pudiéramos imaginar, movidos por la falta de preocupación de unos medios de comunicación con cierta tendencia a la holgazanería a la hora de catalogar los estilos y movimientos artísticos, el período surrealista de Buñuel fue considerablemente breve. En realidad, sólo dos películas entran dentro de los esquemas político-estéticos propuestos por André Breton: Un perro andaluz y La edad de oro...».
    • Monstruos que huyen, monstruos que persiguen, monstruos que observan: M, el vampiro de Düsseldorf

      Por Elisenda N. Frisach. «Fue a mediados del siglo pasado, cuando Europa se recuperaba de la Segunda Guerra Mundial mientras se encaminaba a una tercera contienda de alcance planetario –aunque esta vez marcada por un equilibrio del terror conocido como «Guerra Fría»–, que el historiador francés Daniel Halévy publicó su libro Ensayo sobre la aceleración de la historia (1948), donde, entre otras cosas, determinaba el espíritu de nuestra época; un zeitgeist marcado por la constante transitoriedad tecnológica y científica...».

    Classics

    [12][Trailers][slider3top]